Marcelo, a corazón abierto: “Nunca antes había tenido una ansiedad tan intensa”

Marcelo se ha sincerado y ha abierto su corazón al mundo con una emocionante carta abierta publicada en el portal norteamericano The Player’s Tribune, una web fundada en 2014 por Derek Jeter, el ex-jugador y actual propietario de los Miami Marlins de la Major League Baseball, y a la que contribuyeron a desarrollar otros deportistas de élite, como la piloto Danica Patrick, los jugadores de la NBA Kevin Love y Blake Griffin o el jugador de béisbol Russell Wilson.

Se trata de una web diferente, en la que decenas de atletas mundiales de prácticamente todos los deportes publican historias personales y desde el punto de vista más humano, muy alejado de la imagen de personajes frívolos y al margen de la realidad que a veces trasladan en su condición de deportistas de élite.

Pues bien, bajo el sugerente título de “Brother, I have some stories to tell” (Hermano, tengo algunas historias que contarte), Marcelo ha publicado una extensísima confesión en la que hemos podido ver a un tipo vulnerable, con sentimientos encontrados y al que la fama y el poder, le han hecho pasar más de un mal trago a lo largo de su carrera como jugador del Real Madrid.

Por un lado, el lateral carioca confiesa que sintió un terrible ataque de ansiedad en vísperas de la final de Kiev, absolutamente superado por los acontecimientos y por la presión de seguir haciendo historia. Y cómo rompió a llorar como un niño cuando, finalmente, el Real Madrid logró su objetivo y se hacía con su cuarta Champions en cinco años y la tercera consecutiva.

Pero por otro, Marcelo confiesa cómo vivió otras finales, cómo fueron sus inicios en el fútbol, lo duro de la carestía y la ausencia de medios, así como el peso de la figura de su abuelo en su carrera. También nos cuenta cómo vivió sus primeras horas cuando, siendo apenas un chaval de 18 años, recibía la noticia de que iba a fichar por el Real Madrid.

Un montón de anécdotas que han forjado la figura de un jugador, con sus luces y sus sombras, ha entrado en la historia del club. Entre otras cosas porque es ya el jugador extranjero con más partidos jugados dentro del Real Madrid, con 490 encuentros disputados.

Una marca que, tal y como deja claro en el artículo, no tiene intención de dejar de batir ya que su deseo es seguir aquí hasta el final de su carrera como futbolista…

Marcelo y la ansiedad en Kiev

El jugador brasileño comienza su artículo contando sus sensaciones, sus terribles sensaciones de cara a la final de Kiev. Parece increíble que un jugador con su experiencia internacional, con una cantidad ingente de trofeos internacionales (entre ellas y hasta ese momento, nada menos que tres Champions en apenas 4 años) pudiese haber pasado por el calvario que tuvo que pasar en vísperas de aquella final.

Sin embargo, y aún sin saber por qué, el caso es que a Marcelo le pudo la ansiedad y sufrió un tremendo ataque que a punto estuvo de frustrar incluso su presencia en aquella Final. Así lo cuenta el jugador.

“No podía respirar. Estaba tratando de no entrar en pánico. Esto fue en el vestuario justo antes de la final de la Liga de Campeones contra el Liverpool en 2018. Sentía como si tuviera algo atrapado en mi pecho. Esta gran presión. ¿Conoces esa sensación? No estoy hablando de nervios. Los nervios son normales en el fútbol. Esto fue algo diferente.

Te lo digo, hermano, me sentía sofocado. Todo había comenzado la noche anterior a la final. No pude comer No pude dormir Estaba pensando solo en el partido. Fue divertido, en realidad, porque mi esposa, Clarice, se enoja mucho conmigo por morderme las uñas, y finalmente consiguió que pare hace unos años. Pero me desperté la mañana de la final, y todas mis uñas se habían ido.

Un poco de nervios es normal en el fútbol. No me importa quién eres, si no te sientes ansioso antes de jugar en una final, no eres una persona real. No me importa quién eres. Solo intentas no cagarte en los pantalones. ¡Es la verdad, hermano!

