Crónica Valencia 1-1 Real Madrid | Jornada 17 Liga Santander

Benzema, celebrando el empate logrado in extremis en Mestalla | Valencia 1-1 Real Madrid

Valencia 1-1 Real Madrid: “Hasta el final, vamos Real”

El Real Madrid se ha llevado un importantísimo punto, logrado a fuego en el descuento en un campo sumamente hostil como es Mestalla y, por qué no decirlo, después de sufrir un pésimo arbitraje, que fue excesivamente contemplativo con el juego duro local y, por contra, rígido en cada infracción madridista.

Y es que el Valencia cometió un error típico que han cometido otros equipos y es el de dar por muerto al Real Madrid antes de tiempo.

Mientras que en las gradas de Mestalla sus aficionados daban por hecho el triunfo en su primer título de la temporada (que es ganarle al Madrid) y en el césped los jugadores valencianistas se encerraron renunciando a darle la puntilla a un equipo moribundo, se olvidaron de que el Real Madrid lleva en su ADN no rendirse jamás ni dar por perdido un partido hasta que el árbitro no pita,

Y lo pagaron, vaya si lo pagaron, con un gol de fe, de casta y de lucha de Benzema, tras un rechace provocado por un cabezazo de Courtois a la salida del último córner del partido y ese punto, justo y merecido si analizamos el partido de ambos equipos, se vino para Madrid, permitiendo viajar a Barcelona este miércoles sin perder la estela del club azulgrana.

Eso sí, en la línea arbitral de siempre, Sánchez Martínez (un árbitro no diré que hostil pero sí cuando menos, poco favorable al Real Madrid), volvió a hacer gala de una lametable doble vara de medir a la hora de repartir justicia. Permitió la brusquedad, en ocasiones rayana en la violencia, dejando sin sancionar un puñado de patadas y empujones de los locales y mostrándose implacable con los jugadores madridistas.

Que Wass acabase el partido, como en su día Wakasso el día del Alavés por ejemplo, fue un insulto al fair play, especialmente después de dos acciones merecedoras por sí solas de cartulina roja, como un codazo a los riñones de Nacho en la primera mitad y un tremendo pisotón a Vinicius en la segunda que ni siquiera fueron dignas de amonestación por parte del colegiado

Una primera parte de dominio absoluto madridista

Había muchas dudas sobre si Zidane se atrevería a sacar a Casemiro, cuya presencia en el Clásico pendía de un hilo, en concreto, de ver una quinta amarilla que, tras analizar el arbitraje de hoy, no me quedan dudas de que el brasileño la habría visto.

Zidane alineó en Mestalla un “once” casi de gala, aunque sin Casemiro | Valencia 1-1 Real Madrid

Pues bien, el centrocampista carioca se quedó en el banquillo, dejando la manija del equipo a Kroos, Modric, Valverde e Isco, en un intento por dotar de “más madera” al centro del campo blanco, hoy de verde esperanza, y de tener más jugadores en una zona donde el Valencia iba a poner toda la carne en el asador, especialmente en la presión a la hora de sacar la pelota.

Sin embargo, el dibujo de Celades, si es que pudo prever algo parecido, se fue al traste enseguida porque el Real Madrid literalmente borró del mapa a su equipo durante prácticamente la primera media hora.

30 minutos de monólogo madridista, de circulación vertiginosa de balón, de verticalidad y de juego colectivo que desarbolaron de principio a fin las previsiones valencianistas y que hicieron que el partido se jugase prácticamente en el área local.

La verdadera pena de esto es la proverbial falta de gol del Real Madrid, de la que lleva una buena temporada adoleciendo, porque si por juego y ocasiones hubiese sido, a nadie le hubiese sorprendido que el partido se hubiese ido al descanso con una buena goleada a favor de los de Zidane.

Durante la primera media hora, se sucedieron las oportunidades a favor del Real Madrid pero, o se encontraron con Jaume Doménech o directamente se marcharon fuera por bien poco. Apenas cinco minutos necesitó el Real Madrid para avisar seriamente con un gran disparo de Valverde desde la frontal al que respondió el meta valencianista de forma espectacular.

Karim Benzema volvió a ser el eje vertebrador del ataque madridista | Valencia 1-1 Real Madrid

Más flojo fue el disparo de Benzema que acabó en las manos de Jaume tan solo cuatro minutos después, tras una gran jugada de Modric. Un Jaume que, de nuevo, volvió a lucirse en el minuto 13 con un zapatazo desde fuera del área, “marca de la casa” a cargo de Toni Kroos.

En pleno aluvión madridista, Benzema volvió a tenerla al filo del cuarto de hora de partido pero su testarazo a pase de Nacho se marchó fuera cuando el francés tenía todo para marcar. Incluso Modric y Rodrygo pudieron adelantar al equipo de forma consecutiva en los minutos 18 y 19 pero en el primer caso, el croata quiso ajustar tanto su disparo al palo izquierdo que se marchó fuera por poco y en el segundo, el brasileño cabeceó sin fe y su remate acabó mansamente en las manos de Jaume.

No fue hasta la primera media hora de juego cuando el Valencia comenzó a desperezarse y a sacudirse el dominio madridista y, con más corazón que juego, empezó a asomar la patita y dar sus primeras muestras de peligro con dos zarpazos casi consecutivos. Un testarazo flojo de Garay y otro de Ferrán, que se marchó por encima del larguero de Courtois fueron los primeros avisos de los de Celades.

