Karim Benzema vuelve a hacer historia

Si ha habido un jugador infravalorado y sobre todo tremendamente maltratado por la prensa pero especialmente por el Madridismo, ése ha sido Karim Benzema y prácticamente desde que llegó a la capital de España un 9 de julio de 2009, apenas ocho días después de hacerse oficial su fichaje por el Real Madrid por 35 millones de euros.

Llegó al club blanco con la vitola de gran goleador y como consecuencia del traspaso frustrado de David Villa por el Real Madrid y su figura, siempre controvertida, marcada por la polémica y por las críticas (muchas de ellas exacerbadas e hirientes), nunca ha dejado indiferente a nadie.

De hecho, nadie podía imaginarse que este chico de 21 años ciertamente tímido ante las cámaras amante de la velocidad y con un vida personal un tanto “agitada” (especialmente en sus primeros años), acabaría por convertirse 10 años después, en uno de los principales símbolos del club y que entraría por derecho propio en la historia del club.

Y es que pocas personas pueden presumir de la capacidad de resistencia mental y de adaptación a un medio, a veces tremenda e injustamente hostil, como es el público del Bernabéu de la que ha hecho gala Karim Benzema en todos estos años.

Enterrando a sus críticos a base de goles

Criticado y amado casi a partes iguales, su calidad y sus goles han acabado por imponerse a todos sus críticos y, poco a poco, se ha ido ganando un hueco en la historia del club ya que a día de hoy se ha convertido en el tercer máximo goleador en activo de la Champions League con 62 dianas, de las cuales 50 han sido logradas con la camiseta del Real Madrid.

Pero es que además, con los dos goles anotados ante el Galatasaray de este miércoles -y sólo con la elástica blanca- ha superado a un mito como Alfredo Di Stefano en la lista de goleadores madridistas en la Copa de Europa y ya sólo tiene por delante a Cristiano Ronaldo (122) y a Raúl (71) como máximos artilleros blancos en la historia de la Copa de Europa.

Y es que sus estadísticas son sencillamente asombrosas y no sólo en la Champions. En sus 10 temporadas y media que lleva como jugador del Real Madrid, Karim Benzema es el sexto máximo goleador de la historia del Real Madrid, con 231 dianas, a tan sólo 11 del quinto, que es el mítico Ferenç Puskas, con 242 goles, con un promedio nada desdeñable de 0,48 goles por partido.

Decisivo en casi todos los títulos

Lastrado por el hecho no sólo de llevar el “9”, sino por tener al lado a Cristiano Ronaldo, que asumía todo el protagonismo goleador, siempre se le achacó por parte de sus críticos el hecho de no marcar todos los goles que debería tener un delantero como él.

Sin embargo, salvo en su primera temporada y en la 2017/2018, sus registros goleadores siempre fueron bastante decentes, por encima de los 20 tantos por temporada, destacando sobremanera aquella increíble Liga de los Récords del Madrid de Mourinho, en la que supero la treintena de goles por primera vez en su carrera.

Pero es que en su segundo peor año como madridista, en la citada temporada 2017/2018, Benzema fue decisivo para la conquista de la Champions en Kiev, con sus goles en las semifinales ante el Bayern Munich y en la Final ante el Liverpool.

Como suya fue la foto que ilustrará para siempre la conquista de la Decimosegunda, con aquella inolvidable jugada ante Savic y Giménez para certificar la defunción del Vicente Calderón y sellar el pase a la Final de Cardiff, en un partido que se había puesto cuesta arriba y el equipo estaba sufriendo para aguantar las acometidas de los del Cholo.

Capitán sin brazalete

Además, por si fuese poco, con la salida de Cristiano Ronaldo en el verano de 2017, Benzema se consagró como el verdadero líder espiritual del equipo. De hecho, fue el único capaz de echarse al equipo a la espalda y dar de sí ese salto de calidad que se esperaba de todas aquellas figuras del equipo.

No sólo fue el máximo anotador de la plantilla, con 30 goles, sino que además fue su verdadero alma, el que se encargó de apadrinar a los más jóvenes, aconsejarlos y comportarse sobre el césped como el verdadero capitán aunque sin brazalete, (si bien ya lo ha lucido en alguna ocasión dado que, por antigüedad, es ya el tercer capitán del equipo).

Y este año va por el mismo camino, con un total de 9 goles en 14 partidos disputados (7 en Liga y 2 en Champions) y lidera con mucha diferencia el ránking goleador del Real Madrid en lo que llevamos de temporada.

Pues bien, ahora que las frías estadísticas dicen que ya es parte de la historia más brillante de este club sólo falta que parte de esa afición que aún sigue siendo escéptica para con él, acabe por rendirse ante su figura y le reconozca de una vez todo su mérito.

Deja un comentario