Para mí, la presión fue más intensa antes de la final del Liverpool. Tal vez la gente piense que es extraño. Ya habíamos ganado dos trofeos seguidos. Todo el mundo ahí fuera quería que el Liverpool ganara. ¿Entonces, cuál era el problema?

Bueno, cuando tienes la oportunidad de hacer historia, sientes ese peso. Pero por alguna razón, realmente lo estaba sintiendo. Nunca antes había tenido una ansiedad tan intensa, así que no sabía lo que estaba pasando. Pensé en llamar al médico, pero me preocupaba que no me dejara jugar. Y tuve que jugar, al 100%.Tenía que probarme algo a mí mismo.

Unos días antes de la final, un ex-jugador del Real Madrid había dicho algo sobre mí en la televisión que se me quedó grabado. Le preguntaron qué pensaba sobre la final y dijo: “Creo que Marcelo debería comprar un póster de Mohamed Salah, ponerlo en su pared y rezar por él todas las noches” (se refería Marcelo a unas declaraciones de Jorge Valdano más bien poco afortunadas).

Después de 12 años y tres trofeos de la Liga de Campeones, me faltó el respeto de esta manera en la televisión en vivo. Este comentario estaba destinado a hundirme. Pero me dio mucha motivación.

Quería hacer historia. Quería que los niños pequeños en Brasil me miraran como solía mirar a Roberto Carlos. Quería que empezaran a crecer el pelo por Marcelo, ¿sabes?

Así que estaba sentado en mi taquilla, luchando por respirar, y pensé para mí: “¿Cuántos niños en el mundo juegan a la pelota? ¿Cuántos de ellos sueñan con jugar en una final de la Champions League? Millones, millones, millones. Cálmate a ti mismo. Átate las botas, hermano”.

Sabía que si podía llegar al campo, estaría bien. Para mí, nada malo puede suceder en un campo de fútbol. Podrías estar creciendo en el caos, todo podría volverse loco a tu alrededor, pero si tienes una pelota en tus pies, dejas de pensar. Todo es tranquilo, lleno de paz.

Así que, cuando finalmente pisé la hierba, todavía tenía problemas para respirar, y pensé: “si tengo que morir aquí esta noche, joder. Moriré”

Marcelo y la roca lunar

Por otra parte, Marcelo nos dejó una breve semblanza de su vertiente más personal, no la del Marcelo deportista sino la de la persona que hay detrás del personaje, contándonos sus vivencias en el vestuario blanco, al que llegó cuando aún quedaban unos cuantos “galácticos” de aquella histórica etapa madridista.

“Tal vez eso le parezca loco a algunas personas, pero debes entender lo que este momento significa para mí. Cuando estaba creciendo … ¿Real Madrid? ¿La Liga de Campeones? Fue una mierda! ¡Un cuento de hadas! ¡No fue real! Beckham, Zidane, Roberto Carlos, esos tipos eran tan reales como Batman. No puedes conocerlos en la vida real. No puedes estrechar la mano de un héroe de cómic, ¿sabes lo que digo? 

Esos tipos caminan en el aire. Flotan sobre la hierba. Y nada ha cambiado. Es lo mismo para los niños ahora. Esta es una historia real: tengo un niño que trabaja como jardinero en mi casa en Madrid. Un día, Roberto Carlos vino a verme, estábamos pasando el rato y el niño entró. 

Se congeló por completo. El era una estatua. Le dije: “Este es Roberto Carlos”.  El niño lo miró fijamente … él dijo: “¡No! No es. No puede ser “. Roberto le dijo: “Soy yo”. 

Hombre, el niño tuvo que tocar la cabeza de Roberto para verificar que era el verdadero Roberto Carlos. Finalmente dijo: “¡Roberto, eres tú!”  Esto es lo que significa para nosotros. Es diferente . 

En serio, cuando jugué mi primer partido de la Liga de Campeones con el Real Madrid, escuché el himno y me dije a mí mismo: “¡Dios, hermano, es como en el videojuego! ¡La cámara va a hacer un primer plano, así que no puedes reírte! Esta era mi realidad, ¿entiendes? 

