Crónica Real Madrid 2-2 Brujas | Champions League (Fase de Grupos)

Real Madrid 2-2 Brujas: “El cuento de nunca acabar”

El Real Madrid ha salvado un punto de forma milagrosa y, quién sabe si la clasificación final para octavos, tras arrancar un valioso empate en casa ante un Brujas que, casi sin querer, se fue al descanso con un llamativo 0-2 a favor y con muy mala pinta en lo que a juego e imagen se refiere por parte de los de Zidane.

El por qué de esta lectura tan positiva, que no significa en absoluto que me guste, radica precisamente en que cuando, tras una primera mitad bochornosa en cuanto a juego y actitud, te vas con un 0-2 en contra y empatas a dos prácticamente a 10 minutos del final, hay que considerar que se ganó un punto, no que se perdieron dos (que también).

El partido fue para olvidar, al menos en lo que a los primeros 45 minutos, en los que volvimos a ver a ese Real Madrid de inicio de temporada vago, indolente, pasota y sin el más mínimo rigor táctico que encima, como en el caso del segundo gol belga, le pone las cosas aún más fáciles a sus rivales.

Para más “inri”, los dos goles del Brujas fueron a cuál más cómico en su ejecución, con un jugador, Bonaventure, que falla estrepitosamente en la ejecución del primer tanto y marca casi sin querer y en el segundo, tras un tropezarse él solo, casi cayéndose delante de Courtois, se despacha una magnífica vaselina.

Afortunadamente, el Real Madrid volvió del descanso con las pilas puestas y, tras acogotar al Brujas en su área, acabó por lograr un meritorio empate casi al final del partido, después de sendos tantos de Sergio Ramos y Casemiro.

Una primera mitad para olvidar

Con un equipo muy similar al que saltó al campo hace algo más de una semana en Sevilla, con las excepciones de Bale y James, sustituidos ahora por Lucas Vázquez y Modric, parece increíble cómo pudo cambiar de una forma tan radical su actitud.

Mal partido de Nacho, que encima acabó lesionado | Real Madrid 2-2 Brujas

Por motivos que se me escapan, la presión adelantada que tan buen resultado le dio en el Sánchez Pizjuán o contra el Atlético de Madrid, no existió y la actitud defensiva, juntando líneas y cerrando huecos, simplemente se volatilizó.

El resultado es que, tras un cúmulo de despropósitos tácticos, a los seis minutos y con todo el equipo volcado sobre la banda izquierda, un error que provocó que el balón cambiase rápidamente de banda.

Con medio equipo fuera de sitio, Carvajal lejos de su posición, dejó todo el carril libre a Tau, quien asistió a la espalda de Ramos y Varane a su compañero Bonaventure quien se encontró solo delante de Courtois y con un remate absolutamente ridículo, con la pierna de apoyo anotó el primer tanto.

Un gol controvertido porque tuvo que ser revisado por el VAR dado que, aunque inicialmente el colegiado lo anuló por posición antirreglamentaria del delantero belga pero, finalmente, tras un par de minutos, desde la sala se corrigió la decisión y el primer gol subió al marcador.

El gol fue un mazazo tremendo tanto para la afición como sobre todo para el equipo, al que de nuevo un estúpido desajuste, había ofrecido al rival adelantarse en el Bernabéu y, otra vez, a remar a contra corriente.

El Real Madrid acusó el golpe y se fue a por el Brujas pero sin demasiado orden ni concierto. El equipo no creaba ocasiones. De nuevo abusando de los centros, especialmente desde la derecha con un desacertadísmo Carvajal, los de Zidane no generaban peligro salvo con zarpazos lejanos, aunque sin fortuna.

Modric no tuvo su tarde más feliz | Real Madrid 2-2 Brujas

Modric lo intentó con un remate desde fuera del área y unos minutos después, Kroos hizo lo propio y el disparo, tras un rechace en un defensa, casi se cuela en la meta de Mignolet. Incluso hubo ocasión para una tercera oportunidad, la mejor de la primera mitad, sin duda.

Al filo de la media hora y, tras una serie infructuosa de saques de esquina, Kroos le puso un auténtico caramelo en forma de centro a Varane para que el francés rematase a placer. Pero cuando se cantaba el gol, Mignolet sacó una mano increíble para desviar la pelota.

Courtois, muy silbado desde la grada cada vez que tocaba el balón, salvó los trastos del Real Madrid con una gran intervención a tiro de Tau en el minuto 33, que al menos sirvió para acallar durante unos minutos una injusta pitada.

