Crónica Sevilla 0-1 Real Madrid | Jornada 5 Liga Santander

Karim Benzema, festejando el gol que le daba el triunfo a su equipo en el Pizjuán | Sevilla 0-1 Real Madrid

Sevilla 0-1 Real Madrid: “Vuelve la intensidad, vuelve la victoria”

Había muchas dudas acerca de qué Real Madrid veríamos esta noche ante el Sevilla, el hasta ahora líder de la Liga, en un campo en el que tradicionalmente hemos sufrido mucho y en el que, un equipo tan blando y con tendencia a romperse como el que hemos venido viendo, tenía todas las papeletas para llevarse un disgusto.

Sin embargo, lejos de ocurrir esto, asistimos a un magnífico partido de fútbol a cargo de los de Zidane, que supieron actuar como equipo durante prácticamente los 94 minutos que duró el encuentro.

Con las líneas muy juntas y un enorme espíritu de brega y sacrificio colectivo, el Real Madrid atenazó al Sevilla, cortocircuitó su “sala de máquinas” y, aunque es cierto que los de Lopetegui achucharon bastante, no es menos cierto que sin apenas crear peligro ya que el único disparo entre los tres palos de Courtois fue prácticamente al final del partido y encima fue invalidado por el asistente.

Benzema, con su quinto tanto, se sigue destapando como el killer tan necesario que requería el equipo para desatascar este tipo de partidos, volvió a anotar y de nuevo de cabeza (una especialidad en la que está empezando a destacar el francés), y tres puntos de vital importancia que volaron a Madrid, ya que sitúan a los de Zidane en la cabeza de la tabla, a cuatro puntos del Barça y a un punto del Atleti, a menos de una semana de visitar el Wanda Metropolitano.

Con la seriedad por bandera

A pesar de que se especuló mucho con el equipo inicial, especialmente tras el fiasco parisino del miércoles, Zidane le echó mucho valor al contar de inicio prácticamente con los mismos “once” que jugaron ante el PSG, con el cambio de Militao por Ramos, que volvía al eje de la zaga.

Zidane repitió em eñ Pizjuán prácticamente el “once” de París | Sevilla 0-1 Real Madrid

Y a pesar de las críticas recibidas -y con razón- por el escaso rendimiento de Ramos esta temporada, lo cierto es que cuando el camero llega a su tierra, donde como ayer, es recibido casi a pedradas, se viene arriba y suele mostrar su mejor cara. Y ayer no fue una excepción.

Su inclusión en el equipo inicial se notó sobremanera, no sólo a la hora de fijar la defensa y subirla cuando hizo falta sino también en los duelos aéreos, donde también se mostró con poderío.

El caso es que el Real Madrid maniató a los de Lopetegui con unas líneas muy juntas entre sí, con las constantes ayudas defensivas de Casemiro, que muchas veces llegó a jugar tan incrustado en la defensa que parecía un tercer central.

Además, gracias a su presión sobre la salida de balón sevillista, especialmente la de sus laterales, bien bloqueados por unos super trabajadores James, Hazard y Bale, que además se aplicaron a fondo en defensa, el equipo hispalense apenas sí dominó el partido y cuando lo hizo, no logró crear peligro, salvo en un par de cabezazos aislados de De Jong,

Quien sí lo llevó fue el Real Madrid, especialmente en la primera mitad, ya que a su potencia en el centro del campo, se unió la clarividencia de un James excepcional que dejó su sello de calidad en un par de jugadas que pudieron abrir el marcador.

La primera, en el minuto 34 cuando robó oportunamente un balón a Fernando en el centro del campo y abrió con calidad a Benzema. El francés vio la llegada de Hazard completamente solo por la banda izquierda, quien se plantó ante Vaclik pero su disparo cruzado se encontró con una mano salvadora del meta sevillista para mandar la bola a córner.

En esta jugada a punto estuvo de estrenarse Hazard como goleador | Sevilla 0-1 Real Madrid

La segunda, apenas tres minutos más tarde cuando colocó el balón en el único hueco que había en la defensa local para encontrar el camino por el que se metió Carvajal, libre de marca, pero su disparo se volvió a topar con el brazo de Vaclik, en otra gran oportunidad.

Un Real Madrid sólido y dominador en la segunda parte

Sin mucho más, el partido se fue al descanso y se reanudó con una nueva oportunidad del Real Madrid en la que James volvió a ser protagonista cuando se quedó a menos de un palmo de rematar de cabeza en el área pequeña un gran centro de Bale desde la derecha.

Con Oliver Torres en el campo, el Sevilla intentó dar un paso hacia delante e intentó embotellar al Madrid en su área a base de centros laterales que una y otra vez quedaban sin destinatario. No pasó así en el minuto 63 con el Real Madrid, cuando una gran triangulación en el vértice del área sevillista entre Bale y Carvajal acabó con el centro medido del de Leganés que Benzema mandó a la red con un espectacular testarazo.

A partir de ese momento, dio la sensación que el Sevilla se hacía con el mando del partido pero seguía sin generar peligro real. Mucho balón bombeado y mucha presión en el centro del campo pero entre Casemiro, Varane y Ramos y, sobre todo, un fantástico Mendy, que anuló por completo a Navas y Ocampo, cortaron todos y cada uno de los acercamientos sevillistas al área de Courtois, absolutamente inédito hasta el momento.

Partido muy sólido de Sergio Ramos en su vuelta al estadio hispalense | Sevilla 0-1 Real Madrid

Con la entrada de Fede Valverde por un exhausto James, que se había vaciado sobre el campo, Zidane entendió que ese centro del campo necesitaba más músculo y lo cierto es que la presencia del uruguayo ayudó a sostener aún más al equipo. Es más, a medida que el partido se acercaba a su final, el centro del campo sevillista se acabó por romper, convirtiendo los últimos minutos en un correcalles en el que sólo el excesivo individualismo de Hazard en una gran contra impidió el segundo tanto madridista.

El Sevilla sólo golpeó una única vez, en el minuto 87 cuando Chicharito, en claro fuera de juego, se adelantó a Courtois en el área pequeña para rematar a la red un centro de Nolito desde la derecha y el tanto no subió al marcador.

Con el tiempo vencido, quien sí pudo marcar y además una auténtica obra de arte, fue Gareth Bale. El galés, en una nueva contra llevada por Benzema, hizo un regate maravilloso y una pisada que desarmó a media defensa sevillista pero su disparo, demasiado ajustado al palo izquierdo de Vaclik, se estrelló contra el lateral de la red.

Con este espectacular testarazo Benzema batió a Vaclik | Sevilla 0-1 Real Madrid

Finalmente y tras algo más de cuatro minutos de descuento, Estrada Fernández decretó el final del partido y estos tres puntos, que sitúan como colíder al Real Madrid, se fueron hacia Valdebebas en el segundo de los cuatro duros compromisos que esperan a los de Zidane en estas dos semanas.

Ahora falta consolidar estas grandes sensaciones este miércoles ante Osasuna en el Bernabéu y, sobre todo, este sábado ante el Atlético de Madrid en el Wanda. Dos partidos que, unidos a los malos resultados de Barça y el propio Atleti en este inicio liguero, pueden suponer un importante golpe en la mesa del Real Madrid en esta Liga que se antojaba tan dificil de competir para algunos…

Deja un comentario