Ordago del Real Madrid: O sancionan a los árbitros de la Final o se marchan de la Liga Endesa

La final de la Copa del Rey quedó manchada un año más con la polémica arbitral tras una decisión errónea en los últimos instantes del encuentro, absolutamente determinante para la derrota final del Real Madrid ante el Barcelona por un solo punto.

Los últimos segundos del partido fueron un despropósito arbitral desde todos los puntos de vista. En primer lugar, porque a falta de 10 segundos para el final y con el marcador 90-92 a favor del Barça, el jugador culé Singleton fue objeto de una clara falta de Thompkins cuando se disponía a anotar pero los colegiados no señalaron nada.

En la siguiente jugada, Jaycee Carroll anotó un 2+1 y puso al Real Madrid por delante en el luminoso a falta de cuatro segundos para el final y cuando parecía que todo iba a acabar con la victoria de los blancos, en la última jugada del partido, un error defensivo permitió a Tomic encarar el aro pero falló estrepitosamente.

En ese momento, Thompkins disputó el rebote al pivot blaugrana y, cuando el balón ya había tocado el aro, el norteamericano lo estampó contra el tablero y lo que era una captura normal y corriente de un rebote fue interpretado por los árbitros como un tapón ilegal y le dieron los dos puntos al Barça, que se hizo con la victoria final.

Entonces comenzó el disparate ya que, gracias al Instant Replay (algo así como el VAR del basket), los árbitros revisaron la jugada durante un largo tiempo. Sin embargo y a pesar de la claridad de las imágenes, los tres colegiados dieron validez a la canasta culé y confirmaron el triunfo de los azulgrana.

Un nuevo escándalo que sumar al vivido en la final de la Copa del Rey del pasado año, cuando una falta de Claver en la última jugada y que los árbitros no señalaron (y ni siquiera se dignaron a visionar en los monitores) privó también del triunfo a los madridistas.

Enfado mayúsculo y órdago del Real Madrid

Pero esta vez, este nuevo e indefendible escándalo, ha colmado la paciencia del Real Madrid y así, nada más acabar el encuentro las imágenes de Movistar+ recogieron el enorme cabreo del capitán Felipe Reyes y de Rudy Fernández, bramando contra este atraco.

Sin embargo, la reacción más contundente vino del lado del Director de la sección de basket, Juan Carlos Sánchez, quien exigió de la ACB un comunicado donde se reconociese el error”

“He pedido que hagan un comunicado oficial diciendo que se han equivocado”, afirmó Sánchez al poco de terminar el encuentro.

Pero las cosas han ido más allá ya que, ante el silencio de la ACB, el órdago del Real Madrid ha sido fulminante. O cesan fulminantemente a Juan Carlos García González, Miguel Ángel Pérez Pérez y Benjamín Jiménez, los tres colegiados del encuentro, por su falta de profesionalidad o retirarán al equipo de la Liga Endesa.

Es más, en este sentido, Vicente Azpitarte, director del programa “Tirando a Fallar” de esRadio, afirmó que el club iba a llevar a cabo una especie de votación entre sus socios para ver si estarían de acuerdo con la retirada del equipo de la competición doméstica.

¿Qué puede pasar si el Real Madrid abandona la ACB?

Desde luego, la encrucijada en la que está ahora la ACB es tremenda y ha quedado herida de muerte. Por un lado, si cede a la pretensión del Real Madrid, estará reconociendo implícitamente que la competición ha sido adulterada, lo que ha impedido el triunfo del club blanco,

Por otro lado, si no lo hace, se arriesga a perder uno de los principales activos de la competición y una de las mayores, si no la mayor, fuente de ingresos de la ACB  tanto a nivel comercial y de patrocinadores como de público asistente.

Por no hablar del descrédito que el hecho, ahora confirmado, de que los tres árbitros sólo usaron dos de los 11 tiros de cámara posibles que el operador de TV les había facilitado para evaluar la jugada, tal y como ha confirmado hoy el diario El Mundo, lo que sitúa al trío arbitral aún más en el centro de la polémica.

SIn embargo, no hay unanimidad de critero a la hora de evaluar qué es lo que podría ocurrir en caso de que el Madrid cumpliese su amenaza y certificarse su portazo a la competición doméstica.

Evidentemente, la salida del club blanco de la ACB traería aparejada que no pudiese disputar más ni la Liga Endesa ni la próxima edición de la Copa del Rey, además de una posible sanción económica, pero pemitiría que se centrase en la Euroliga. Una competición en la que ya compite incluso con más frecuencia que la propia Liga Endesa, con hasta dos partidos a la semana.

Así pues, hay voces que dicen que la salida del Real Madrid y su vinculación plena a la Euroliga no sería tan fácil, en base a lo dispuesto en el artículo 5.3 de los Estatutos de la Euroliga, “los clubes deben participar en una competición doméstica”, aunque impone una excepción a esta norma y es que “al club se le impida particpar en dicho torneo en contra de su voluntad”, aunque no parece que éste sea el caso.

Sin embargo, a nadie se le escapa que el Real Madrid tiene un status privilegiado en la competición continental, cada día más en alza y que el próximo año tendrá 18 equipos en liza. El club blanco, de hecho, es junto a equipos como el propio Barça o el Baskonia, miembro del ECA, el Consejo de Asuntos Comerciales de la Euroliga, por lo que parece francamente difícil que pudiese quedar excluido de la competición, cuando además, es uno de sus activos más valiosos.

En todo caso, las cartas ya están echadas y el órdago encima de la mesa. Ahora sólo falta saber qué va a decir la ACB, presidida por cierto, por un ex-madridista como Antonio Martín.

Deja un comentario