Kroos volvió a tener en sus botas el empate un par de minutos después, con un nuevo disparo lejano pero en esta ocasión, el balón salió rozando el poste de Mignolet.

Pero no estaba siendo el día de los de Zidane a los que no les salía nada en ataque y mucho menos en defensa. En el minuto 38, Modric perdió absurdamente un balón antes de llegar al centro del campo, entregando el balón a Bonaventure.

El delantero del Brujas se encontró completamente solo ante Courtois y, justo cuando iba a rematar, se resbaló, salió trompicado y cuando se iba a caer, remató casi sin querer y le salió un maravilloso disparo que se coló suavemente por encima del meta belga.

Con esta espectacular parada salvó Mignolet el empate a tiro de Varane | Real Madrid 2-2 Brujas

Un 0-2, tan injusto como absurdo y, ahora sí, con todas las alarmas encendidas, el partido llegó al descanso, no sin antes ver cómo Nacho, en la última jugada chocaba con un defensa y se quedaba en el suelo y tenía que ser atendido en el césped cuando sus compañeros ya se habían retirado a los vestuarios.

Aluvión blanco en la segunda parte

Tras el descanso, una nueva sorpresa en el Bernabéu y eso que el público ya no estaba para muchos más sobresaltos. Zidane dio entrada a Areola por Courtois, al parecer por unas molestias estomacales que le provocaron mareos y vómitos en el descanso, y a Marcelo, por Nacho, lesionado al parecer de cierta gravedad.

El Madrid salió desbocado a salvar los muebles y lo cierto es que ofreció una imagen muy diferente a la que vimos en el primer período, con un equipo más comprometido en la presión y con una mayor atención defensiva.

Marcelo se incorporó casi como un atacante más, incrustado en el centro del campo casi como interior izquierdo y eso se notó en la circulación del balón y en una mayor superioridad. Eso sí, esta nueva estrategia de Zidane suponía un grave riesgo porque la defensa quedó bastante abierta.

Con este espectacular testarazo, anotó Ramos el primer gol blanco | Real Madrid 2-2 Brujas

Y eso es algo que estuvo a punto de aprovechar de nuevo el Brujas cuando, en el minuto 54, de nuevo Bonaventure pero esta vez en una magnífica maniobra, dejó atrás a Varane y se plantó ante Areola. Sin embargo, en esta ocasión, el delantero se topó con el cuerpo del meta francés, que como si un portero de balonmano se tratase, rechazó con el cuerpo el que pudo haber sido el tercer tanto belga.

Pero el fútbol siempre tiene estas cosas, y cuando de nuevo parecía que el Real Madrid volvía a ser vulnerable, llegó una jugada que cambió el signo del partido definitivamente. Apenas un par de minutos después, Benzema culminó una gran jugada personal con un pase al segundo palo donde se encontró con la cabeza de Ramos para rematar casi en línea de gol.

Como ocurrió con el primer tanto del Brujas, el colegiado anuló el tanto por posición ilegal del camero pero, tras la revisión del VAR y por apenas unos centímetros, se acabó por dar validez al tanto.

Era el revulsivo que necesitaba el Real Madrid y sobre todo un estadio, más preocupado hasta ese momento de abroncar a Lucas Vázquez (el otro gran chivo expiatorio de la grada esa tarde), para llevar al equipo a una remontada que, hasta ese momento, parecía imposible.

El Madrid se convirtió en un vendaval, con constantes oportunidades pero tanto Lucas Vázquez como Benzema adolecieron del acierto (y/o de la fortuna) necesaria para ver puerta. Vinicius entró por Lucas Vázquez y el equipo tuvo algo más de profundidad.

Casemiro conectó este fantástico cabezazo para anotar el empate definitivo | Real Madrid 2-2 Brujas

De hecho, su entrada fue un soplo de aire fresco que provocó, de hecho, que su central más contundente, Vormer viese dos amarillas en apenas 10 minutos y, a falta de cinco para acabar el partido, fue expulsado tras una dura entrada a Vinicius.

Y en la siguiente jugada se hizo el milagro.En el minuto 85 Kroos botó una falta desde el vértice derecho de la meta de Mignolet y Casemiro, como si fuese Santillana, se elevó majestuosamente para conectar un fantástico testarazo que se fue directo a la escuadra del meta belga.

Con el equipo volcado sobre el área, aún hubo tiempo para completar la remontada pero ni Varane ni Benzema estuvieron acertados y el marcador ya no se movió a pesar de los cinco minutos de añadido. Suficiente al menos para salvar los muebles.

Deja un comentario