Crónica Real Madrid 2-2 PSG | Champions League (Fase de Grupos)

Karim Benzema, celebrando su primer gol de la noche | Real Madrid 2-2 PSG

Real Madrid 2-2 PSG: “Exhibición impúdica y un resultado injusto”

El fútbol es un deporte a veces maravilloso, que nos hace disfrutar pero a veces es tremendamente injusto, donde no siempre el que hace los méritos para ganar, se lleva el gato al agua.

Pues bien, exactamente esa historia es la que vivimos anoche en el Santiago Bernabéu, donde hubo un equipo que puso el fútbol, en ocasiones absolutamente brillante, las ocasiones, el tesón y las oportunidades y otro, que sin merecerlo, merced a dos zarpazos provocados además por errores propios, se llevó un más que inmerecido punto del feudo madridista, a pesar de haber sido borrado del mapa durante casi los 95 minutos del partido.

Hacía mucho, mucho tiempo que no veíamos una exhibición futbolística, que a veces llegó a ser casi impúdica, como la que dio el Real Madrid anoche. Una exhibición que convirtió a los de Tuchel en una marioneta en manos de los blancos y que, de no haber tenido a Keylor Navas bajo los palos, se habría vuelto a París con una goleada en el zurrón.

Y es que, a pesar de las quejas de los franceses por una jugada polémica casi al final de la primera mitad en la que el VAR deshizo una decisión arbitral que podría haber cambiado el curso del partido, al deshacer el penalti y la roja a Courtois que Soares Dias había decretado, el PSG fue vapuleado durante todo el partido.

La lesión de Hazard, la única nota negativa del partido | Real Madrid 2-2 PSG

La única nota negativa del encuentro fue la lesión de Hazard. El belga tuvo que abandonar el campo ayudado por los médicos del club debido a un fuerte esguince de tobillo provocado por una salvaje coz de Meunier que, por cierto, ni siquiera fue amonestado por el árbitro.

Ahora falta saber el alcance de dicha lesión, para lo cual fue sometido a pruebas anoche en un hospital madrileño y continuarán durante el día de hoy, pero por las palabras de Zidane al acabar el encuentro, todo apunta una lesión más o menos seria.

Por último, reseñar que el público madridista, en un gesto de cuando menos escasa inteligencia, se dedicó a pitar de nuevo a Gareth Bale desde que salió. Incluso hubo gente que pitó antes y durante el lanzamiento de una falta al borde del área, prácticamente al final del encuentro, y que el galés estrelló contra el poste.

Nada menos recomendable en mi opinión que, en un partido que iba cogido con pinzas a pesar de la superioridad madridista, perder las energías en abuchear a uno de los nuestros en vez de en animar y convertir el Bernabéu en una caldera. Pero quién soy yo para cuestionar la sapiencia del autoproclamado público más sabio y autoexigente del mundo…

Una primera parte para el recuerdo

Zinedine Zidane sorprendió a todos con una variante táctica de su habitual 4-3-3, dando entrada a Isco para reforzar el centro del campo, situándolo a caballo entre el ataque y los mediocentros, con libertad para moverse y, sobre todo, dificultar la salida de balón del PSG.

Sorprendió Zidane a todos con la inclusión de Isco en el “once” | Real Madrid 2-2 PSG

Y a fe que lo logró. El Madrid apisonó literalmente a los de Tuchel con una presión altísima de todos sus jugadores, que impedía la salida del balón al PSG y, sobre todo, con una vertiginosa circulación de la pelota.

Absolutamente desmajedado el centro del campo francés, con un inoperante Verratti, el PSG apenas sí lograba cruzar la medular salvo un par de remates fallidos de Icardi, y, con un Hazard estelar, las ocasiones pronto empezaron a caer como fruta madura.

En el minuto 14, Kroos mandó ligeramente alto un disparo “marca de la casa” desde fuera del área aunque quien no falló, apenas tres minutos más tarde, fue Benzema, que sigue con su idilio con el gol.

