Fallece Agustín Herrerín, el “héroe anónimo” de la Séptima

El Real Madrid ha comunicado el triste fallecimiento de Agustín Herrerín, uno de sus integrantes más ilustres y queridos, pero no sólo por todo el madridismo sino por la práctica totalidad de los jugadores que pasaron por el club en los 18 años que éste fue el Delegado del equipo.

Agustín Herrerín ha fallecido a los 86 años y después de 50 al servicio del club con una dedicación prácticamente absoluta.

Tras desempeñar distintos puestos en las categorías inferiores del club, Herrerín llegó en 1999 al banquillo madridista para desempeñar las labores de Delegado de Campo.

Desde entonces y hasta que anunció en octubre de 2017 su retirada por motivos de salud, estuvo sentado de forma ininterrumpida junto a todos los entrenadores que han pasado por el club, desde John Benjamin Toshack hasta Zinedine Zidane.

Por ello, desde Meritocracia Blanca queremos trasladar nuestro pésame a la familia y amigos de Agustín Herrerín, así como al Real Madrid y a todo el madridismo, a quienes consagró su larga vida. Descanse en Paz.

Agustín Herrerín, el verdadero héroe de la Séptima

A pesar del indudable cariño que Herrerín siempre despertó en el madridismo en su labor de estos últimos años, cuando realmente se ganó el respeto y la admiración entre los aficionados fue un lejano 1 de abril de 1998, durante la disputa de las semifinales de Champions League y los Ultras Sur derribaron una portería unos minutos antes del inicio del Real Madrid-Borussia Dortmund.

Aquel gravísimo incidente pudo haberle costado un disgusto aún mayor en la temporada en la que el equipo de Jupp Heynckes logró la ansiada Séptima, tuvo un héroe “anónimo” en la figura de Agustín Herrerín, por aquel entonces ayudante del Delegado del Real Madrid, Julio Casabella.

El fue el principal artífice de la logística para que el Real Madrid pudiese salvar aquella eliminatoria. Cuando todo apuntaba a la suspensión del encuentro y a la posible eliminación del club blanco, y mientras todo el staff del equipo estaba en shock y paralizado por lo ocurrido, Herrerín salió del estadio junto al ex-portero Miguel Ángel y unos operarios, cogió una furgoneta del club y se dirigió como un rayo hacia la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, sita en la Plaza de Castilla, a unos dos kilómetros del estadio.

Afortunadamente, allí se encontró con dos empleados  del club que le indicaron dónde había una portería, pero cerrada bajo llave. Ante la imposibilidad de abrirla, Herrerín derribó la puerta con la furgoneta y tras montar la portería en un camión, volvió al estadio a toda prisa, escoltado por unos Policías Nacionales que había por la zona.

Aquello permitió que, en prácticamente una hora, la nueva portería pudiese estar montada y asegurada sobre el césped y el encuentro finalmente se pudisese disputar y acabase con la victoria madridista, certificando su pase a la ya mítica final de Amsterdam.

Su actitud, casi heróica, no pudo evitar la dura sanción que la UEFA le impuso al Real Madrid (115 millones de pesetas de la época, en torno a un millón de euros, y el cierre del Santiago Bernabéu por un partido) pero sí evitó que aquel partido se suspendiese y, con toda seguridad, evitó que la eliminatoria se diese por perdida por 0-2, tal y como exigía el club alemán.

Ejemplo de los valores del club, según el Real Madrid

Por este motivo no es de extrañar que el club le haya despedido con unas afectuosísimas palabras de cariño en un comunicado, en el que se refiere a Herrerín como “ejemplo de los valores de nuestro club al que le ha dedicado toda su vida” y como “una institución en el Real Madrid”.

Respetado y querido a partes iguales por jugadores y técnicos de prácticamente todas las categorías del club, se ganó no sólo el reconocimiento de la primera plantilla sino también de técnicos y rivales (Puyol le envió un mensaje de condolencia tras el fallecimiento de su esposa) y todos los árbitros se acercaban siempre a saludarle al acabar los partidos.

Como respuesta a su dedicación y amor por el Real Madrid, el ex-delegado blanco, también recibió el pasado 20 de octubre de 2018 un cariñoso homenaje en el Santiago Bernabéu por parte de los jugadores y cuerpo técnico, encabezado por sus capitanes.

De hecho, Cristiano Ronaldo sentía una auténtica devoción por Herrerín, al que en enero de 2014 homenajeó cuando le hizo entrega de su segundo Balón de Oro como muestra de respeto y cariño y un par de años le hizo partícipe de su Bota de Oro.

Además, Herrerín también se convirtió en una persona muy querida en su pueblo natal, Mazarrón, donde impulsó la creación de una escuela de fútbol de la Fundación Real Madrid para la integración de niños en riesgo de exclusión social, lo que le llevó al Consistorio de dicha ciudad a distinguirle con una calle en agosto de 2012.

Comunicado íntegro del Real Madrid

El Real Madrid C. F. lamenta profundamente el fallecimiento del que fuera delegado del estadio Santiago Bernabéu durante más de 18 temporadas, Agustín Herrerín. Su figura permanecerá unida para siempre a la historia de nuestro club y de nuestro estadio.
 
El Real Madrid C. F. quiere transmitir su más sentido pésame a los familiares y amigos de nuestro histórico delegado de campo, así como a todo el pueblo de Mazarrón, donde Agustín Herrerín impulsó la creación de una escuela de fútbol de la Fundación Real Madrid para la integración de niños y niñas en riesgo de exclusión social.
 
Agustín Herrerín estuvo vinculado al Real Madrid durante más de 50 años, colaborando con el club en todas sus categorías inferiores, en el Castilla y finalmente como delegado de campo del Real Madrid.
 
Su trayectoria profesional ha sido un ejemplo de los valores de nuestro club al que le ha dedicado toda su vida.
 
Considerado como una institución en el Real Madrid, siempre ha tenido el cariño y el reconocimiento de todos los presidentes y juntas directivas de nuestro club así como de los jugadores y de todo el madridismo.
 
El pasado 20 de octubre fue homenajeado por el Real Madrid, recibiendo una réplica del estadio Santiago Bernabéu y la ovación del estadio Santiago Bernabéu

Deja un comentario