Crónica Villarreal 2-2 Real Madrid | Jornada 17 Liga Santander

Isco, cabizbajo, se lamenta tras el empate de Cazorla | Villarreal 2-2 Real Madrid

Villarreal 2-2 Real Madrid: “Cómo regalar dos puntos y no morir en el intento”

El Real Madrid se dejó anoche en el Estadio de la Cerámica dos importantes puntos que le alejan de la lucha por el título, tras una segunda parte esperpéntica, en la que los de Solari sencillamente dimitieron de ganar y le entregaron el partido al Villarreal.

A pesar de que el Real Madrid tuvo la oportunidad de cerrar el partido con 1-2 a su favor, el equipo blanco volvió a adolecer de una falta de gol absolutamente preocupante que lastró, una vez más, sus opciones y lo acabó pagando con un postrero gol de Cazorla, que selló el empate de los amarillos.

Pero siendo grave esa falta de gol que está aquejando a la delantera blanca (que apenas lleva 27 goles en 17 jornadas), más seria es su caraja defensiva, que con 21 tantos encajados, va a ritmo de más de un gol encajado por partido, una cifra sencillamente inadmisible e impropia de un equipo que aspira a ganarlo todo, en España y en Europa.

Y esta noche ha vuelto a ponerse de manifiesto con un lamentable Marcelo, que ofreció su peor versión y cuya pasividad le costó dos puntos a su equipo. Ayer fue pasto del joven delantero nigeriano Samuel Chukwueze, que hizo lo que quiso del brasileño además de cometer errores en la marca y a la hora de bajar a defender, provocando incontables desajustes en la defensa que, entre otras cosas, trajeron consigo los dos goles del Villarreal.

Ahora bien, que esta falta de juego y de actitud no debe ensombrecer el hecho de que, una vez más y como ocurrió, por ejemplo y sin ir más lejos, el partido ante el Rayo Vallecano o contra el Atlético de Madrid, los de Solari “cobraron” lo que no está en los escritos con la anuencia cobarde del árbitro, el Sr. González Fuertes, que perpetró un arbitraje sibilino y desigual, al menos en lo que al aspecto disciplinario se refiere.

Durísima entrada de Víctor Ruiz a Benzema que se fue al limbo | Villarreal 2-2 Real Madrid

Benzema fue objeto de dos entradas, a cuál más fea y violenta, especialmente una de Víctor Ruiz en los primeros instantes del partido, que bien podría haberle costado la expulsión (de hecho, en la pasada temporada y en el mismo escenario, Raba vio una roja por una entrada similar a Busquets) pero ante la cual, el colegiado asturiano ni siquiera se atrevió a mostrarle la amarilla.

Es más, sirva como referencia que, pese a que los locales “rascaron” de lo lindo, sobre todo a Lucas Vázquez, el citado Benzema y Bale, al que lesionó Javi Fuego en una dura entrada por detrás, hasta prácticamente el final del partido, el Real Madrid llevaba más tarjetas.

Por último, y en línea con el arbitraje, hay que decir que González Fuertes volvió a saltarse a la torera el fundamento del VAR con respecto al fuera de juego.

En vez de dejar jugar y esperar a la resolución de la jugada, señaló un fuera de juego inexistente de Benzema que cortaba una peligrosa contra sin esperar a la resolución de la sala. Algo a lo que, desgraciadamente, estamos empezando a tener que acostumbrarnos con este tema.

Remontada y partido controlado en la primera mitad

Tal y como esperábamos, Solari tiró del “libro de estilo” y, salvo la obligada baja de Llorente, ocupada por Casemiro, repitio el mismo once de Abu Dhabi, con Lucas Vázquez trabajando a destajo por la derecha y Bale haciendo lo propio por la izquierda, con Benzema como referencia ofensiva.

Sin embargo, nada salió según lo previsto. El Real Madrid saltó al césped del Estadio de la Cerámica con una caraja colosal, sin ritmo ni tensión, atenazados por la presión asfixiante del Villarreal, que asaltaba literalmente con hasta tres jugadores la salida del balón.

Equipo titular que saltó al césped del Estadio de La Cerámica | Villarreal 2-2 Real Madrid

Si a eso le sumamos que Marcelo se había olvidado de defender y Casemiro aún no se habia bajado del autobús del equipo, no fue de extrañar que Chukwueze, un puñal por la banda izquierda blanca, no tardase ni tres minutos en avisar, con una gran jugada personal que desbarató Courtois con una buena parada por abajo.

Un susto que no tardó ni un minuto en traducirse en el primer gol castellonense cuando una jugada de ataque por la banda izquierda en la que por un lado Marcelo, completamente desubicado y el citado Casemiro, en tierra de nadie, obligaron a la defensa a bascular completamente hacia el flanco izquierdo.

Con habilidad y aprovechando que Lucas Vázquez no seguía a Cazorla y Carvajal tuvo que ocupar el lugar de Varane en el centro de la defensa, Chukwueze cambió el juego a la derecha y Cazorla, completamente solo, cruzó el balón lejos del alcance de Courtois.

Sin embargo, el Real Madrid reaccionó de inmediato al duro golpe y a los tres minutos, una gran internada de Lucas Vázquez por la derecha, aprovechando un magnífico servicio de Modric a la espalda de la defensa fue rematado de cabeza por Benzema desde el área pequeña para poner el empate.

