Relaño, tanta gloria lleves como paz dejas

Esta semana ha estado marcada por la destitución, más o menos amistosa, de Alfredo Relaño del Diario As, quien dejará el próximo 31 de mayo la dirección del citado medio, en la que ha estado nada menos que durante 23 años.

El orondo periodista llegó a la dirección del antiguo diario madridista en 1996, cuando el Grupo PRISA adquirió la cabecera y, desde ahí, compaginó su puesto como máximo responsable del medio con distintas participaciones en otros medios del grupo como El Larguero o Canal+.

Sin embargo, y sin entrar en consideraciones personales, la trayectoria de Relaño al frente del As sólo se puede considerar como calamitosa, especialmente en los últimos años, en los que su inquina y odio personal hacia la figura de Florentino Pérez, le llevó a adoptar una línea editorial francamente hostil prácticamente desde que éste llegó a la presidencia del Real Madrid el año 2000, que ha llevado al periódico a un hundimiento sin precedentes.

Cuanto peor, mejor

Y es que Alfredo Relaño nunca le pudo perdonar que Florentino le arrebatase la posibilidad de mangonear en el Real Madrid no sólo a él, cuando nada más llegar retiró a Canal+ la gestión de Real Madrid TV. sino al Grupo PRISA, que se frotaba las manos con la posibilidad de hacerse con un club acuciado por una deuda elefantiásica,

Recordemos que cuando Florentino Pérez accedió a la dirección del club, éste tenía una deuda que rondaba los 100 millones de pesetas de entonces (unos 600.000 euros), que tenía al Real Madrid entre la Gente espada y la pared, sin apenas liquidez no ya para afrontar fichajes sino ni tan siquiera para pagar las nóminas del club.

De hecho, unos meses antes de la llegada de Pérez, el Real Madrid tuvo que vender a Clarence Seedorf al Inter de Milán para poder tener tesorería con el que abonar los salarios de sus trabajadores.

En paralelo, tanto Mendoza como sobre todo Lorenzo Sanz habían firmado una serie de contratos de servicios con distintas empresas del Grupo PRISA, que andaba como loco por hacerse con el control del Real Madrid.

En esa política de “cuanto peor, mejor”, el gigante mediático español era, pues, el máximo interesado en que el club se hundiese económicamente y así tener que acabar convirtiéndose en una S.A.D., algo que le abriría las puertas de par en para llegar a su control directo.

Resultado de imagen de alfredo relaño canal plus
Alfredo Relaño, uno de los fundadores de Canal+

Pero héte ahí que llegó Florentino Pérez y, de la misma forma que hizo Jesucristo con los mercaderes del templo, arremetió contra PRISA, a la que sacó con cajas destempladas del club y les arrebató todo atisbo de gestión, recomprándoles los derechos que tenían sobre el Real Madrid y dejándoles fuera de cualquier centro de poder.

Además, en tiempo récord y merced a la famosa operación de venta de la antigua Ciudad Deportiva, Florentino enjugó la deuda que tenía atenazado al club, le dotó de una proyección universal, sacándole del marasmo económico en el que estaba sumido y convirtió la marca “Real Madrid” en una auténtica multinacional y la situó donde lleva años establecida.

La salida de PRISA, inicio de la cruzada contra Florentino Pérez

Evidentemente, la pérdida de influencia en el Real Madrid fue un fracaso estrepitoso para PRISA y, en particular, para Alfredo Relaño que inició una auténtica cruzada contra todo lo que signficaba el Real Madrid.

Criticó su política deportiva y empresarial. Si fichaba caro era un escándalo porque se fichaban “cromos” y no jugadores necesarios realmente. Si, por el contrario, se fichaba clase media, se deslizaba sibilinamente desde las páginas del As que el Real Madrid no estaba tan boyante como aparentaba o que se traían jugadores no acordes al prestigio del club.

Además, se minusvaloraron nuestros triunfos, llegando a tildar de “victoria vergonzante” la Novena Champions, la obtenida en Glasgow en 2002, tan solo porque, según Relaño, ésta se produjo a la contra y eso era indigno de nuestra historia y prestigio.

