Crónica Viktoria Plzen 0-5 Real Madrid | Fase de Grupos Champions League

Karim Benzema y Gareth Bale festejando uno de los goles del francés | Viktoria Plzen 0-5 Real Madrid

Viktoria Plzen 0-5 Real Madrid: “Vuelve la pegada”

El Real Madrid se impuso cómodamente a domicilio ante el Viktoria Plzen con una importante goleada, la primera de la temporada, en un partido que, si bien no comenzó de la mejor manera para los de Solari, sacó a pasear la famosa y manida “pegada”, que destrozó al conjunto checo en algo más de 15 minutos y que le devuelve el liderato del grupo “G” por diferencia de goles sobre la Roma.

Un encuentro que comenzó con una nueva demostración del fútbol cansino, intrascendente y de toque absurdo y sin profundidad de la que ha venido adoleciendo casi toda la temporada y en el que, por si fuera poco, la defensa blanca volvió a mostrarse endeble, temerosa y muy vulnerable.

De hecho, hasta que Karim Benzema, de nuevo disfrazado de mago, con su capa y su chistera, desatascó el partido con una acción magistral, el Real Madrid pasó bastantes apuros, con un disparo al larguero de Courtois en un mal despeje de Nacho.

La nota negativa, por poner alguna, volvió a recaer en Sergio Ramos, que mostró ayer su lado más sucio y agresivo, al propinar un alevoso codazo en el rostro a Milan Havel que le provocó la rotura de la nariz al jugador checo, que tuvo que abandonar el campo chorreando de sangre.

Momento en el que el codo de Ramos impacta contra el rostro de Havel | Viktoria Plzen 0-5 Real Madrid

Afortunadamente para Ramos, el colegiado del partido era el ínclito Aytekin, sí, el protagonista de la famosa “robontada” culé de la Champions de la temporada 2016/2017, quien no vio la agresión, lo que le permitió salvarse de una más que merecida expulsión y una dura sanción por parte de la UEFA,

No obstante y dada la gravedad de lo ocurrido, se está especulando que el Alto Organismo deportivo europeo pudiese entrar de oficio, lo que le podría acarrear al camero un importante castigo. Quizás por eso se entiendan las prisas de Ramos por excusarse públicamente por lo ocurrido nada más acabar el partido…

Un ejercicio de pegada brutal

En lo deportivo, el encuentro empezó con novedades no sólo en la alineación, de la que se cayeron no sólo Keylor Navas (la gran sorpresa del partido) sino también Luka Modric y Asensio, sustituidos por Ceballos y Lucas Vázquez.

Los primeros minutos fueron de un fútbol bastante plano a cargo de un triste Real Madrid que tocaba y tocaba pero sin profundidad y que, para más “inri”, seguía ofreciendo una peligrosa laguna defensiva, especialmente en el centro de la defensa, donde Ramos y Nacho siguen siendo una sombra de lo que fueron.

El conjunto checo presionaba muy arriba la salida del balón y se encontró con una inesperada sensación de peligro cada vez que se acercaba al área blanca, donde la blandura y la ausencia de contundencia, le permitían a la delantera local segundas y hasta terceras jugadas en la frontal.

Once del Real Madrid en Plzen con la novedad de Courtois | Viktoria Plzen 0-5 Real Madrid

Un peligro que acabó tornándose real en el minuto 9 cuando un centro de Hrosovsky tocó en Nacho y el balón impactó contra el larguero de Courtois.

A partir de ahí el Madrid, a base de posesiones largas pero sin profundidad, fue asentándose poco a poco en el campo hasta que llegados al minuto 19 Benzema dibujó los trazos de una obra maestra.

El francés cogió el balón en el vértice izquierdo del área del Viktoria y con un cambio de ritmo magistral y un par de regates inverosímiles en un palmo de terreno, Benzema se hizo con el sitio necesario para cruzar el balón y hacerlo pasar justo por debajo del cuerpo de Hruska.