El equilibrio del marcador fue un mazazo para los de Luis García, que rebajó considerablemente su presión y eso se notó en que el Real Madrid, con Kroos y Modric a los mandos, empezase a mover con soltura la pelota y recuperó el control del partido.

Con los blancos dominando, Benzema, el mejor del equipo anoche, avisó con un testarazo que se marchó lamiendo la cruceta. Y minutos después, Kroos botó una falta desde la derecha que remató Varane. El testarazo del francés botó delante de Asenjo, se fue envenenando y acabó en el fondo de la red, bien pegado al poste izquierdo.

Momento en el que Varane conecta el testarazo que da lugar al 1-2 | Villarreal 2-2 Real Madrid

A partir de ahí se acabó el Villarreal y el Real Madrid, con la tranquilidad de la remontada, se hizo dueño y señor del partido, dominando a placer. De hecho pudo ampliar aún más la ventaja cuando al filo de la media hora de encuentro, el colegiado le anuló correctamente un gol a Modric por fuera de juego, al aprovecharse de un rechace de Asenjo a un disparo lejano de Kroos.

Eso sí, aunque la presión defensiva amarilla había desaparecido, lo que no bajó en ningún momento fue la agresividad de algunos de sus jugadores. Una tras otra, el exceso de “ardor guerrero” de la defensa amarilla iba dejando un reguero de víctimas.

La más grave, Gareth Bale quien recibió en el minuto 37 una trembunda coz de Javi Fuego -porque no se le puede llamar de otra forma- por detrás en el sóleo que le obligó a retirarse en el descanso. Eso sí, también tuvieron lo suyo Lucas Vázquez y sobre todo Benzema, que sufrió otra entrada indecente, en este caso de Alvaro, cuando el primer tiempo llegaba a su fin que, al menos en esta ocasión sí, fue sancionada con una amarilla, que bien podría haber sido roja.

Un despropósito de segunda parte 

A la vuelta del descanso, ya sin Bale, que había tenido que dejar su puesto a Isco debido a la contusión sufrida anteriormente, el Real Madrid salió absolutamente desdibujado y sin muchas ganas de pelea.

El Villarreal, envalentonado por la impunidad de sus acciones, redobló su presión y el centro del campo madridista se deshizo como un azucarillo en el agua. Casemiro estaba en tierra de nadie y ni Kroos ni Modric y menos aún Isco, eran capaces de cortar la hemorragia en forma de pérdida de balones que estaban sufriendo ante el empuje del Villarreal.

Solari se percató del detalle y en el minuto 64 daba entrada en el partido a Fede Valverde por un exhausto Modric y metió más “músculo” en el centro del campo, absolutamente desbordado en esos momentos.

No estuvo fino Lucas Vázquez para definir el que podría haber sido el tercer gol blanco | Villarreal 2-2 Real Madrid

La entrada del uruguayo no pudo ser más providencial. Tras un pequeño susto sufrido por un disparo lejano de Gerard Moreno a la derecha de Courtois, Valverde -que apenas llevaba un minuto sobre el césped- robó un balón a Fornals que provocó un contragolpe fulgurante de Lucas Vázquez.

El gallego se deshizo a trancas y barrancas de sus defensores y se plantó solo ante Asenjo. Sin embargo, con todo a su favor, disparó “al muñeco” contra el cuerpo del meta amarillo, ante la desesperación de Benzema, que se encontraba a su lado, completamente desmarcado.

Aquello fue el inicio del fin porque, lejos de amilanarse, los de Luis García se fueron a por el empate con todo, al tiempo que el partido se le iba haciendo cada vez más largo al Real Madrid. Sin ideas, no supo aprovechar la enorme vía de agua que estaba suponiendo para el Villarreal su banda izquierda y, por contra, fue reculando hasta acabar encerrado en su área pidiendo la hora.

Sin embargo, y a diferencia de los partidos contra Huesca o Rayo, en esta ocasión no tuvo tanta suerte y a falta de cinco minutos para el final, Fornals atacó la banda izquierda madridista y centró al corazón del área pequeña, donde esperaba completamente solo Cazorla, con Marcelo fuera de su posición. El pequeño atacante asturiano sólo tuvo que empujarla con un certero cabezazo ante la desesperación de Courtois.

A partir de ahí, como en otros partidos, comenzaron las prisas. Entró Vinicius por Kroos buscando más profundidad pero no pudo ser. Aun así, Isco tuvo en sus botas el 2-3 pero su disparo se estrelló contra las piernas de Asenjo.

Sufrió mucho el Real Madrid con las incursiones de Chukwueze por su banda | Villarreal 2-2 Real Madrid

Con unos inexplicables tres minutos de descuento, debido no sólo a los seis cambios sino a que Bacca, que había recibido un golpe en el rostro en un salto con Sergio Ramos, aprovechó para perder todo el tiempo posible, el Real Madrid ya no tuvo más oportunidades y el partido se acabó con un triste empate que perjudica a ambos equipos.

Eso sí, con el tiempo cumplido, el festival arbitral aún tuvo tiempo de dejarnos otra perla cuando tras dos durísimas entradas consecutivas de Jaume Costa a Carvajal y de Fornals a Lucas Vázquez, aquello sólo se saldó con una amarilla para el primero, mientras que el segundo se iba de rositas.

Deja un comentario