¡FeliIZZ Blanca Navidad y próspero año nuevo, madridistas!

El fútbol español despidió el año I después de las tres Champions consecutivas del Real Madrid Club de Fútbol en el Santiago Bernabéu.

Si en el calendario chino el 2019 ha sido el año del cerdo, para los antimadridistas, bien podríamos decir que ha sido el año del quokka; pequeño marsupial nativo de un rincón sudoccidental de Australia y considerado uno de los animales más felices de la Tierra.

Tocaba respirar y aliviar la desazón que provoca -para muchos- ver al Real Madrid salir triunfador año tras año de la competición en la que ha sido campeón por decimotercera vez. Competición de la que es el Rey. Competición en la que nunca ha dejado de ser el Rey a pesar de que según ciertas lenguas nos quieran convencer de que “Messi gana cuanto quiere”.

Ha sido un año que quedará para la historia dorada de aquellos que disfrutan y celebran los años en blanco del club de Concha Espina con el mismo énfasis que celebran los títulos de los equipos que presuntamente dicen ser.

Lo que no sabemos -porque no somos de visitar bazares con aires de salas de trofeos- si algún club añadirá a sus vitrinas el año uno -en blanco- después de las tres Champions consecutivas del Real Madrid Club de Fútbol junto con el “no fuimos campeones de Europa por culpa del hijo de la Paqui cuando ya casi lo éramos”.

Ya nos esperamos cualquier cosa de los del pueblo, como de igual modo nos esperamos y podemos presagiar que a los niños de La Masía Olvidada los hagan recitar en la fiesta navideña con la que culmina el primer tristemente del curso escolar los años en blanco del Real Madrid como cantan los niños del San Ildefonso en el día de la lotería nacional el número del gordo.

Porque ya lo dijo Mourinho, allí desde pequeñitos, los enseñan a odiar al Real Madrid, les enseñan a odiar la grandeza del Real Madrid. Tampoco sabemos si desde la era del inventor fúpbol a estos pobres críos los adoctrinan con la técnica albondiguera del clásico revolcón en sus clases de educación física.

Yo hasta me imagino a estos muchachos haciendo un corrillo pidiendo más tiempo de recreo al profesor que toca el silbato pitando el final del tiempo de descanso. Sí, a mi también me parece todo muy subrrealista, pero cuidado, que lo de la Paqui dicen que ahí está.

Adiós al 2019. Bye bye al año uno después de las tres Champions consecutivas del Real Madrid Club de Fútbol, y que tanta ‘feliZidane’ traiga, como tanta felicidad ha dejado.

“Que el antimadridismo celebre el fin de año y el madridismo, el comienzo del nuevo”

Twitter: @SoyVikingo_MSur

Deja un comentario