El dilema del lateral

Termina la temporada y todos coincidimos en que el lateral zurdo es una de las posiciones que necesitamos reforzar de manera inmediata. Cómo hacerlo es un asunto más complejo en el que, seguramente, no encontraremos tanto consenso.

Lo primero y más importante que debería tenerse claro es qué va a pasar con Marcelo. Lleva dos temporadas horribles, con momentos de sobrepeso incluidos, y si bien nunca destacó en labores defensivas, de un tiempo hacia aquí, las ha abandonado por completo, convirtiendo su banda en una autopista para los rivales. En cualquier otro jugador serían razones más que suficientes para su posible salida del club.

Sin embargo, hablamos de alguien con tal calidad, desborde e imaginación que ha sido capaz de convertir el lateral izquierdo en la pieza esencial del ataque blanco, alguien que llegó con 18 años y ha conseguido que no echemos de menos (al menos no mucho) a toda una leyenda como Roberto Carlos.

En medio de esto apareció Reguilón, una de los pocos brotes verdes en la crisis deportiva blanca. Ha jugado bastante bien y de manera regular, conjuntado muy bien con Vinicius en una banda izquierda que, si todo va bien, debería de albergar mucho futuro.

Parece sensato intentar convencer al brasileño de continuar como jugador de rol, un suplente ideal como revulsivo para esos partidos en los que el rival se encierra, además de un posible mentor para el canterano blanco.

Lo contrario sería relegar a Reguilón a una temporada sin minutos o cederlo, mientras nos la jugamos con el mismo jugador que lleva un tiempo demostrando ser incapaz de competir con regularidad durante la mayoría de los tramos de la temporada.

Este caso en concreto será una muestra significativa de cómo afrontará el club la renovación de la plantilla. Veremos hasta qué punto la meritocracia se impone o lo hace el inmovilismo. Para bien o para mal Zizou marcará el camino …

Deja un comentario