Notas Real Madrid 4-2 Girona | Cuartos de final de Copa del Rey (ida)

Courtois: 6. Bien. Fue un espectador de excepción durante el partido ya que, salvo un disparo con cierto peligro en la primera mitad, no recibió más tiros a puerta que el gol de Lozano y el penalti, sin que pudiese hacer nada en ninguno.

Odriozola: 7. Notable. Aunque más flojo en defensa, donde sufre bastante (de hecho, el primer gol es un fallo colosal de concentración de toda la banda derecha, empezando por él mismo, que no baja a defender), lo cierto es que el donostiarra se empleó a fondo en ataque y llevó muchísimo peligro con sus constantes internadas, asistencia incluida en el primer gol blanco.

Nacho: 5. Aprobado. El más flojo e inseguro de toda la zaga. Estuvo lento en la cobertura a sus compañeros en el primer tanto y se le vio algo impreciso en el corte. Afortunadamente, no tuvo mucho trabajo, especialmente en el segundo tiempo.

Sergio Ramos: 9. Sobresaliente. Y no sólo por los dos goles sino por el grueso del partido, en el que anduvo sobradísimo de físico para subir y bajar, ayudar en ataque y excelso en el corte, subiendo la línea al centro del campo, dificultando el juego del Girona. Un baluarte colosal.

Marcelo: 5. Aprobado. De nuevo lento al bajar, tampoco fue el jugador decisivo en el ataque, donde no se proyectó en exceso, al menos hasta la segunda parte y, salvo la gran asistencia a Ramos para el tercer gol, no estuvo acertado ni en el último pase ni en el regate cerca del área.

Casemiro: 7. Notable. Cada vez más fino y rápido, ayer se multiplicó por el centro del campo para cortar cualquier atisbo de contragolpe y destruyó sin piedad la escasa producción ofensiva del Girona. Sin embargo,su presencia en ataque estuvo muy reducida y apenas sí se dejó ver.

Ceballos: 8. Notable Alto. El sevillano sigue creciendo de forma exponencial cada partido. Ayer ofreció un despliegue no sólo táctico y técnico, con y sin balón, sino que además fue el engranaje junto a Benzema del juego ofensivo blanco.

Modric: 7. Notable. El croata está cada vez mejor, especialmente desde el punto de vista físico y el juego del equipo lo nota, aunque ayer tuvo menos peso en la creación del equipo. Aun así, su salida de balón fue como para ponerla en bucle a los niños en las escuelas de fútbol.

Lucas Vázquez: 6. Bien. Lo del gallego es un caso extraño porque siempre me cuesta evaluarle y sopesar más su espectacular aportación defensiva y su constante presencia como elemento en la presión al rival o su nula aportación ofensiva, con independencia de su gol. No se fue de nadie y perdió infinidad de balones pero lo que Lucas deja sobre el césped hoy debe predominar sobre su acierto.

Benzema: 9. Sobresaliente. El francés sigue en su línea excelsa de estos últimos partidos. En una forma física espectacular, no dejó de correr de arriba a abajo y viceversa, bajando a recoger el balón a la zona de tres cuartos y a distribuirlo con maestría a las bandas y abriendo huecos en el centro de la defensa. Su conexión con Vinicius crece a diario y el equipo crece con ellos.

Vinicius: 8. Notable Alto. Uno de los mejores y más completos partidos del carioca con la camiseta blanca. Inagotable en sus intentos de crear peligro por la banda, no dejó de intentarlo una y otra vez, creando incontables vías de agua en la defensa del Girona. Participó en tres de los cuatro goles, provocando un penalti y firmando una obra maestra en forma de asistencia en el cuarto gol de la noche.

Marcos Llorente: 3. Suspenso. Estuvo muy falto de ritmo y no fue capaz de encontrar su sitio en el campo. Opacado por la sombra de Casemiro, acabó sumido en el caos táctico más absoluto que le llevó a cometer uno de los penaltis más absurdos que recuerdo y que pudo costar bien caro.

Kroos: 5. Aprobado. No mejoró en nada a Ceballos, por quien entró a falta de media hora para acabar. Anduvo algo despistado y prefirió no arriesgar y apostar por pases fáciles mientras encontraba su posición y las mejores sensaciones. Le queda mucho recorrido aún.

Isco: 6. Bien. No destacó especialmente el malagueño pero sí que es cierto que su presencia en el campo coincidió con el resurgir del equipo tras el empate a 2 del Girona y se movió con soltura entre líneas, ayudando a trasladar con rapidez la pelota. Eso sí, anduvo espeso en los últimos metros.

Luca Zidane: No jugó.

Varane: No jugó.

Reguilón: No jugó.

Brahim Díaz: No jugó.


Santiago Solari: 7. Notable. La sempiterna endeblez defensiva fue el único lunar en un partido perfectamente planteado, que maniató la salida de balón de los de Eusebio y minimizó hasta el extremo las posibles contras rojiblancas.

Se nota la mejoría física, el trabajo de Pintus va dando sus frutos y el equipo ya no se rompe y la presión se hace incluso hasta en los últimos minutos.

Deja un comentario