Crónica Real Madrid 0-0 Athletic de Bilbao | Jornada 18 Liga Santander

Miltao tuvo que abandonar el campo lesionado tras un codazo de Kodro | Real Madrid 0-0 Athletic de Bilbao

Real Madrid 0-0 Athletic de Bilbao: “Sin gol no hay paraíso”

Hay una máxima en el mundo del fútbol que se suele cumplir con inexorable exactitud y es que quien perdona, lo acaba pagando. Y así ha vuelto a ocurrir por tercera vez en apenas una semana.

Y, aunque esta vez esa regla no escrita no se ha cumplido del todo y el Real Madrid no ha perdido, lo cierto es que su falta de tino y, por qué no decirlo, un buen puñado de mala suerte, han impedido a los de Zidane sumar tres importantes puntos para seguir en la lucha por el título.

De nuevo, el Real Madrid ha jugado un buen partido -un magnífico partido en líneas generales me atrevería a decir- en el que dominó a los de Garitano, tuvo las mejores oportunidades y puso todo para ganar, finalmente y como ocurrió contra el Valencia en Mestalla o contra el Barça en el Nou Camp, no se logró el premio de la victoria y otros dos puntos volaron del Bernabéu.

Sin embargo, y a diferencia de otras ocasiones (p.ej.: el día del Valladolid o el del Betis), el Real Madrid fue muy superior a su rival en todas las facetas del juego y los postes, hasta tres, y el desacierto rematador de Benzema y Vinicius, unido a un de nuevo mal arbitraje, excesivamente permisivo en la dureza rival, impidió a los de Zidane llevarse un más que merecido triunfo.

Cordero Vega y su laxitud con el Athletic de Bilbao

En este sentido, no quiero olvidarme del sibilino y artero arbitraje del cántabro Cordero Vega. Sin llegar a ser algo tan escandaloso como lo del miércoles en el Nou Camp, resulta curioso lo de este colegiado.

Los “once” de ZIdane para enfrentarse a los leones | Real Madrid 0-0 Athletic de Bilbao

Un tipo que, con dos temporadas en Primera División, promedia en torno a cinco amarillas por partido y que, sin embargo, en este encuentro y a pesar de las 14 faltas señaladas a los vascos, algunas de cierta dureza, se fueron sin una mísera amonestación. Por contra, el Real Madrid, que hizo sólo ocho, sí vio una amarilla en la figura de Sergio Ramos.

Así, desde luego, es francamente más sencillo plantear un esquema defensivo y de agresividad en la presión si se deja a la defensa rival repartir a destajo impunemente. Y a sensu contrario, resulta más difícil desplegar tu juego si, como ocurrió ayer, los rivales te cosen a patadas sin castigo. Algo que, desgraciadamente, ya hemos visto en otros campos esta misma temporada y parece que no va a tener fin.

La carencia de gol, protagonista en la primera mitad

En lo meramente deportivo, decir que el Real Madrid salió en tromba con un esperado 4-3-3, ante la ausencia de Casemiro por sanción, con la sorpresa de la dupla brasileña Rodrygo y Vinicius, acompañando a Benzema en el ataque y la presencia de Modric en el once, en detrimento de Isco.

Ni 10 minutos tardó el Real Madrid en poner cerco a la meta de Unai, con una magnífica pared entre Benzema y Vinicius. El brasileño se plantó ante el portero vasco pero, como casi siempre, tiró al muñeco y la mala suerte quiso que el rechace le volviera al delantero pero de forma atropellada y el balón se acabó perdiendo por la línea de fondo.

Vinicius volvió a adolecer de su alarmante falta de gol | Real Madrid 0-0 Athletic de Bilbao

Apenas 10 minutos después, y por el mismo carril izquierdo, Kroos  rompió por velocidad a la poblada defensa vizcaína y se plantó ante Unai. La desgracia quiso que su disparo se encontrase con el cuerpo del meta vasco y la pelota, rebotada, acabó impactando en el larguero y botó prácticamente en la línea, en la que fue la primera muestra del infortunio que acabó con las ilusiones de los de Zidane.

Al filo de la media hora de juego, Benzema remató de cabeza un gran centro desde la derecha de Rodrygo pero no era el día del francés, que mandó el balón a las manos de Unai. El mismo Benzema la volvió a tener un minuto más tarde cuando, aprovechando un gran pase de Kroos a la espalda de la defensa, dejó completamente solo al francés quien, tras regatear al portero, se escoró demasiado a la derecha y su disparo, casi sin ángulo, lo sacó Unai Núñez bajo palos cuando ya se cantaba el primer gol.

El rebote le cayó a Vinicius en el área pequeña pero dudó unas décimas de segundo a la hora de elegir el remate y esas dudas permitieron la reacción de la defensa, que le arrebató el balón cuando iba a remachar a puerta vacía.