Por supuesto, se machacó sistemáticamente a todo entrenador que puso los pies en la Ciudad Deportiva. Desde las página de As, se le dijo a Vicente del Bosque prácticamente de todo y por su orden mientras entrenó al Real Madrid.

“Vicentón”, “alineador”, “calzonazos”, “incapaz” y un sinfín de epítetos, a cuál más despectivo se llegó a decir del entonces entrenador blanco a pesar de que con él se ganaron dos Champions y dos Ligas en cuatro temporadas.

Y qué decir tiene de cómo aprovechó para hacer sangre cuando las cosas dejaron de ir bien y se tornaron complicadas, hasta que por fin vieron (y celebraron con champán) la dimisión de Florentino Pérez en febrero de 2006, tras aquella histórica derrota en Son Moix ante el Mallorca.

Eso les abrió una nueva posibilidad de volver al club y hay que reconocer que casi lo lograron por segunda vez. Apoyando sin ambages a un tipo tan sospechoso como Ramón Calderón, al que convirtieron en un títere, PRISA y Relaño se convirtieron en cómplices para tapar todas sus fechorías, empezando por el indecente caso del voto por correo, cuya invalidación por los tribunales acabó dando la victoria a Calderón en las elecciones al club en 2006.

Del “Villarato” al “Florentinato”

Así pues, cabalgando a lomos del ínclito presidente blanco, PRISA recuperó su poder e influencia dentro del club, hasta el punto que los periodistas de la Cadena SER, como Manolo Lama o Paco González y el propio Relaño, tenían línea directa con el presidente y acceso directo a sus jugadores.

En paralelo, el As se convertía en el medio de cabecera del Real Madrid, obsequiándoles con promociones, entrevistas exclusivas y, por qué no decirlo, con comilonas opíparas en el Txistu, De María o el Asador Donostiarra, donde no era extraño encontrarse a la plana mayor del periódico alicatándose hasta el techo con jugadores, directivos y algún técnico del club.

Relaño junto a otros miembros de As, en el Asador Donostiarra

A cambio, Relaño se convirtió en punta de lanza de las quejas del club blanco ante un Régimen, el de Villar, que tras la traición del Barça a la disciplina de voto de la LFP en las elecciones de 2004 que provocó su reelección al frente de la RFEF contra todo pronóstico, empezaba a recrudecerse.

De hecho, Relaño fue el inventor del término “VILLARATO”, con el que el director de As identificó un régimen, incipiente pero cada vez más potente, por el cual el Barça era cada vez más beneficiado por árbitros y comités, en detrimento de un Real Madrid, cada vez más perjudicado por el sistema.

As se convirtió en el principal sostén de Calderón, sobre todo en los peores momentos de su mandato, cuando éste estaba acuciado por los escándalos, el más grave el de la manipulación de aquella dantesca Asamblea de diciembre de 2008.

La dimisión de Calderón, un duro golpe para Relaño

Pero ni por esas. Con un equipo de fútbol en plena cuesta abajo, con una gestión lamentable de la sección de basket, que continuaba su travesía del desierto (a pesar del oasis de la Liga de 2005 y la ULEB de 2007), la popularidad de Calderón había caído hasta niveles insospechados.

A pesar de los esfuerzos de PRISA por mantenerle en el poder, con constantes mensajes de ánimo instándole a resistir en la presidencia, el dirigente blanco tuvo que presentar su renuncia en enero de 2009, llevando al equipo a unas nuevas elecciones.

Aquello abría un nuevo escenario para Relaño y sus mariachis de PRISA, sobre todo cuando, contra todo pronóstico, Florentino Pérez anunció que se volvería a presentar a las elecciones, convocadas para junio de ese mismo año y además, lo haría con un proyecto de nuevo ilusionante bajo el brazo (Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema, Xabi Alonso, Arbeloa, etc.)