Y comenzó el festival de goles madridista y el primer ejercicio real de eso que dice que tiene el Madrid, llamado “pegada” y que, hasta hoy, era lo más parecido a un animal mitológico que nadie, salvo la prensa, había sido capaz de ver.

Apenas dos minutos después llegó la sentencia del partido, cuando un gran córner botado desde la izquierda por Toni Kroos, que hoy sí brilló, lo remató a placer de cabeza Casemiro desde el punto de penalti.

Con el Real Madrid jugando sin ataduras y con mucha más frescura, el partido se convirtió en un claro monólogo blanco que tuvo continuidad, esta vez si, con una contundencia inusitada esta temporada de cara al marco.

En el minuto 36, un buen centro de Reguilón -otro de los destacados- al segundo palo encontró la cabeza de Bale, quien prolongó la jugada hasta el área pequeña donde Benzema, sin oposición, sólo tuvo que empujarla adentro con un suave testarazo.

Benzema, en la jugada del primer tanto blanco | Viktoria Plzen 0-5 Real Madrid

Y tres minutos más tarde, una jugada entre Lucas Vázquez y Reguilón por la izquierda acabó con un pase muy forzado de este último al corazón del área pequeña que peinó ligeramente hacia atrás Benzema y Bale, en otro nuevo error defensivo checo, batió por bajo a Hruska con su pierna izquierda.

Vinicius y el hambre del gol

Con el partido ya finiquitado, la segunda mitad comenzó con un guión muy similar al de los primeros instantes del arranque, esto es, con el Viktoria apretando y el Real Madrid sufriendo para aguantar su portería a cero.

Courtois tuvo que emplearse a fondo un par de veces, una con el pie y otra con la mano, para sacar sendos disparos peligrosos a puerta aunque, a diferencia de la primera, el Real Madrid sí que ofreció una imagen más vertical y con menos toque.

En previsión de males mayores, Solari sentó a Ramos para dar entrada a Javi Sánchez y viendo el desarrollo del partido, instantes después, apostó por la velocidad de Vinicius para rematar aún más a los checos a la contra.

Kroos anotó un soberbio gol con el que se cerró la goleada | Viktoria Plzen 0-5 Real Madrid

Precisamente, en el minuto 66 un contragolpe llevado por Vinicius, el brasileño llegó hasta el área de los checos y, tras un pequeño slalom, abrió a la izquierda sobre Kroos, que seguía la jugada. El alemán vio adelantado a Hruska y, con la precisión y la frialdad de un neurocirujano, le colocó al meta local la pelota por encima de su cabeza con una maravillosa parábola.

Los últimos 25 minutos del partido fueron un festival de juego de contragolpe, aprovechando los enormes huecos que la defensa checa, absolutamente abatida, estaba dejando pero, a pesar de las oportunidades, el marcador ya no se movió.

Lucas Vázquez lo tuvo en sus botas apenas un minuto después pero la espectacular chilena del gallego a pase de nuevo de Vinicius se marchó fuera por bien poco. Minutos más tarde, el propio Vinicius se adelantó a Bale y remató de manera forzada un centro dirigido al galés, que estaba en mejor situación.

Por último y, ya en el descuento, no podían faltar ni el tradicional gol mal anulado al Real Madrid ni el tiro al palo de todos los partidos. En el minuto 92, Aytekin invalidó un tanto a Lucas Vázquez por un fuera de juego inexistente del gallego al recibir de Bale y un minuto después Bale estrelló el balón contra la cruceta de Hruska tras un gran centro de Vinicius desde la izquierda.

Tras cuatro minutos de prolongación, el controvertido colegiado alemán decretó el final del partido y, con él, la tercera victoria, en esta ocasión clara y balsámica, para asentar a Solari en el banquillo y alejarse de la fatídica espiral diabólica en la que llevaba instalado antes de la llegada del argentino.

Deja un comentario