¡Se obró el milagro! El Real Madrid rompe con Mediapro tras 18 años

Una de las cuestiones más controvertidas en el seno del club pero también dentro del propio madridismo en estos últimos años se ha venido produciendo al hilo de la gestión de Real Madrid TV.

El canal oficial venía siendo explotado de forma ininterrumpida por Mediapro desde 2001, cuando se produjo el primer cambio profundo en la gestión del mismo, inicialmente concedido a Sogecable (la empresa del Grupo PRISA dueña de Digital+) tras su creación en 1999.

En un principio, la programación del canal estaba circunscrita al ámbito de un paquete de canales que tanto Digital+ como otros operadores ofrecían a sus clientes de pago y lo cierto es que RMTV funcionó bastante bien y contaba con bastantes seguidores pese a no emitir en abierto.

La llegada al TDT, el principio del fin

SIn embargo, fue en 2016 cuando llegó el esperado salto cualitativo al pasar a emitir en abierto, después de que el club se hiciese con una licencia de TDT nacional para ofrecer su programación en toda España.

Había mucha expectación y, sobre todo, muchas esperanzas depositadas en el futuro del canal, ahora que por fin, podría emitirse en abierto. Para ello, desde el club se hizo un tremendo esfuerzo económico, con el fin de que la operadora propiedad de Jaume Roures pudiese ofrecer una programación de calidad, acorde al prestigio del club.

Hay que decir que hasta ese momento, había muy pocas quejas acerca del funcionamiento del canal, que sin la presión del share, venía ofreciendo una programación ciertamente interesante, con retransmisiones de todo tipo y sobre todo, con unas magníficas tertulias, con gente marcadamente madridista y con contenido muy alineado con los intereses mayoritarios de la masa social.

Sin embargo, y precisamente a raíz de la salida en abierto del canal, en la misma proporción que Mediapro elevaba sus costes de producción hasta los 30 millones de euros anuales, se fue reduciendo paulatinamente la calidad en sus contenidos, al tiempo que se hundía en los índices de audiencia.

Hundidos en las audiencias

Así pues, mientras que Antonio García-Ferreras (La Sexta) ganaba cada vez más poder en el canal, las tertulias se empezaron a llenar de personajes procedentes de la radio y conocidos por su hostilidad hacia el club, como Javier Herráez (SER), Miguel “Látigo” Serrano (Radio Marca y OK Diario), Miguel Angel Díaz “Miguelito” (COPE) e incluso el inefable Héctor Fernández, por aquel entonces, azote del madridismo y de su presidente desde su púlpito en Onda Cero.

Esto, unido a una política interna de purgas, algunas de ellas que se podrían tachar de stalinistas sobre gente afín a la antigua dirección, encabezadas por su director Antonio Galeano, y a una paupérrima parrilla, aderezada con películas bastante deplorables de los años 80 y 90, hizo que los índices de audiencia cayeran a índices ridículos que, en ocasiones, apenas pasaban del 0,1%.

De hecho, estos dos últimos años estuvieron marcados por las sospechas de que Roures estaba utilizando parte de los ingresos obtenidos del Real Madrid para refinanciar y potenciar económicamente el verdadero buque-insignia de Mediapro, como es GolTV, fueron en aumento, con una programación cada vez más decadente (de la que sólo se salvaban “90 Minuti” y “Campo de Estrellas“).

Roures y Tebas, “enterradores” del acuerdo

Para terminar de enturbiarlo todo, las malas relaciones institucionales que la dupla integrada por Jaume Roures y su aliado de estos dos últimos años, Javier Tebas, factótum de la LFP, y el maltrato sistemático que ambos han venido llevando a cabo contra el Real Madrid (uno a nivel mediático y otro institucional) terminaron por generar una oleada de indignación contra la presencia de Mediapro en el club.

Un tema sangrante entre los socios, hasta el punto que llegó a ser tema de debate incluso en las tres últimas Asambleas, en las que un número cada vez más creciente de compromisarios reclamaron a Florentino Pérez la ruptura con la empresa de Roures y un golpe de timón en la gestión del canal.

Finalmente, aprovechando que el contrato que ligaba a Mediapro con el Real Madrid expiraba al final de esta temporada, el club sacó a concurso la gestión del canal a finales del año pasado. Y aunque estos últimos meses hubo rumores muy extendidos de que, como en otras ocasiones, la empresa del magnate catalán se volvería a llevar el gato al agua, saltó la sorpresa y, contra todo pronóstico, Mediapro ha sido descartada.

La oferta ganadora ha sido la presentada por la dupla integrada por Telefónica, empresa con la que el club mantiene una sólida relación como socio tecnológico, y Supersport, una productora de Mediaset, propiedad de los periodistas J.J. Santos y Manu Carreño, y con la que el canal ya ha trabajado puesto que es la empresa encargada de la serie “Campo de Estrellas”, que como dijimos anteriormente, ha sido uno de los programas de más éxito del canal en estos últimos años.

De esta forma, se busca dar un cambio de rumbo al canal, potenciándolo como mecanismo de comunicación entre el club y sus socios y se pone punto final a 18 años de relaciones, plácidas en un principio pero altamente tormentosas y, sobre todo, fracasadas entre Mediapro y el Real Madrid.

Deja un comentario