A partir de ese momento, el partido decayó en ritmo y oportunidades y el juego se hizo más espeso y trabado hasta que se cumplió el tiempo reglamentario y los dos equipos se fueron a la ducha con la sensación de que ese marcador no había reflejado los méritos de uno y otro.

Courtois, héroe por accidente

En la segunda parte el Madrid sufrió una terrible y profunda metamorfosis, motivada sobre todo por el desfondamiento del centro del campo de los Zidane, especialmente en las figuras de un desaparecido Isco y un Modric, al que un partido tan intenso como éste se le había empezado a atragantar.

Courtois estuvo providencial para evitar el gol de Ferrán al inicio de la segunda mitad | Valencia 1-1 Real Madrid

El Valencia se hizo más fuerte en el centro del campo y, de la mano de un gran Parejo, le dio la vuelta a la tortilla y de dominado a profundo dominador y, aun sin crear excesivo peligro, parecía que iba poco a poco desplazando al Madrid del partido.

Courtois tuvo que lucirse con una gran salida ante Ferrán cuando sólo se llevaban unos pocos segundos de juego tras la reanudación, cuando le ganó la espalda a la defensa tras un inoportuno resbalón de Sergio Ramos.

Pero ésa fue la mejor y quizás, la única gran oportunidad de la que dispuso el Valencia durante la segunda mitad, en la que por coraje e intensidad, y en gran medida debido al hecho de que el centro del campo madridista se volvió transparente y Valverde, en labores de stopper, no daba abasto ante las acometidas valencianistas.

Con Bale y Vinicius calentando, todo lo más que pudimos ver del Real Madrid fue un remate flojo de cabeza de Isco a pase de un irreconocible Rodrygo en el que el malagueño se adelantó a un Benzema mejor colocado al filo de la hora del partido.

A partir de ahí, con Bale y Vinicius en el campo por Isco y Rodrygo, se esperaba que el partido, cada vez más denso y con un Madrid cada vez más aculado en su área, pudiese romperse pero ni por esas. Ni uno ni otro jugador salieron enchufados y prácticamente no olieron la pelota, entre otras cosas porque el juego ofensivo del equipo, sin saber bien por qué, se canalizó casi en exclusiva por la derecha, a pies de un desacertado Carvajal.

Vinicius no tuvo su día en Mestalla | Valencia 1-1 Real Madrid

Sin embargo y, a pesar del escaso o nulo protagonismo de los recién incorporados, el cambio de esquema, pasando del 4-4-2 inicial a un claro 4-3-3 por parte de Zidane se le atragantó a los de Celades ,que empezaron poco a poco a ceder terreno y a ver cómo el Madrid recuperaba el control del partido.

Pero el fútbol tiene estas cosas y cuando peor pintaban las cosas para el Valencia, que empezaba a dar muestras además de una profunda fatiga física, en el minuto 78 se encontró con un error en el despeje de Nacho ante Wass propició una buena triangulación con Rodrygo y el danés, casi desde la cal colocó un gran pase atrás para la llegada de Ferrán desde segunda línea para sorprender y machacar a Courtois con un duro disparo prácticamente desde el área pequeña.

Un duro golpe para el Madrid que castigaba en exceso el único error en defensa de todo el partido y le daba inicialmente tres puntos más que inmerecidos a un Valencia que no había hecho gran cosa en esos casi 80 minutos.

Zidane decidió apostar el todo por el todo e inmediatamente dio entrada a Jovic por un agotadísimo e inoperante Modric y se lanzó a por el empate y, aunque el Valencia se defendió bien, cometió un grave error como es el de pensar que, con el tiempo cumplido, el partido ya era suyo y se relajó cuando el cuarto árbitro presentó la tabilla con un descuento de apenas cuatro minutos.

Y aunque intentó que no se jugase mucho más, un error arbitral de Sánchez Martínez a la hora de sancionar con una rigurosísima amarilla a Fede Valverde por una entrada por detrás en la que ni siquiera toca a su rival, propició que el partido estuviese parado casi dos minutos, con el colegiado intentando deshacer el entuerto, quitándole la amarilla al uruguayo y asignándosela a Jovic, que pasaba por ahí.

El remate de Courtois fue clave para provocar el empate | Valencia 1-1 Real Madrid

Un tiempo precioso que hizo que el Real Madrid tuviese la oportunidad de montar un último ataque, casi con el tiempo vencido merced a una gran jugada personal de Benzema, cuyo disparo acabó en córner.

Y ahí es donde surgió la épica. El saque de esquina, ya con el crono fuera de los cuatro minutos inicialmente marcados como descuento, botado por Kroos fue rematado de forma magistral por Courtois, que se había incorporado al ataque sorprendiendo a todos.

El balón rechazado por Jaume quedó muerto en el área y, tras unos segundos de indecisión, acabó en las botas de Benzema, que fusiló al meta valencianista cuando algunos ya habían encendido la traca para festejar un triunfo que, finalmente no se produjo y ese punto, logrado a sangre y fuego en el último instante del partido, supo a victoria y permite ahora al Real Madrid afrontar el Clásico en igualdad de puntos que su eterno rival.

Deja una respuesta