Escucha, hace unos años regresé a Brasil para ver a mi familia, y llevé uno de los balones de la final de la Liga de Campeones a un partido amateur en el que jugaba mi amigo. Mis amigos lo estaban pateando y luego les dije: “Es la pelota de la final, ¿sabéis?” 

Entonces, todo se detuvo. Miraron esta pelota como si fuera una roca de la luna y dijeron: “¡Mierda!” Todos estos hombres adultos, eran como niños pequeños. Realmente no podían creer que fuera real. Ni siquiera querían tocarlo. Como si fuera precioso. Como si fuese algo santo. 

¿Entiendes ahora? ¿Para que el pequeño Marcelinho de Río tenga la oportunidad de ganar tres Ligas de Campeones seguidas? Venga. Fue presión, presión, presión. Lo sentí en mis huesos, hermano. No tengo miedo de decir la verdad. 

Cuando salimos para el calentamiento contra el Liverpool, todavía no podía calmarme. Pero luego nos alineamos para el saque inicial, bajo todas las luces, y vi el balón de fútbol en el círculo central, y todo cambió. 

Vi el fútbol sagrado. Vi la roca de la luna. El peso desapareció de mi pecho. Estaba en paz, no había nada más que la pelota. 

No puedo contarte mucho sobre el partido. Solo recuerdo dos cosas muy vívidamente. Cuando quedaban unos 20 minutos, cuando estábamos ganando 2–1, el balón salió de juego para un saque de esquina y pensé: “Un cartel de Salah en mi pared, ¿sí? Gracias mi hermano. Gracias por la motivación. 

Luego, con aproximadamente 10 minutos restantes, estábamos ganando 3–1, y realmente me di cuenta de que íbamos a ser campeones. La pelota salió de juego para un saque de banda, y tuve un momento para pensar y… hermano, esto es cierto: empecé a llorar. Estaba sollozando, justo en el campo. Nunca antes me había pasado algo así.

¿Después de un partido? Si. ¿Sosteniendo un trofeo? Si. Pero nunca durante un partido. Fue solo durante apenas 10 segundos, y luego la pelota se volvió a poner en juego y pensé: “¡Mierda, tengo que marcar a mi hombre!”. Volví a la realidad y seguí jugando, como un niño. 

Como atletas, es nuestra responsabilidad ser modelos a seguir. Pero no somos superhéroes. Por eso te cuento lo que me pasó. Esto es la vida real. Somos seres humanos Sangramos y nos preocupamos, como cualquier otra persona. 

Cuatro trofeos de la Liga de Campeones en cinco años, y cada vez fue brutal. Nos ves con el trofeo, sonriendo, pero no ves todo lo que entró en la historia”.

Las películas de las finales: Cardiff y Cristiano Ronaldo

Marcelo también aprovechó su artículo para desgranar, una por una, el resto de finales que jugó y sus vivencias, no tanto desde el punto de vista deportivo, que es el que todos, en mayor o menor medida hemos conocido estos años, sino desde el punto de vista más personal y humano que jamás habíamos leído a ningún jugador blanco.

La primera de todas, la inolvidable final de Cardiff en 2017, una de las mayores y más aplastantes exhibiciones de fútbol y goles que se han vivido en la historia de las Copas de Europa.

Una final en la que tuvo un papel destacado el que fue durante tantos años su compañero y amigo, Cristiano Ronaldo, del que nos cuenta algunas cosas interesantes que demuestran que el liderazgo del portugués iba más allá de su presencia en el campo.

Cuando pienso en todas las finales que he jugado hay una hermosa película que se reproduce en mi cabeza. Pero las imágenes parpadean en marcha atrás, desde el final de la historia hasta el principio.

La final de 2017 contra la Juventus, la película juega: Los chicos están sentados alrededor de la mesa en el almuerzo previo al partido:Casemiro, Danilo, Cristiano y yo. Silencio total. Nadie dice nada. Todos solo mirando su comida. Puedes escuchar los estómagos de las personas haciendo ruidos graciosos, ¿sabes? Pero nadie dice nada. Es muy tenso.