Tras una gran jugada coral por la banda derecha, iniciada por Hazard y prolongada por Valverde y Carvajal, el balón acabó en los pies de Isco, que remató forzado al palo derecho de Keylor. Entonces apareció Benzema, completamente solo para incrustar el balón en la portería francesa y hacer algo de justicia a un partido que estaba siendo un monólogo madridista.

Espectacular partido de Keylor Navas en su vuelta al Bernabéu | Real Madrid 2-2 PSG

Un monólogo que, con el equipo en ventaja, se acentuó aún más el resto de la primera mitad, en la que el balón se movía a tal velocidad y la presión era tan asfixiante que había que revisar las alineaciones para saber si gente como Di María o Mbappé estaban jugando.

Keylor Navas, por el contrario, era el jugador del conjunto parisino que más veces estaba siendo nombrado ya que fue, de largo, el mejor jugador del PSG, merced a varias intervenciones espectaculares.

La primera, en el minuto 20, cuando sacó de forma felina un córner directo de Kroos. La segunda, en el minuto 27 con el mismo protagonista, Kroos. El alemán volvió a intentarlo desde fuera del área, pero su zapatazo desde la frontal del área se encontró con las manos de Navas, que desvió el balón tras una espectacular estirada.

Como espectacular fue el paradón que le hizo a Carvajal en el minuto 37, tras un duro disparo del lateral madrileño y el que, un par de minutos después, le hizo por abajo a Marcelo a la salida de un córner.

El PSG en este tiempo, prácticamente estuvo desaparecido. Tan sólo un par de detalles reseñables, en forma de disparo lejano de Verratti, al que respondió bien Courtois y una combinación con cierto peligro entre Icardi y Mbappé que finalizó con un disparo muy centrado que el meta belga mandó a córner.

Cuando el partido parecía que iba acabar en su primera mitad, con la sensación flotando en el ambiente de lo corto que era el resultado acorde con los merecimientos de uno y otro equipo, llegó la jugada más polémica de la jornada.

Gueye se llevó un balón dividido tras un claro empujón a Marcelo en el centro del campo, que provocó una contra rapidísima del PSG muy bien llevada por Di María, quien abrió a Icardi, que le había ganado la espalda a Varane y Carvajal. El argentino fue zancadilleado por Courtois en su salida y el colegiado portugués decretó penalti y la expulsión del meta belga.

El VAR protagonista al anular un penalti y una roja a Courtois | Real Madrid 2-2 PSG

Sin embargo, el árbitro fue llamado a capítulo desde la Sala VOR para que acudiese al monitor a revisar la jugada y, tras comprobar que ésta nació de una falta más que evidente del mediocentro senegalés, reculó y anuló el penalti y le retiró la tarjeta roja a Courtois.

Demasiado castigo para un partido ejemplar

La segunda mitad comenzó con el mismo ritmo electrizante de la primera y con un Marcelo, de nuevo muy inspirado en ataque, que a los 30 segundos del reinicio sirvió una auténtica delicatessen desde su banda en forma de pase cruzado para que Benzema sólo tuviese que empujarla en el segundo palo.

Sin embargo, nadie esperaba que surgiese de la nada Keylor Navas para sacar con los pies un balón, en una estirada felina, que todos veíamos ya alojado en el fondo de la red en el segundo gol de la noche.

Tuchel dio entrada en el campo a Neymar pero tampoco funcionó la fórmula. El brasileño fue custodiado a cal y canto por Fede Valverde y Casemiro, a modo de tela de araña que le acabó enredando y apenas sí brilló.

Es más, el PSG aun con Neymar en el campo, seguía sin carburar, entre otras cosas, porque el Real Madrid seguía asfixiando su salida de balón con una presión espectacular, en la que un omnipresente Valverde achuchaba en todo el campo como si no hubiese un mañana.

