Notas Real Madrid 2-0 Real Valladolid | Jornada 11 Liga Santander

 

 

Courtois: 7. Notable. Apenas sí tuvo trabajo pero el que tuvo que atender, lo solventó a la perfección. No pudo hacer nada en los dos disparos al larguero del Valladolid pero sí sacó una gran mano en la segunda parte a Toni Vila que pudo haber cambiado el signo del partido.

Odriozola: 6. Bien. Fue muy de más a menos a medida que avanzó el partido. Comenzó el partido como un cohete pero en cuanto se encerró el Valladolid tuvo muchos problemas para atacar su banda y bajó mucho su rendimiento, especialmente en la segunda parte.

Sergio Ramos: 5. Aprobado. Le ganaron la espalda un par de veces con peligro y se volvió a mostrar excesivamente agresivo, con entradas tan duras como innecesarias en el centro del campo. Gil Manzano le perdonó una amarilla. Su nuevo gol no tapa, desde luego, su deficiente estado actual.

Nacho: 5. Aprobado: Intrascendente en el juego aunque se le sigue viendo mucho más lento y precipitado que antes y se nota en su juego.

Reguilón: 7. Notable. Tras una gran primera parte en la que fue un estilete constante por su banda, se mantuvo al mismo nivel en la segunda mitad, auqnue el equipo se volcase, aún no sé bien por qué, en exceso por la derecha.

Casemiro: 6. Bien. Sin ser uno de sus mejores partidos, era el único que mantenía el tipo en el centro del campo y además se incorporó con peligro al ataque, por lo que pocos entendieron su sustitución. Su ausencia se notó de forma notable.

Kroos: 4. Suspenso. El alemán sigue de vacaciones, absolutamente desconocido. Sin tensión defensiva, por más que sus entrenadores se empeñen, tampoco fue el jefe de la sala de máquinas y su paso por el partido fue vacío y carente de influencia.

Modric: 3. Suspenso. No levanta cabeza el croata. Lento en sus movimientos, ni crea en ataque como antaño ni lo que es peor, aporta nada en defensa. Su presencia en el once titular jornada tras jornada es cada vez más insostenible

Asensio: 5. Aprobado. Empezó atinado en su labor de interior izquierdo, poco a poco se fue desdibujando y, tras una segunda parte donde estuvo completamente desaparecido, acabó siendo sustituido.

Benzema: 5. Aprobado. Eso sí, un aprobado raspado. No es un “9”, ese killer del área tan necesario y ayer volvió a quedar evidenciado con su tibieza rematadora. Fue de los pocos que lo intentaron ofreciéndose y con movilidad pero el juego del equipo no le ayudó para nada.

Bale: 4. Suspenso. Aunque lo intentó el galés, quizás su puesto ayer debió haber sido el de rematador dado que el Madrid se empecinó en centros al área que nadie remataba. Estuvo a punto de marcar pero Gil Manzano, mal asistido desde la sala del VAR, se lo impidió.

Isco: 4. Suspenso. El malagueño ofreció ayer un recital de jugadas para la galería y, lo más grave, dio un clínic de cómo ralentizar el juego y evitar una salida rápida de la pelota. Estuvo además muy fallón y lento, muy lejos de su mejor forma.

Lucas Vázquez: 4. Suspenso. Difícil hacerlo peor en menos tiempo. No desbordó, no regateó y tampoco sirvió de ayuda a Odriozola, encerrado en la segunda parte gracias al entramado defensivo planteado en las bandas por Sergio González para taparle.

Vinicius: 8. Notable Alto. Puso patas arriba el partido haciendo tan solo cosas diferentes a las que estaba intentando sin éxito el equipo hasta el momento. Rompió a la nutrida defensa pucelana con su desborde y sus diagonales y además de marcar, asistió a Benzema en la jugada que dio lugar al penalti.

Keyor Navas: No jugó.

Javi Sánchez: No jugó.

Ceballos: No jugó.

Fede Valverde: No jugó

Kiko Casilla: Descartado.


Santiago Solari: 5. Aprobado. Comenzó con un buen planteamiento, con entradas constantes por las bandas pero en cuanto Sergio logró taponar la hemorragia, el equipo se quedó sin ideas y volvió a caer en ese fútbol lento, parsimonioso y exasperamente  cansino que ofreció el equipo últimamente.

Estuvo a punto de comprometer el partido sacando del campo inexplicablemente a Casemiro, el mejor centrocampista hasta ese instante y el equipo se rompió precisamente por ahí. Tardó una eternidad en sacar a Vinicius y fue, de hecho, bastante “político” dando entrada a Lucas Vázquez antes que al carioca a pesar de que el partido pedía a voces a alguien como Vinicius.

Deja un comentario