Notas Real Madrid 2-1 Eibar | Jornada 31 Liga Santander

Keylor Navas: 4. Suspenso. Una de sus peores actuaciones probablemente desde sus tiempos en la suplencia de Casillas, allá por 2015. Un mar de dudas en cada acción, se tragó de forma inexplicable el gol del Eibar y no dio una a derechas con el pie.

Odriozola: 6. Bien. De menos a más, se entendió mucho más y mejor con Asensio que con Bale por su banda en el ataque y estuvo más entonado que nunca en defensa.

Varane: 4. Suspenso. Se le vio muy nervioso, lento en la marca y nada contundente en el corte. En su peor momento de la temporada, sin duda.

Nacho: 4. Suspenso. Hace tiempo que dejó ser ese chico que “siempre cumple” para convertirse en lo que vimos durante el partido. Un defensa endeble, lento y sin reflejos y que ha perdido su principal virtud, su capacidad de anticipación. Un desastre sin paliativos.

Reguilón: 5. Aprobado. Estuvo muy mal en defensa, especialmente en la primera parte, en la que se durmió en el gol del conjunto armero, aunque en ataque tampoco aportó nada durante ese período. Afortunadamente, en la segunda mitad apenas tuvo trabajo defensivo lo que le permitió dedicarse con acierto en ataque y llevó bastante peligro con sus incursiones y sus centros al área.

Modric: 4. Suspenso. La viva imagen de la impotencia. Muy bien marcado, no se llevó ni un duelo, ni un balón dividido y apenas sí pudo tirar del equipo ya que no le salió prácticamente nada, a pesar de sus esfuerzos.

Fede Valverde: 6. Bien. El uruguayo dejó destellos de calidad y de buen hacer, especialmente en las conducciones largas gracias a su poderosa zancada. Brilló más en la segunda parte, cuando estuvo más liberado de la presión.

Isco: 3. Suspenso. Su nueva presencia en el “once” titular es todo un misterio, algo insondable que sólo Zidane sabría explicar. Desastroso en la conducción, de nuevo se dedicó a pasear por el campo, salvo para darse dos o tres de esas “carreras demagógicas” que tanto le gustan a cierto sector del Madridismo. Fue, de nuevo, un fantasma vestido de blanco que nada aportó.

Asensio: 7. Notable. Sin llegar a cuajar un partido espectacular, el mallorquín destacó en cuanto Zidane le pasó a la banda derecha en la segunda parte y llevó gran parte del peligro blanco, gracias a sus centros y a su capacidad de desborde.

Benzema: 9. Sobresaliente. No sólo porque anotó cuatro tantos, dos de los cuales fueron anulados -que también- sino por su capacidad de asociarse, de generar espacios, de estar en todas partes y contagiar de su entusiasmo al resto de sus compañeros, especialmente tras el descanso. Además de llevar el brazalete de capitán fue todo un líder deportivo pero también “espiritual” para el equipo.

Bale: 3. Suspenso. Probablemente, el peor partido del galés desde que está en el Real Madrid. No acertó ni un pase, se estorbó con sus compañeros, perdió infinidad de balones, muchos de ellos en centros sencillos y falló todo lo que pasó por sus botas, mostrando su lado más abúlico.


Lucas Vázquez: 5. Aprobado. No tuvo mucho tiempo para lucirse pero superar la aportación de Bale era algo sencillo y, aunque volvió a adolecer de acierto, hay que reconocer que trabajó a destajo.

Kroos: 5. Aprobado. Cumplió sin más.

Brahim Díaz: Sin calificar.

Luca Zidane: No jugó.

Vallejo: No jugó.

Ceballos: No jugó.

Casemiro: No jugó.


Zinedine Zidane: 5. Aprobado. No sabemos qué le dijo a sus jugadores para que cambiasen su actitud en la segunda mitad pero la primera parte fue de lo más indecente que recuerdo en esta temporada nefasta, lo cual ya es mucho decir.

Un conjunto plano, lento y sin ideas, el francés sigue sin dar con la tecla y su insistencia en jugadores como Isco, no tienen explicación ni argumento alguno.En la segunda parte se vio a un equipo con más ambición y mordiente pero muy frágil en defensa.

Deja un comentario