Crónica: Real Madrid 3-0 Apoel | Champions League ( Jornada 1 Fase de Grupos)

Cristiano sigue su idilio con el gol a pesar del parón | Real Madrid 3-0 Apoel
Cristiano sigue su idilio con el gol a pesar del parón | Real Madrid 3-0 Apoel

Real Madrid 3-0 Apoel: “Faena de aliño en el Bernabéu”

La primera jornada de la Fase de Grupos de la Champions League enfrentó al vigente campeón con el Apoel chipriota, la “cenicienta” del grupo H y nos dejó una victoria sin excesivo brillo de los de Zidane, en un partido marcado por el regreso de Cristiano Ronaldo al once madridista desde el fatídico partido de Supercopa de España en Barcelona, en el que fue expulsado y sancionado con cinco partidos sin jugar.

En esta ocasión, y dada la escasa entidad del rival, lo cierto es que se esperaban más cambios en el equipo titular y que el técnico francés prosiguiese con su política de rotaciones. Sin embargo, no fue así y salvo la inclusión de Nacho por Varane y de Kovacic por Kroos, unida a la ya citada vuelta de CR7 a la punta del ataque, el equipo no distó mucho de la que podríamos considerar como “once-tipo” para ZIdane.

Finalmente y sin demasiado esfuerzo ni brillantez, el Madrid sumó los tres primeros puntos de la temporada europea, merced a un doblete de Cristiano Ronaldo y de un acrobático remate de Sergio Ramos ante un equipo voluntarioso pero que está años-luz del Real Madrid, tanto por individualidades como por juego.

El ímpetu de Cristiano, lo único destacable en la primera parte

A pesar del guión establecido, el primero en golpear fue el Apoel, que sorprendió en el minuto 11 con un disparo lejano de Roberto Lago desde la frontal del área, aparentemente sin peligro pero que se fue envenenando hasta obligar a Keylor Navas a mandar el balón a córner.

Aquel fue el primer y único acercamiento serio del campeón chipriota al área del Real Madrid en todo el partido. Entre otras cosas porque el Madrid, casi sin querer, se encontró con el primer tanto del partido apenas un minuto después. Una magnífica internada de Bale por la banda izquierda finalizó con un pase cerradísimo al corazón del área pequeña que Cristiano Ronaldo cruzó de forma inapelable al fondo de la red.

A partir de ese momento se le apagaron las luces al modesto equipo chipriota que, si bien, no se descompuso totalmente, empezó a descoserse poco a poco. De hecho, una nueva combinación entre Bale, mucho mejor que en otras ocasiones jugando hoy por la izquierda, y el propio Cristiano acabó con un remate forzado del portugués que terminó perdiéndose por la línea de fondo.

CR7 anotando el primero de los goles del partido | Real Madrid 3-0 Apoel
CR7 anotando el primero de los goles del partido | Real Madrid 3-0 Apoel

Pero el Madrid, contagiado por la debilidad del rival y tras encontrarse en superioridad desde tan pronto, decidió tomarse el partido como un entrenamiento con público y, a pesar del hambre desmedida que estaba mostrando Cristiano Ronaldo en cada una de sus jugadas, el Madrid se contagió y empezó a ralentizar cada vez más su juego

Máxime cuando en el minuto 21 se produjo la peor noticia del partido con la lesión de Mateo Kovacic. El centrocampista croata se lesionó de aparente seriedad al ceder un sencillo balón a un compañero y tenía que abandonar el campo entre lágrimas, dejando su sitio a Kroos. Un cambio controvertido porque en un partido tan sencillo como éste y , dado que el alemán se quedaba en el banquillo para descansar, quizás lo más razonable hubiese sido dar entrada a Ceballos.

Aquello fue como una especie de llamada de atención para el resto de sus compañeros que optaron por nadar y guardar la ropa, en evitación de posibles males mayores, por lo que el partido entró en una fase de sopor insoportable. El Madrid era dueño y señor de la pelota pero sin profundidad.

Sólo Cristiano, cuya hambre es desmedida y no entiende de la calidad del rival, seguía a lo suyo y tuvo en sus botas hasta en dos ocasiones el segundo pero en ambas ocasiones el balón no acabó en las redes de Waterman por poco. Incluso tuvo tiempo casi al final del primer tiempo de anotar pero su disparo salió desviado, ante las protestas del portugués, que reclamó penalti por un posible empujón.

El Madrid pudo golear en la segunda mitad

La segunda parte comenzó con un nuevo latigazo de Cristiano Ronaldo, en una jugada muy protestada por el astro luso, cuando en una jugada muy parecida a la del primer gol, Carvajal le puso un magnífico balón al portugués,, cuyo remate a bocajarro se estrelló en el larguero y botó en la misma raya de gol.

A pesar de que, efectivamente, parecía gol, el juez de área, gracias a la tecnología del “Ojo de Halcón”, confirmó que la pelota no había traspasado la línea en su totalidad y, por tanto, el tanto no subió al marcador.

Sin tiempo para lamerse las heridas, y apenas un minuto después, llegó el segundo gol de partido, en una jugada tan polémica como estúpida.. Un centro al área aparentemete inocuo de Bale desde la izquierda fue interceptado por Roberto Lago con el antebrazo y, a pesar de las protestas del defensa, el colegiado señaló el punto de penalti.

Mateo Kovacic se retiró lesionado Real Madrid 3-0 Apoel
Mateo Kovacic se retiró lesionado | Real Madrid 3-0 Apoel

La pena máxima fue ejecutada con maestría por Cristiano Ronaldo con un disparo seco y duro, pegado a la base del poste izquierdo de Waterman y, como digo, el gol subió al marcador.

Aquello fue lo que le faltaba al partido para perder todo atisbo de intensidad y emoción. Sólo Cristiano, absolutamente desatado, parecía intentarlo y a punto estuvo de lograrlo.

En el minuto 54, el portugués era objeto de un claro penalti cuando fue trabado en el momento de armar la pierna en la frontal del área pequeña pero el árbitro o no quiso verlo o dejó seguir la jugada ya que el balón le cayó rebotado a Isco pero el malagueño cruzó en exceso.

Al filo de la hora de partido y en plena fase de siesta, sorprendentemente, llegó el tercero cuando un centro de Marcelo desde su banda fue rematado de chilena por Sergio Ramos, en labores de “9” y el balón suavemente se coló en el fondo de la red de Waterman.

A pesar de que el partido ya estaba finiquitado, y con Ceballos y Mayoral ya en el campo (en lugar de Isco y Bale respectivamente) no había muchas más ganas de pelea. Pese a todo, Cristiano lo siguió intentando y a punto estuvo de lograrlo.

En el minuto 85 le anularon un gol por claro fuera de juego y en el minuto 93 asistió maravillosamente a Borja Mayoral, que remachó en la misma línea.  Inexplicablemente, el gol fue anulado al señalar un inexistente offside del portugués al recibir el balón.

Acto seguido, el árbitro decretó el final del partido, todos se fueron a la ducha y los tres primeros puntos de la liguilla se quedaron en casa, a la espera de afrontar en 15 días uno de los compromisos más difíciles ante el Borussia Dortmund en el Signal Iduna Park de la ciudad alemana.


Podcast 5×07 ‘El retorno del Rey’ Real Madrid 3-0 Apoel Nicosia 

Deja una respuesta