Incluso Benzema, hoy con la pólvora mojada, en el minuto 37 volvió a mandar un nuevo remate franco de cabeza contra el cuerpo de Unai, tras otro excepcional servicio de Rodrygo desde su banda.

A todo esto, el Athletic de Bilbao prácticamente no había cruzado el centro del campo salvo para un par de galopadas de Iñaki Wiliiams, una de las cuales en el minuto 22 obligó a lucirse a Courtois por primera y casi única vez en toda la primera mitad.

Sergio Ramos estuvo más tiempo en el ataque que en la defensa madridista | Real Madrid 0-0 Athletic de Bilbao

Eso sí, de no haber sido por la intervención del VAR, como suele ocurrirle al Real Madrid, estuvo a punto de irse al descanso con un gol en contra, cuando en el minuto 44 Kodro recibió un gran pase de Vesga y fulminó a Courtois con un excepcional zapatazo. Sin embargo, el colegiado cántabro anuló el gol por posición antrreglamentaria del hijo del mítico Meho Kodro.

Exceso de centros y más postes en la segunda parte

La segunda parte presentó un dibujo muy similar al de la primera. Incluso peor porque el Athletic de Bilbao saltó al campo con la idea de cortocircuitar la zona de creación de los de Zidane y para ello juntó salvajemente sus líneas, llegando a apelotonar hasta 10 jugadores entre la frontal de su área y la zona del centro del campo.

Esto hizo que el Real Madrid tuviese que buscar huecos por donde era más que imposible, a base de bascular el balón de una banda a otro, con Carvajal y Mendy, hoy absolutamente inoperantes, abusando del recurso del centro al área, buscando las cabezas de Benzema y un desatado Ramos, que se convirtió en un delantero más durante casi todo este período.

Kodro retiró de la circulación a Militao en el minuto 52 con un manotazo indecente, para zafarse de la presión del brasileño que impactó directamente sobre su rostro. La dureza del golpe fue tal, que el defensa madridista quedó completamente mareado y el jugador tuvo que abandonar el campo, dejando su lugar a Nacho. Una jugada que, dicho sea de paso, se saldó sin sanción para el delantero del Athletic.

La entrada de Nacho fue providencial porque a los cuatro minutos de estar en el campo estrelló contra el larguero un espectacular testarazo un córner botado por Kroos desde la derecha.

Nacho remató al larguero en una jugada en la que se pidió penalti | Real Madrid 0-0 Athletic de Bilbao

En el minuto 62 Bale entró en el campo en el lugar de Rodrygo pero pronto se vio que ésta tampoco iba a ser su noche, entre otras cosas, porque casi desde el primer minuto se vio desplazado por un cada vez más inoperante Carvajal se dedicó a ocupar su “espacio vital”, cuya peligrosidad es menor y se limita a disparos lejanos como el que casi colocó a la escuadra de Unai en el minuto 70.

Eso sí, al César lo que es del César y Carvajal, un par de minutos antes del disparo del galés, le quitó in extremis un balón a Williams cuando se disponía a marcar con un espectacular tackling, en la que fue la única ocasión que los de Garitano encararon el marco de Courtois en la segunda parte.

A todo esto, el cronómetro iba avanzando inexorablemente y los nervios empezaron a aflorar en el ambiente y el abuso de los centros, especialmente desde la derecha, aunque ni Vinicius ni Mendy por las escasas ocasiones en que el juego ofensivo se canalizó por la izquierda, tampoco le anduvieron a la zaga del de Leganés.

Ante ese aluvión de pases, Zidane dio entrada a Jovic en el minuto 72 para intentar aprovechar algún balón aéreo, pero ni por esas ya que la práctica totalidad de esos balones eran pasto de los centrales.

Todos menos en un gran balón de Carvajal por la derecha en el minuto 85, en el único pase acertado que dio en la segunda mitad, que cazó Jovic en el aire con un gran cabezazo casi desde el punto de penalti, pero el balón se fue al poste derecho de Unai.

Jovic se lamenta tras mandar un balón al palo | Real Madrid 0-0 Athletic de Bilbao

A pesar de los seis minutos de descuento y con el equipo tirando de épica como en Mestalla, intentó lo imposible pero el oficio de los jugadores del Athletic, perdiendo tiempo y fingiendo lesiones, logró que apenas se jugase.

Es más, a punto de acabar el partido, Villalibre fusiló de cabeza a Courtois prácticamente en boca de gol, al que el respondió el belga con una espectacular palomita, aunque la jugada ya había quedado anulado por fuera de juego del delantero vasco.

Y sin tiempo para más, y sin dar un instante más de los seis minutos pactados, se cerró el año 2019 en el Bernabéu con dos puntos más que vuelan, y otra vez más, de forma injusta, haciendo que el Real Madrid se vaya al parón navideño ligeramente descolgado del Barça.

Deja una respuesta