Crónica Real Madrid 4-2 Girona | Cuartos de final Copa del Rey (ida)

Sergio Ramos volvió a marcar un nuevo gol de penalti a lo Panenka | Real Madrid 4-2 Girona

Real Madrid 4-2 Girona: Un paso hacia delante

El Real Madrid ha logrado una importantísima -y trabajada- victoria frente a un rocoso Girona tras un magnífico partido en el que, sin duda, por ocasiones y juego, mereció haber dejado resuelta la eliminatoria.

Una eliminatoria que, debido a errores propios y a su ya endémica falta de puntería, a punto estuvo de ponérsele muy cuesta arriba, merced a los dos tantos logrados por el equipo de Eusebio Sacristán, tras dos incomprensibles errores.

El primero, de concentración en los primeros minutos y que permitió el gol de Lozano tras una contra del Girona y otro, cuando mejor estaba jugando el Real Madrid, merced a un penalti infantil cometido por Marcos Llorente.

Sin embargo, y a pesar de la dureza de los dos golpes (especialmente el segundo), los de Solari nunca le perdieron la cara al partido y respondieron con más goles y un fútbol, interpretado a la perfección por Ceballos y la emergente sociedad integrada por Benzema y Vinicius. Así, el Real Madrid acabó revertiendo la situación, hasta el punto de dejar bien encarrilada la eliminatoria de cara al partido de vuelta de la semana que viene en Montilivi.

Brilló nuevamente Benzema, superlativo en lo que a la conexión entre la medular y sus compañeros por las bandas, especialmente Vinicius -que cada día que pasa crece más y más- pero, una vez más, los atacantes blancos carecieron de pegada.

Lo que sí se está notando y de qué forma es la mano de Antonio Pintus en la preparación física. La presión que está aplicando el Real Madrid en todas sus líneas y que ya pudimos ver el pasado sábado ante el Sevilla es la mejor muestra de la mejoría del tono físico de todos sus futbolistas, especialmente en Luka Modric, Sergio Ramos y Casemiro.

Vinicius, de nuevo entre los mejores del partido | Real Madrid 4-2 Girona

Por último, no podía faltar la tristemente habitual mención al arbitraje, en esta ocasión a manos del ínclito Undiano Mallenco. El colegiado navarro volvió a perjudicar gravemente al Real Madrid protagonizando su típico arbitraje sibilino, desigual en el aspecto disciplinario y las tarjetas.

Hasta tres cartulinas amarillas recibieron los de Solari por una del Girona, a pesar de que hubo varios agarrones que el colegiado navarro no amonestó y dejó de pitar un clarísimo penalti a Modric en la primera mitad, con empate a uno en el marcador.  Asimismo, marcó como fuera de juego una internada de Vinicius, que no lo era, sin que el VAR, una vez más, interviniese para corregirlo.

Una primera parte impecable

El Real Madrid saltó al campo con casi toda la artillería pesada, lanzando el mensaje de que este año se va a pelear por la Copa del Rey. Si bien es cierto que la defensa cambió bastante con respecto al partido del sábado ante el Sevilla, con Marcelo, Odriozola y Nacho en lugar de Reguilón, Carvajal y Varane, el resto del equipo fue prácticamente un calco de aquel encuentro.

Empezó tocando y con una presión adelantada que, sin embargo, dejó extrañamente desguarnecida el ala derecha madridista en el único error de concentración de la defensa madridista de prácticamente todo el partido.

En el minuto 7, Raúl García se encontró con una autopista por la banda de Odriozola, al que sorprendieron en la zona de ataque y con casi medio campo por delante y sin oposición, le puso un excelente centro al corazón del área pequeña para que el “Choco” Lozano rematase a placer, ante la pasividad de un Marcelo que llegó tarde a la ayuda y un Ramos ligeramente descolocado.

Los once elegidos por Solari para este partido | Real Madrid 4-2 Girona

Lejos de perder el sitio y tras un golpe tan duro, el Real Madrid se rehizo y, sin perder la compostura, recuperó el guión inicial y, a base de adelantar la línea, con una defensa armónica dirigida por un impecable Sergio Ramos, estrujó con su presión la salida de balón rojiblanca.

No tardaron mucho los blancos en igualar la contienda, Tras un par de avisos casi consecutivos de Casemiro y Marcelo, en forma de lanzamientos lejanos, llegó el empate en el minuto 18 merced a una delicatessen de Benzema, que encontró el único hueco por el que meterle la pelota a Odriozola a la espalda de la defensa.

