Notas Espanyol 2-4 Real Madrid | Jornada 21 Liga Santander

Courtois: 7. Notable. Una vez más, la seguridad está garantizada. Apenas tuvo trabajo pero el poco que tuvo, lo solventó de forma brillante. Sacó una mano que evitó que el Espanyol se metiese definitivamente en el partido.

Carvajal. 7. Notable. Formidable en defensa, se mostró expeditivo cuando hizo falta y se asomó con mucho peligro en el ataque. Se nota la tranquilidad que le aporta el trabajo de Lucas Vázquez.

Sergio Ramos: 8. Notable Alto. Imperial por alto, por bajo. Atento y expeditivo, fue sencillamente inexpugnable. Si a eso le añadimos el golazo, su trabajo se puede resumir en impecable. Resultó lesionado en un choque y acabó sustituido al descanso.

Varane: 5. Aprobado. Se le vio nervioso y en ocasiones fallón, especialmente en la segunda parte cuando tuvo que liderar la defensa blanca. Su expulsión fue muy rigurosa y marcó el devenir de los últimos minutos del partido.

Reguilón: 8. Notable Alto. Ofreció un auténtico derroche de juego y velocidad, subiendo y bajando la banda, especialmente en la primera mitad, cerrando a cal y canto su zona. Tras la expulsión de Varane, ocupó la demarcación de central y cumplió a la perfección.

Casemiro: 7. Notable. Se le vio especialmente activo, sobre todo en la primera parte en la que recuperó gran cantidad de balones y se animó a subir la pelota en ocasiones, siendo una fuente inesperada de juego para dar oxígeno a Kroos y sobre todo a Modric.

Modric: 7. Notable. El centrocampista croata está en plena forma física y se nota. Un auténtico pulmón que subió y bajó por la derecha, conectando a la perfección con Benzema, como la maquinaria de un reloj suizo. Enchufadísimo en ataque, pudo marcar en al menos dos ocasiones pero se encontró con Diego López.

Kroos: 7. Notable. El alemán, que volvía a la titularidad tras su lesión, se encontró comodísimo y ofreció una versión absolutamente versátil en todas las funciones de la medular. Movió la pelota con criterio pero también dio alternativas a Casemiro cuando éste subió al ataque, robando varios balones peligrosos en la zona defensiva blanca.

Lucas Vázquez: 6. Bien. Fue de más a menos a medida que le fueron fallando las fuerzas. Se dio una paliza importante en ataque, canalizando todas las incursiones por la derecha pero le faltó fortuna en el último pase. En la segunda parte se fue oscureciendo y acabó perdiendo casi todos sus duelos individuales, aunque no dejó de correr ni un solo instante.

Benzema: 10. Sobresaliente. El mejor partido del francés de estos últimos años. Hizo de todo y todo bien. Bajó, apoyó a la medular, distribuyó con acierto a las bandas, se movió con total libertad por el ataque y encima vio puerta con dos goles (el segundo, por cierto, espectacular). Su conexión con Vinicius parece mágica.

Vinicius: 5. Aprobado. El partido más gris y desdibujado del brasileño desde que accedió a la titularidad. Apenas tuvo presencia en el ataque y prácticamente todos sus intentos de desborde acabaron muriendo contra la nutrida defensa “perica”. Eso sí, dejó una asistencia espectacular de tacón a Benzema para el 1-3 que casi justifica todo su partido. Se jugó la expulsión con un pisotón a Hermoso y acabó sustituido.

Nacho: 5. Aprobado. Saltó al campo para reemplazar a Ramos pero no está a su mejor nivel y eso se notó ya que el equipo no defendió con la contundencia del camero y sufrió bastante para mantener a la defensa a flote.

Bale: 6. Bien. Salió y anotó un espectacular golazo en el primer balón que tocaba, pero luego no tuvo continuidad en su juego y apenas pudo brillar, muy bien marcado por la defensa.

Marcelo: 4. Suspenso. La nota discordante del partido. Salió en la segunda mitad y estuvo francamente despistado. No ofreció alternativas ofensivas y encima se durmió tirando el fuera de juego, lo que facilitó el segundo gol del Espanyol. El brasileño sigue demostrando por qué actualmente no tiene sitio en el once inicial.

Luca Zidane: No jugó.

Marcos Llorente. No jugó.

Isco: No jugó.

Brahim Díaz: No jugó.


Santiago Solari: 7. Notable. El argentino planteó un partido marcado de nuevo por la presión arriba y por una vertiginosa circulación de balón. Estuvo rápido en su reacción para reordenar la defensa tras la expulsión de Varane y muy acertado con la decisión de poner a Reguilón de central.

Sin embargo, la defensa blanca sigue siendo muy vulnerable y le hacen ocasiones (y goles) con excesiva facilidad. Acabó sufriendo más de lo debido tras quedarse con 10 sobre el campo.

Deja un comentario