Con este certero testarazo, Benzema hizo el segundo gol madridista | Real Madrid 2-2 PSG

Isco tuvo una gran oportunidad cuando el cronómetro señalaba la hora de juego, pero su remate a bocajarro en el área pequeña, tras una gran jugada por la izquierda entre Benzema, Hazard y Marcelo, fue desviado a córner por Navas, que seguía agrandando su figura.

Un minuto después, llegó otra jugada polémica que, esta sí, cambió el partido. Soares Dias le perdonó la roja a Meunier tras una durísima patada sin balón al tobillo de Hazard (de hecho, ni siquiera amonestó al defensa belga) y la estrella madridista tuvo que dejar el partido cuatro minutos después, ante la imposibilidad de seguir como consecuencia del golpe, teniendo que ser reemplazado por Bale y el equipo lo notó negativamente.

Con el galés en el campo hubo tiempo para que, por fin y tras muchos intentos, el Real Madrid cosechase el merecido premio del segundo gol. Llegó en el minuto 78 tras una contra llevada por Modric, que había entrado unos minutos antes por Valverde, por la banda derecha.

El croata puso un espectacular balón al área con el exterior que peinó Isco hacia la izquierda donde apareció Marcelo para colocar de nuevo un grandioso pase al área pequeña que encontró la cabeza de Benzema para aumentar la ventaja.

Aquel gol supuso no sólo la tranquilidad sino la relajación de un equipo que se había vaciado y encontraba a falta de 12 minutos para el final el merecido premio a un partido en el que había dominado de principio a fin.

Pero el Real Madrid tiene estas cosas y, apenas un par de minutos después, Ramos cometió un error estúpido al no dejar salir un balón por la banda derecha, que permitió que llegase un peligroso pase al área blanca donde Varane y Courtois se hicieron un lío.

El francés, en un fallo aún más estúpido, en vez de dejar que el balón lo atajase el portero, no acertó a despejar y dejó un balón comodísimo para que Mbappé, que seguía la jugada, empujase con tranquilidad el balón al fondo de la red.

Mbappé acortó distancias tras aprovecharse de un grave error defensivo madridista | Real Madrid 2-2 PSG

Y en plena caraja defensiva, con un PSG que, libre de la presión del centro del campo madridista y sin el aliento de Valverde en la nuca, había empezado a tocar cómodamente la pelota, llegó el empate.

Tan sólo un minuto después del gol de Mbappé, en una jugada colectiva del PSG, el balón le llegó fácil a Sarabia para que, libre de marca, conectase un derechazo espectacular a la escuadra de Courtois que igualó el encuentro, ante la sorpresa generalizada.

Demasiado premio para el PSG, un equipo que no había hecho prácticamente nada y, a la vez, un excesivo castigo para el Real Madrid, que hasta ese momento había puesto el juego y las oportunidades.

Aun así, el Real Madrid se rehizo y volvió a embotellar al conjunto de Tuchel en los últimos minutos y con Rodrygo en el campo en lugar de Isco, tuvo una gran oportunidad en el minuto 86 pero su disparo, tras aprovechar un rechace de Navas a disparo de Carvajal, se marchó excesivamente cruzado.

Eso sí, hubo tiempo también para que Mbappé metiese el miedo en el cuerpo a la parroquia blanca cuando, en el descuento, estrelló su disparo contra el lateral de la red de Courtois en una contra rapidísima que él mismo había iniciado en el centro del campo.

Sin embargo, fue Bale quien tuvo la oportunidad de resarcirse ante el hostil público del Bernabéu cuando, ya con el tiempo vencido, estrelló contra el poste izquierdo de Navas un espectacular lanzamiento de falta al borde del área.

Pero no pudo ser, no era el día y, acto seguido, el árbitro portugués señaló el camino de los vestuarios, con un injustísimo reparto de puntos en el que fue, de largo, el mejor partido de la II Era Zidane y uno de los mejores que hemos visto al Real Madrid en Europa desde al final de Cardiff.

Deja un comentario