El lateral donostiarra entró en el área como lo hace un cuchillo caliente en un tarro de mantequilla y, tras ganar la línea de fondo, vio la llegada de Lucas Vázquez quien empujó el balón al fondo de la red.

A partir de ahí, el Girona no volvió a cruzar la medular y el partido entró en una fase de dominio absoluto del Real Madrid, volcado sobre la meta de Iraizoz. Benzema a pase de Vinicius tuvo el 2-1 pero su remate, a pase de Vinicius se marchó fuera por poco.

En plena vorágine, las ocasiones se fueron sucediendo. Odriozola, Vinicius y Benzema también tuvieron sus oportunidades durante la primera mitad pero no había forma y por unas cosas o por otras, la pelota seguía sin entrar.

En el minuto 39 llegó la primera jugada polémica del partido cuando Vinicius vio cómo entraba Modric desde la frontal y, cuando iba a disparar, apareció por detrás Douglas Luiz para trabar al croata, derribándole clarísimamente. Sin embargo, ni Undiano ni desde la sala del VAR dieron señales de vida.

Sergio Ramos celebrando su primer tanto de la noche | Real Madrid 4-2 Girona

Cuando sí pitó penalti fue en la siguiente jugada. Apenas un minuto después, Vinicius caracoleó en la frontal del área delante de Lozano, y éste como un elefante en una cacharrería, derribó aparatosamente al brasileño. El lanzamiento, un “panenkazo” espectacular a cargo de Sergio Ramos, puso al Real Madrid por delante.

Y aún estuvo a punto de aumentar las diferencias cuando, al filo del descanso, Benzema lanzó un gran disparo raso desde fuera del área, pero la mala fortuna quiso que su lanzamiento se acabase estrellando en la base del poste izquierdo de Iraizoz.

Fútbol y goles en la segunda mitad

La segunda parte no se cambió el discurso y el Real Madrid se fue con pie firme a resolver definitivamente la eliminatoria o, cuando menos, a cerrar un partido que merecía ir ganando cómodamente y que, sin embargo, apenas ganaba por la mínima.

Con el partido dominado a placer y con un par de avisos a cargo de Modric de cabeza y de Benzema, que se encontró una vez más a Iraizoz, el partido alcanzó su primera hora, con dos cambios casi consecutivos en el Real Madrid al registrarse las entradas de Marcos Llorente y Kroos por Casemiro y Modric.

Sin embargo, nadie sabe aún qué pudo pasar por la cabeza del recién incorporado Llorente para que, en el minuto 65 sacase su mano a pasear por el área madridista y despejase de puños un córner botado sin peligro desde la izquierda.

Este inocente penalti de Llorente permitió la igualada del Girona | Real Madrid 4-2 Girona

Un penalti tan absurdo como diáfano que se encargó de transformar Granell con un excepcional lanzamiento, duro y por encima de Courtois, que nada pudo hacer para llegar al balón.

De nuevo tocaba, pues, remar a contracorriente y un partido cómodo y tranquilo que el Real Madrid no había logrado cerrar, se había puesto cuesta arriba y, con él, la eliminatoria.

Pero eso no hizo desfallecer a los de Solari, que volvieron a pisar el acelerador y, a base de rapidez y verticalidad por las bandas, especialmente por la izquierda con Vinicius, no tardó en revertir la situación.

En el minuto 77 en una gran internada de Vinicius por su banda, el carioca habilitó a Marcelo quien puso un espectacular balón a la cabeza de Sergio Ramos, que se había descolgado como un auténtico “9” y, en la misma línea del área pequeña, despachó un fenomenal testarazo para romper nuevamente la igualada.

Y como si de una especie de “justicia poética”, en apenas tres minutos, el Real Madrid sentenció definitivamente el partido con una nueva maravilla de Vinicius por la izquierda. El joven extremo brasileño sirvió una bestial asistencia por detrás de la defensa al segundo palo, donde apareció Benzema para empalmar a la red y anotar el cuarto tanto de la noche.

Con este espectacular testarazo Ramos hizo el tercer gol de la noche | Real Madrid 4-2 Girona

Los últimos 10 minutos de partido, incluyendo los tres de añadido fueron un paseo militar para los de Solari que, una vez hechos los deberes, controlaron sin problemas el encuentro para llevarse a Montilivi una interesante renta de dos goles.

Una renta que, visto lo visto hoy sobre el césped, debió haber sido mucho mayor pero que llena de optimismo a los madridistas y abre de par en par las semifinales de la Copa, a las que no accedía el Real Madrid desde la temporada 2013/2014, edición que acabó ganando.

Deja un comentario