La evidente victoria de Florentino Pérez supuso un nuevo jarro de agua fría para PRISA, que de nuevo volvía a ver cómo su más odiado archienemigo les volvía a sacar del club por la puerta de atrás y toda su anterior influencia, lograda entre 2006 y 2009, acababa de nuevo y para siempre.

Entonces, Relaño se alió con el sistema establecido y toda mención al Villarato desapareció como por encanto de su diccionario, sumándose al linchamiento mediático en cada empate o derrota madridista. Cristiano Ronaldo pasó de ser estrella emergente del fútbol mundial a ser un chulo prepopotente y el club blanco, un conjunto de jugadores sin ton ni son.

Resultado de imagen de relaño villar calderon
De denostar a Angel María Villar a brindar con él en la misma mesa

Florentino y Mourinho, el inicio del fin de Relaño en As

Además, en esta nueva cruzada contra Florentino hay que decir que se quedó prácticamente solo, con el único apoyo de José Ramón de la Morena y su “El Larguero” porque en julio de 2010, la plana mayor de la redacción de Deportes de la Cadena SER se marchaba con armas y bagajes rumbo a la COPE y se convirtieron en competencia directa.

Eso no desanimó a Relaño quien, desde su púlpito de As, recrudeció sus ataques al Real Madrid y a todo lo que representaba Florentino Pérez, a sus fichajes y no te digo ya en los años del Mourinhismo, del que se convirtió en azote, conformando una terrible “pinza” con Marca, con el fin de acabar con la figura del portugués en el Real Madrid.

De hecho, pasará a los anales de la historia de la falta de ética y la mala praxis periodística, aquella persecución indecente y el acoso que sufrió el hijo de José Mourinho a cargo de Carlos Forjanes, periodista del As, sólo para saber qué hacía su padre el día que entregaban un Balón de Oro y a cuya ceremonia el técnico portugués no quiso acudir alegando problemas de agenda.

El fracaso de Mou en su último año les hizo albergar esperanzas de que el Madridismo se volviese contra Florentino pero la mala suerte quiso que el gol de Bale en Valencia, primero, y sobre todo el de Ramos en Lisboa, abrieran el período más brillante y exitoso del Real Madrid en nuestra historia reciente.

Lejos de decaer, Relaño redobló sus iras contra el club blanco, volviendo a minusvalorar los triunfos blancos y conviritiendo en una ridiculez ganar cuatro Champions en cinco años (las tres últimas consecutivas) y haciendo un drama porque el Real Madrid sólo ganó una Liga estos últimos años, manteniendo un tono hostil, ciertamente agresivo contra el club, sobre todo esta temporada.

Resultado de imagen de alfredo relaño calderon
La foto de la vergüenza: Relaño fue sorprendido echándose la siesta en la redacción de As

Sin parar de hostigar al club, Relaño no paró estos años de inventarse historias como fichajes fantasma para luego, cuando no se producían, poder imputarle al club su incapacidad para llevarlos a cabo. E incluso cayó más bajo, dando altavoz a los Ultras Sur para ver si así podían tener alguna voz entre los compromisarios mientras que, con su hipocresía habitual, elogiaba a Laporta por erradicar a los Boixos Nois del Nou Camp.

Por no hablar del contrasentido que supuso la campaña contra Florentino Pérez hace años por no tener una sección de fútbol femenino en el Real Madrid y envolverse en la bandera del feminismo más rancio mientras deleitaba cada día a los “machos” más casposos con su tradicional chica en paños menores en sus contraportadas.

Relaño y el Titanic: Historia de un hundimiento

Desgraciadamente la realidad, tan tozuda élla, ha acabado por poner a Relaño donde merece un tipo tan brillante con la pluma pero tan cegado por el odio y el sectarismo. Un sitio que no es otro que la cola del INEM.

Aunque con su edad, 68 años, dudo mucho que el tiempo que le quede (que espero sea el suficiente como para ver el alcance de su desastrosa gestión) tenga que pasarlo tan mal como los centenares de trabajadores que, en estos últimos años, han tennido que pagar el pato de su cortedad de miras y su sectarismo y, esos sí, se fueron directamente al paro.