Finalmente, Cristiano dice: “Pregunta, muchachos”.

Decimos: “¿Sí, hermano?”

Cristiano dice: “¿Sólo soy yo quien siente esta presión en el estómago?”

Y todos respondimos al mismo tiempo: “¡Yo también, hermano! ¡Yo también!

¡Nadie quería admitirlo! Pero si este tipo lo siente, entonces todos estamos de acuerdo en admitirlo, ¿sabes? Cristiano es de hielo, es una máquina . ¡Y hasta él se está cagando encima!

Con esto se rompió toda la tensión. Solo él podría haber hecho eso.

Le gritamos al camarero: “Hermano, ¡tráenos un poco de agua con gas! ¡Necesitamos ayuda para conseguir hacer pasar esta comida! ”. A partir de eso, todo fueron risas.

Cuando nos levantamos para irnos al estadio, Cristiano nos dijo exactamente cómo iba a ser el partido. Él dijo: “Al principio, será difícil. Pero en la segunda mitad, ganaremos tranquilamente”.

Nunca olvidaré esto. Él lo predijo. Luego dijo: “Voy a derribarlo , amigos. Voy a derribarlo”. Y lo hicimos, lo derribamos.

Tengo esta imagen de su rostro en mi mente. Está permanentemente grabado.Es tan hermoso. Estas son las historias que les contaré a mis nietos.

Y, sinceramente, dentro de 30 años, cuando les diga que jugué en el mismo césped que Cristiano, como Messi, probablemente me dirán: “Abuelo, ¿nos estás diciendo que marcaron 50 goles en una temporada? Usted está mintiendo. Eres senil ¡Tenemos que llevar al abuelo al médico!”.

Milán en la memoria

Marcelo también nos dejó sus recuerdos de una histórica y durísima final, la vivida en 2016 en Milán ante el Atlético de Madrid. Un partido en el que los de Zidane lograban por penaltis la primera de sus tres Champions consecutivas sufriendo hasta el final.

La final de 2016 contra el Atlético, la película se reproduce: Griezmann está corriendo por el ala y lo estoy marcando. La pelota se queda fuera del campo y por un momento, escucho una pequeña voz gritar desde las gradas.

Normalmente, no escuchas nada durante un partido. No ves a los fans. No piensas en nada más que en tu trabajo. Debido a esto, no sientes ansiedad. Eres libre. Pero para este partido en Milán, tenían a las familias de los jugadores sentados junto a nuestro banco, muy cerca del campo.

De repente, escuché una pequeña voz en la distancia, tan clara; “¡Vamos, papi, vamos! ¡¡Vamos papi!!” Era mi hijo, Enzo.

En ese momento, me dolían los calambres, y escuchar su voz me dio mucha fuerza.

Cuando el partido llegó a los penaltis, puedo ver claramente la imagen en mi cabeza: Lucas Vázquez levantando la bola y girándola con su dedo, como si estuviéramos jugando en el parque. Este chico tranquilo, haciendo algo con tantas pelotas. Recuerdo haber pensado: “¡Este pequeño mocoso! Si no anota, le daremos una buena paliza…”

Entonces pude ver a Lucas anotando, súper genial. Puedo vernos a todos abrazados tan fuerte, esperando que el Atlético lance su penalti. Casemiro de rodillas, rezando. Pepe llorando como un niño. Y recuerdo cómo le digo a Cristiano: “Juanfran va a fallar y tú lo vas a marcar y ganarás por nosotros, hermano”.

Entonces veo a Juanfran desaparecido, y Cristiano lo gana para nosotros. Me veo corriendo 20 kilómetros por hora hacia donde está sentada mi familia, para abrazar a mi esposa y mis hijos. Me veo completamente loco de felicidad”.

El sufrimiento de Lisboa

Tampoco quiso olvidarse Marcelo de aquella histórica final en Lisboa, en la que sin merecerlo, el Real Madrid iba a dejarse su ansiada Décima ante un equipo que apenas había hecho nada para llevarse aquel título.

