Mariano y los delanteros sin víctimas

El joven Mariano fue convocado por primera vez el sábado frente al Mallorca la presente temporada, y al no entrar pese a estar perdiendo el conjunto blanco el partido y el liderato, nos da a entender que Zidane no cuenta en absoluto con él.

Este dato ya se intuía, al ser tercer punta tras Benzema y Jovic y al emplear el entrenador francés un sistema con un único delantero, pero la presencia de un “doble 9” en varios partidos esta temporada nos habían dado alguna pista de que quizás el dominicano tenía algo que decir este año.

Si las cosas prosiguen como hasta ahora todo parece indicar que el joven atacante saldrá en el mercado de invierno, quizás hasta inédito y falta por ver si con algún tanto oficial en su cuenta. Pero pese a todo no sería la única vez que un delantero del Real Madrid se queda en la plantilla y no consigue anotar gol alguno.

Dani (1997-1998)

Daniel García Lara fue el primer delantero, desde el establecimiento de dorsales fijos en la temporada 95/96, que formó parte de la primera plantilla blanca y se quedó sin ver puerta durante aquel año. 

El canterano ya había jugado en el equipo madridista en las temporadas 93/94 y 94/95, marcando dos tantos en la segunda, pero esta era su primera ocasión como miembro en pleno derecho de la delantera blanca tras dos años de fructífera cesión al Zaragoza.

Sin embargo el desafío parecía demasiado grande desde el primer momento. Compartía vestuario con el trío estrella de la temporada anterior (Mijatovic, Suker y Raúl) además de dos nuevos y flamantes fichajes (Morientes y Canabal), con lo que pasaba a ser la quinta o sexta opción de un ataque que solía partir con doble 9.

Al final la lógica se impuso, y apenas disputó de 210 minutos a lo largo de 12 encuentros en los que no fue capaz de ver puerta, marchándose al Real Mallorca (y posteriormente al FC Barcelona) al finalizar la temporada

Canabal, uno de los fiascos más grandes en la historia de los fichajes del Real Madrid

.Canabal (1997-1998)

Manuel Canabal fue uno de los más sonados fracasos del equipo blanco el año de la Séptima. El delantero había llegado procedente del Mérida como refuerzo de lujo junto con Fernando Morientes para dar fondo de armario a unos veteranos Suker y Mijatovic, que el año anterior apenas habían tenido a Raúl como acompañante.

Sin embargo, la presencia de tantos delanteros (a los anteriores hay que sumar al ya mencionado Dani) acabó por llevarse por delante al español, que se marchó cedido al Valladolid medida la temporada y encadenó varios prestamos más los años siguientes sin volver a formar parte de la primera plantilla. En su breve estancia no solo no marcó tanto alguno, sino que ni siquiera pudo debutar.

Edgar (1998-1999)

Fichado del Benfica en 1998, Edgar Patricio sufrió una suerte muy similar a la de Canabal tan solo una temporada después. Encuadrado en una plantilla que tenía a Mijatovic, Raúl, Suker, Morientes y el recién promocionado Samuel Eto’o, apenas tenía hueco en el equipo.

Igual que Canabal el año anterior, aguantó hasta el mercado de invierno. Sin marcar ni jugar en partido oficial se marchó definitivamente al Málaga, donde haría carrera.

Eto’o (1998-1999 y 1999-2000)

Samuel  Eto’o fue uno de los mayores fracasos en la gestión deportiva del club, pero durante dos temporadas consecutivas fue propiedad del conjunto madridista. En la primera se encontró con el mismo problema que el anteriormente mencionado Edgar: Con múltiples puntas contrastados delante y sin la confianza del entrenador, apenas disputaría 23 minutos en un único encuentro (sin ver puerta) antes de marcharse cedido al Espanyol.

Samuel Eto’o con la camiseta del Real Madrid

La temporada siguiente las cosas serían relativamente similares, teniendo la competencia de Morientes, Raúl y el recién fichado Anelka por delante. Ante esto apenas jugó 170 minutos en 6 partidos (de nuevo sin ver puerta) antes de marcharse al Real Mallorca, donde sería una pesadilla para el Real Madrid durante años.

Tote (2000-2001)

El canterano se quedaría en la plantilla blanca en la primera temporada de Florentino Pérez con un futuro bastante más prometedor que los anteriores jugadores: Una lesión de Morientes dejaba a Raúl como único delantero en un equipo que solía jugar con dos puntas y la puerta parecía abierta para el canterano.

Pero la suerte no estuvo de su parte en ningún momento: Del Bosque reconvirtió a Guti en un delantero muy prolífico y aún así llego a emplear a Munitis o Savio como puntas antes que el joven atacante. Al final apenas disputó 119 minutos en 7 partidos antes de ser cedido al Real Valladolid.

Congo (2001-2002)

Edwin Congo volvería al Real Madrid el año de la novena tras no haber llegado a debutar en ningún momento y ser cedido al Vitoria Guimarães y Toulouse las temporadas anteriores. El colombiano se empeñaría en pertenecer al conjunto blanco pese a la dura competencia del mismo (Raúl, Morientes, Guti y en ocasiones Munitis) y saldría escaldado.

Se pasó todo el año en la grada, sin dorsal ni llegando a marcar o debutar, antes de salir en esta ocasión rumbo al Levante.

Portillo (2004-2005)

El canterano blanco había sido la estrella emergente de la cantera y había disputado de minutos en la temporada 01/02 (marcando un gol), 02/03 (marcando 14) y 03/04 (marcando 2), siendo miembro en pleno derecho del primer equipo en las dos últimas de las mismas.

En medio de una infructuosa cesión a la Fiorentina y tras la marcha en el mercado de invierno de Morientes al Liverpool inglés, el Real Madrid recuperó al canterano para completar una delantera junto con Ronaldo, Owen y Raúl.

Esto demostró ser demasiado para el español que apenas jugaría 138 minutos en 4 partidos sin llegar a ver puerta. Se marcharía cedido al Brujas la temporada siguiente y posteriormente sería vendido al Gimnastic de Tarragona.

Soldado (2007-2008)

El último delantero de la lista, el canterano había disputado de minutos en las temporadas 04/05 y 05/06 antes de ser cedido a un Osasuna donde fue estrella. Su regreso la temporada siguiente tendía riesgo, ya que el Real Madrid tenía en nómina a Van Nistelrooy, Higuaín, Raúl y Saviola además de la joven promesa.

Su intento de hacerse un hueco en el equipo fue un fracaso, y apenas gozó de 204 minutos en 8 partidos, en los que fue incapaz de marcar. Se marcharía posteriormente al Getafe, donde pasaría varios años a alto nivel antes de dar el salto al Valencia.

Deja un comentario