Su enfrentamiento ancestral contra el club y su presidente, como dije anteriormente, se recrudeció tras la vuelta de Florentino y alcanzó grados casi criminales en los años de Mourinho, lejos de provocar como en su día sí logró y es que la grada se volviese contra el palco, lo que provocó fue una reacción contraria al periódico, a su línea editorial y comenzó el descalabro que, al fin y a la postre, han supuesto su destitución años más tarde.

Así pues, desde 2013 el As inició un lento pero sistemático declive tanto en los índices de distribución y ventas directas en kiosco (OJD) como en el Estudio General de Medios (EGM) que se agravó de forma espectacular el pasado año, coincidiendo -casualidad o no- con la consecución de la Decimotercera en Kiev.

Entonce fue cuando empezó a barajarse el despido de Alfredo Relaño de la dirección de As pero, como informaron algunos medios en su momento, no se pudo llevar a cabo por el coste de la operación y que se cifró en torno al millón de euros.

Una indemnización millonaria que podría poner en riesgo la continuidad del propio periódico, por lo que se optó por la solución más sencilla que es despedir a algunos trabajadores, entre ellos, un histórico del medio como Pedro Pablo San Martín.

En plena batalla contra la directiva del Real Madrid, el As inició un desplome brutal que en julio llegó al 10% en un trimestre, perdiendo nada menos que 100.000 lectores de una tacada, situándolos por vez primera por debajo del millón de ejemplares.

Lejos de entender que, quizás, este desplome (que insisto, comenzó ya años atrás) se pudiese deber a la deriva de un orate a los mandos de un barco como el Titanic a punto de naufragar, Relaño continuó “erre que erre” con su disparatada línea editorial hasta que el último EGM, publicado el pasado mes, encendió todas las alarmas.

A pesar de un leve repunte, el número de lectores de As era de apenas 850.000, una cifra absolutamente insostenible, lo que llevó a la dirección del Grupo PRISA a ejecutar su despido, aunque de una forma lo más “honrosa” posible.

vicente_jimenez_director_as.jpg
Vicente Jiménez, nuevo director de As

Así pues, Relaño ha sido “elevado” a la categoría de Presidente de Honor del periódico y seguirá enviando su ración de bilis y sus dardos envenenados al Real Madrid en forma de columnas de opinión, aunque no se ha definido aún con qué periodicidad. Además, seguirá colaborando con Carrusel Deportivo (otro programa en franco declive), con lo que la felicidad del madridista medio no será completa, al menos de momento.

Por último, decir que si esperábamos un cambio sustancial en la línea editorial del periódico vamos aviados. Lejos de rectificar y en lo que parece un auténtico suicidio empresarial, el sustituto de Relaño al frente del As será Vicente Jiménez, un antimadridista confeso (dicho por él mismo, que no es cosa mía).

Jiménez ha venido ocupando distintos puestos de relevancia en El País y en la Cadena SER, de la que llegó a ser Director General entre 2015 y 2018, pero su caída en oyentes el último año (más de 100.000), provocó que fuese “desplazado” a la gestión de los medios iberoamericanos de PRISA, puesto que actualmente ocupaba en el momento de su designación como director de As.

En todo caso, desde aquí le deseo toda la suerte del mundo a Vicente Jiménez, al que le quea una ardua tarea por delante si quiere reflotar As. Por su parte, a Relaño querría decirle eso tan español del “tanta gloria lleves como paz dejas”. Y que, ojalá, algún día pueda recapacitar y ver hasta dónde le ha llevado su odio ciego. A él y a sus trabajadores…

4 pensamientos en “Relaño, tanta gloria lleves como paz dejas”

  1. Magnífico artículo. Mi más sincera enhorabuena por haber escrito un comentario tan riguroso como revelador. Por supuesto, me sumo al “tanta gloria lleves como paz dejas”.

Deja un comentario