Sin embargo y, a pesar de todo, llegó aquel histórico minuto 92:48, aquel córner botado por Modric desde la derecha y el testarazo de Ramos que no sólo cambió la historia sino que, sin duda, sentó las bases del Real Madrid que después llegó a ganar tres Champions seguidas más.

“La final de 2014 contra el Atlético también tiene su película: estoy sentado en el banquillo, tan fastidiado porque no soy titular. Pero sigo repitiendo esta frase en mi cabeza que mi abuelo siempre decía. Era un personaje enorme, mundialmente famoso por sus dichos. Antes de jugar al fútbol, ​​solía decirles a sus amigos: “Dejaré todo en este campo. ¡Me voy a dejar la barba, el pelo y el bigote!

En la segunda mitad, empecé a calentar antes de que los entrenadores incluso me digan que caliente. Tan sólo agarro mi peto y me digo “¡Joder!”. Sigo repitiéndome a mí mismo: “Si entro en este partido, lo pondré todo en el campo. Mi pelo. Mi barba. Mi bigote…”

Finalmente, el entrenador se dio la vuelta para decirme que calientase, pero ya estoy caliente. ¡Hay vapor saliendo de mis oídos! ¡Estoy fumando, hermano!

Hasta el día de hoy, no puedo decirte si jugué mal o bien cuando finalmente salté al campo. Solo sé que lo dejé todo en la hierba: mi ira, mi voluntad, incluso el café que bebí antes del partido.

Sé que la visión que todos tienen de este partido es 92:48. El cabezazo. Sergio Ramos. Nuestro líder. Estábamos muertos, calambres, derrotados. Y Sergio nos trajo de vuelta a la vida.

Pero esta no es la película que se ve en mi cabeza. La película que se reproduce en mi cabeza es después de que ganamos, en el vestuario. Estoy hablando con uno de nuestros utilleros, Manolín. Él me dice: “Marcelo, estábamos en el túnel de vestuarios en el minuto 90 y vimos a los utilleros del Atlético. ¡Ya estaban sacando las camisetas de Campeones ! ¡Ya estaban sacando el champán!”

Él está riendo y llorando lágrimas de alegría. Entoces le digo: “Ahora puedo morir feliz“. Esta es la imagen que nunca olvidaré. Los trofeos van a la Sala, pero los recuerdos van a nuestros corazones”.

El fracaso de la temporada pasada

Por otra parte, Marcelo no quiso dejar pasar la oportunidad de sincerarse sobre la desastrosa temporada 2018/2019 en la que el equipo vivió un annus horribilis, con tres entrenadores, constantes cambios y, lo que es peor, fuera de la lucha por los títulos en el mes de marzo.

Por eso, el jugador madridista hizo balance y analiza las claves de lo ocurrido y su diagnóstico es demoledor y comparó lo vivido entonces, su situación actual y lo que él pudo experimentar cuando fichó hace ya casi 13 años por el club blanco.

“Cuatro trofeos de la Liga de Campeones en cinco años, y cada vez, fue brutal . No ves la presión, solo los resultados. En el Real Madrid, no hay un, “Ah, bueno, mañana“. No hermano. Hoy.

La temporada pasada fue un fracaso. Sabemos esto. No ganamos nada. Cero. Fue una experiencia terrible. Pero mi cabeza está en alto, porque nos ha vuelto a dar hambre . Siento una pasión como cuando era un niño pequeño.

La temporada pasada fue un fracaso. Sabemos esto. No ganamos nada. Cero. Fue una experiencia terrible. Pero mi cabeza está en alto, porque nos ha vuelto a dar hambre.
No queríamos hacer ilusiones a todos.

El Real Madrid es un cuento de hadas, ¿recuerdas? No subes a un avión y le dices a tu familia: “Ah, sí, voy a jugar en el Real Madrid, ¡nos vemos más tarde!”  ¡Me voy a cagar! Estás soñando, hermano!

Sabes, cuando subí al avión a España cuando tenía 18 años, no sabía que iba a firmar un contrato real, en ese momento. Pensé que el Real Madrid me traería para echarme un vistazo, tal vez hacer un examen físico. Llegué con mi futura esposa, mi abuelo y mi mejor amigo. Los cuatro y un GPS. Eso es todo lo que teníamos. La única otra persona en Brasil que sabía a dónde iba era mi padre.

