Una de mediocentros

El Real Madrid se dispone a comenzar la pretemporada con la mayoría de los refuerzos ya incorporados, un pequeño sintoma de que este año la planificación deportiva tiene la importancia que siempre mereció. Ilusión aparte, casi todos los madridistas estaremos de acuerdo en que se han cubierto las vacantes de hombre-gol, lateral izquierdo (capaz de competir con Marcelo) y tercer central con aspiraciones de titular.

Se ha hecho con perfiles de juventud más o menos contrastada (Jovic, Mendy y Militao), sumados a un Hazard que viene a ser el crack del equipo y un Rodrygo que peleará por minutos en banda derecha con Asensio.

Sin embargo, si miramos el mediocentro, vemos en la plantilla a Casemiro, Kross, Modric, Ceballos (quien seguramente saldrá cedido o traspasado, con algún tipo de opción de recompra), Valverde e Isco.

Además de no tener ninguna cara nueva, hemos perdido a Marcos Llorente, el único remplazo natural de Casemiro, y la desgastada pareja Kross-Modric parte como titular. Con un Isco que, si se queda, ha demostrado no ser capaz de dar su mejor versión como interior, un Valverde por foguear y un Modric de 34 años, el mediocentro no parece la línea más solida del equipo.

Dando por segura la llegada de un medio entre Pogba-Erikssen-Van de Beek, aún cambiando a un 4-2-3-1, no sería descabellado pedir un esfuerzo extra al club y traer a alguien más para conseguir una medular que permita afrontar la temporada con ciertas garantías.

Si atendemos a las últimas altas y bajas, la secretaría técnica y sobre todo Zidane merecen un voto de confianza, ojalá cierren pronto las altas y bajas en aras de una pretemporada lo más productiva posible.

Deja un comentario