La Décima, el triunfo de la paciencia y el trabajo

No os extrañaría si os dijera que la temporada en ambas secciones del Real Madrid han sido bastante duras y llenas de baches en el camino, tanto en fútbol como en baloncesto. Zidane y Pablo Laso han tenido que lidiar con situaciones muy adversas durante la presente campaña.

El Real Madrid de baloncesto ha alzado al cielo de Belgrado su Décima Copa de Europa, posiblemente con el cuadro más duro de una Final Four en los últimos años. Los de Laso en semifinales dejaron en el camino al conjunto con más presupuesto de toda Europa, el CSKA de Moscú, entrenado por Itoudis, y con estrellas del nivel de Sergio Rodríguez, De Colo, Kyle Hines o Victor Khryapa, entre otros.

En la final el rival fue igual de duro o posiblemente peor, ya que era el actual campeón de la competición y entrenado por el gran maestro del basket europeo, Zeljko Obradovic; hablamos del Fenerbahce. El conjunto turco, con una batería de jugadores del nivel de Nicolo Melli, Kostas Sloukas, Brad Wanamaker, Nikola Kalinic, Jan Vesely y el gran Luigi Datome, es en general una plantilla de un nivel estratosférico.

El conjunto blanco se sobrepuso a todo y en una Final Four para la historia, con dos partidos antológicos de toda la plantilla y consiguió levantar la ansiada Euroliga que tanto se ha merecido el equipo este año. Uno de los principales responsables fue Pablo Laso, el cual planteó ambos partidos de forma perfecta y maniató tanto a CSKA y a Fenerbahce, y haciendo del “factor Taylor” un baluarte en defensa, sobre todo ante Sergio Rodríguez.

La Décima

Y es que el trabajo que ha hecho esta temporada el cuestionado Pablo Laso (me meto en ese saco) es prácticamente un milagro. Apenas sí ha podido contar con toda la plantilla en algún momento, y a base de trabajo y más trabajo fue paliando poco a poco las bajas. Sobre todo las de jugadores franquicia como Sergio Llull, Anthony Randolph o Gustavo Ayón y de jugadores tan importantes en la rotación como la de Kuzmic, que aún sigue lesionado.

Para colmo, en los cuartos de final de la Euroliga, ante el PAOK y con el factor cancha en contra, también cayó Facundo Campazzo, de modo que solamente contábamos con Luka Doncic como base y un Llull recién salido de su largo periodo de recuperación.

Todo esto se ha ido paliando gracias al grandísimo trabajo del entrenador y una dirección deportiva que se le reconoce poco el mérito que año tras año están haciendo con plantillas de época. Por ejemplo, con la baja de Kuzmic se sacaron de la manga el fichaje de Tavares a la postre pieza clave para la conquista del cetro continental.

Juan Carlos Sánchez y Alberto Herreros, los responsables de hacer cada año el equipo y los cuales han sido cuestionados muchas veces, por fichajes como el de Nocioni, el cual fue clave meses después en la consecución de la Novena.

Pero tampoco hay que irse tan lejos en el tiempo, también se puso en duda la incorporación de Fabien Causseur, el cual fue clave en la final ante el Fenerbahce, con un partido absolutamente descomunal.

Tampoco me quiero olvidar de Alberto Angulo, Director de la Cantera, su trabajo se puede ver cada año, con jugadores con jugadores en la primera plantilla llegados desde abajo como es el caso de Yusta y Randoncic por poner dos ejemplos, y con caso especiales como el de Mirotic y Doncic y también Garuba viene pisando fuerte.

Por último, no me quiero olvidar del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, quien le ha dado a la sección el lugar que se merece aumentando el presupuesto a 30 “kilos”, uno de los más grandes de Europa y que le brinda la posibilidad de juntar a más cracks en la disciplina merengue.

Ya en su momento tiró la casa por la ventana en el fichaje de Rudy Fernández, ofreciéndole de contrato casi tres millones de euros, convirtiéndole en el jugador mejor pagado de Europa, y tras ese fichaje la sección dio un giro completamente.

Recuerdo los años en los que en vez de disputar los cuartos de la Euroliga o la Final Four, se luchaba por la ULEB y cuando ésta se ganaba, como ocurrió en 2007, lo veíamos como lo único a lo que se podía optar. Qué tiempos… afortunadamente quedaron en el olvido.

Y lo más importante se podrá ganar o perder, pero en este ciclo se han visto cuatro finales de Final Four, dos ganadas y casi siempre en cuartos de final o eliminados en semifinales, solamente se pide competir y estar en la pomada.

Termino dando las gracias a todos los componentes del Real Madrid de baloncesto pues, pase lo que pase en la ACB, esta temporada ya es para la historia.

También darle la enhorabuena a esta dirección deportiva que nos ha permitido ver con la elástica blanca a jugadores de la talla de Sergio Rodríguez, Rudy Fernández, Kyle Singler, Serge Ibaka, Nikola Mirotic, Andrés Nocioni, Jaycee Carroll, Ioannis Bourousis, Gustavo Ayón, Anthony Randolph, Luka Doncic, Walter Tavares, capitaneados por dos colosos como Felipe Reyes y Sergio Llull.

Deja un comentario