Recuerdo estar sentado en las oficinas de las instalaciones del Real Madrid después de mi reconocimiento médico y uno de los entrenadores me dijo: “Bueno, Marcelo, tendrás que comprarte un traje y una corbata para mañana”.

Y de verdad , te juro que esto es cierto, le dije: “Hermano, ¿un traje y una corbata? ¿Para qué?”

Y el chico dijo: “¿A qué te refieres con para qué? Para la presentación . En el Bernabéu, hijo”.

Cuando pusieron el contrato frente a mí, recuerdo que firmé mi nombre muy rápido: Bam Marcelo Vieira da Silva Junior,

Lo habría firmado con mi sangre, hermano. Recuerdo que era un contrato de cinco años, y me propuse estar aquí por 10. Bueno, ya han pasado 13 años, y aquel Marcelinho de Río todavía está aquí.

Lo siento por los que dudan de mí, pero no me voy a ir a ninguna parte. Para mí, ser el jugador extranjero con más tiempo en usar la camiseta del Real Madrid es más que un honor. Es un cuento de hadas. Esto no tiene sentido. Es una locura.

Espero que ahora, después de leer esto, entiendas lo que significa para mí. Tienes que entender de dónde vengo, hermano”.

Sentido homenaje a su abuelo

Por último, Marcelo no quiso olvidarse de su abuelo. Una figura que, sin duda, fue decisiva en su carrera desde bien pequeñito.

En una familia pobre, sin apenas medios, su abuelo se convirtió en pieza fundamental para que aquel chaval no perdiese un solo día de entrenamiento y acabase cumpliendo un sueño que, por la forma en que se despide en su artículo, promete que será por una larga temporada.

“La película final se reproduce en mi cabeza: tengo ocho años. Se nos acabó el dinero. Mi familia no puede pagar la gasolina para llevarme al fútbol todos los días. Entonces mi abuelo hace el sacrificio que cambia mi vida. Él vende su viejo Volkswagen Variant y usa el dinero para pagar el precio del autobús.Todos los días, me lleva a entrenar en el autobús público.

Todos los días, en el abarrotado 410, en el calor, uno al lado del otro, en todo Río.Todos los días, no importa cómo esté jugando, él me dice: “Eres el mejor. ¡Eres Marcelinho! Un día, vas a jugar para Brasil. Algún día te veré en el Maracaná”.

Esta imagen de hace 25 años se reproduce en mi mente en resolución 4K. Todavía puedo oler el interior del autobús. Mi abuelo dio toda su vida por mi sueño.

Sus amigos solían burlarse de él que estaba en la ruina, y él diría una de sus frases de fama mundial. Sacaría los bolsillos de sus pantalones y diría: “Demonios, mírame. ¡No tengo un solo centavo, pero estoy feliz como un hijo de puta! ”

El creyó en mí. Éramos socios Esta es la razón por la que rompí a llorar durante el partido de Liverpool, cuando el balón salió de juego.Todo vino inundando de nuevo a mí. Esta película se reprodujo de nuevo en mi cabeza.

Escucha, no sé cuántas temporadas más me quedan en Madrid. Pero puedo prometerle, juro por Dios, que voy a dejarlo todo en el campo esta temporada. Como dijo mi abuelo: mi cabello, mi barba, mi bigote.

Hay tantas historias detrás de escena que la gente no sabe. Quiero compartir estas historias para que pueda comprender con qué luchamos, de qué nos reímos y hasta dónde hemos llegado. Tengo muchas más historias que contar. Para eso, tendrás que esperar un poco. Próximamente, hermano. Próximamente.

Pero por ahora, tengo un mensaje final para aquellos que han dudado de nosotros.

El Real Madrid volverá.

Puedes poner eso en un póster.

Pégalo en tu pared.

Reza por él todas las noches.

Volveremos”.

Fuente: Theplayerstribune.com

Deja un comentario