Crónica Getafe 0-3 Real Madrid | Jornada 19 Liga Santander

Raphäel Varane celebrando su segundo tanto de la tarde | Getafe 0-3 Real Madrid

Getafe 0-3 Real Madrid: “Las gallinas que entran por las que van saliendo”

Uno de mis humoristas favoritos de los últimos 20 años ha sido José Mota, bien en su época con Juan Muñoz en Cruz y Raya pero también en solitario y una de las cosas que más me han gustado de él siempre ha sido su capacidad para inventarse frases lapidarias.

Pues bien, te preguntarás, querido lector, qué tiene que ver José Mota y sus dichos con el Real Madrid y una crónica futbolística. Muy sencillo, lo ocurrido hoy en el Alfonso Pérez getafense es la viva imagen de esa frase del humorista manchego que decía eso de “las gallinas que entran por las que van saliendo”.

¿Y por qué? Porque de la misma forma que nos hemos dejado puntos esta temporada en partidos que merecimos ganar holgadamente y que, por errores nuestros o arbitrales o sencillamente por la mala suerte, no pudimos ganar, esta tarde hemos experimentado justo lo contrario.

Esto es, hemos sacado tres puntos, tres vitales y trabajadísimos puntos, ante un rival como el Getafe, un equipo rocoso y difícil de batir en su feudo gracias, entre otras cosas, al trabajo ingente e ímprobo de un tipo como Bordalás, que ha hecho de la lucha, la presión alta y el juego duro su seña de identidad.

El equipo de Bordalás mostró todas sus armas sobre el césped | Getafe 0-3 Real Madrid

La prueba está en que desde su llegada al club azulón en 2016, nadie, repito, absolutamente nadie había conseguido hacerle tres goles en su feudo al Getafe. Nadie, salvo el patrón de los imposibles, es decir, el Real Madrid de Zidane. El equipo acostumbrado a batir marcas que otros nunca pudieron batir.

Un dato, por cierto, que muy amablemente me ha hecho llegar esta misma tarde mi gran amigo y estrecho colaborador de nuestra web hermana Objetivo Cibeles y de esta casa, el gran Juan P. Frutos (@juanpfrutos en Twitter y para quien aún no lo conozca, un tipo excelente como persona y una cuenta imprescindible para cualquier madridista que se precie).

Así pues, ya tocaba vivir la otra versión de esta película que, por desgracia, hemos venido padeciendo esta misma temporada, así a bote pronto, en al menos cinco partidos (Valladolid, Betis, Valencia, Barça y Athletic de Bilbao). Partidos en los que el Madrid dominó, tiró mucho más a puerta y mereció mejor suerte pero, cosas del fútbol, acabó empatando.

Tres puntos, logrados a sangre y fuego, con mucho oficio que sirvieron para que el Madrid durmiese como líder, especialmente tras el inesperado tropiezo del Barça en su duelo en Cornellá ante el Espanyol. Y para que los de Zidane afronten el reto de la Supercopa este miércoles ante el Valencia con la tranquilidad necesaria para optar al primer título de la temporada.

Un Real Madrid práctico y poco brillante en la primera mitad

Hoy el Madrid ha sido el menos vistoso y el más currante de los últimos meses, en un partido que fue de todo menos de guante blanco ante un equipo aguerrido, rocoso y áspero que le puso las cosas francamente difíciles a los de Zidane en la primera mitad.

De hecho, el Real Madrid, fue literalmente sacado del partido en el primer período. Y eso a pesar de que salió al partido con alguna que otra “sorpresilla” en el once, como fueron las ausencias de Sergio Ramos y Fede Valverde y la presencia de Militao y Modric, junto a Isco en un dibujo de 4-4-2 con el fin de tratar de facilitar la salida de balón con más toque, con el fin de salvar la esperada presión azulona.

Zidane sorprendió de nuevo, dejando fuera a Ramos y Valverde | Getafe 0-1 Real Madrid

Sin embargo, como digo, aquello no funcionó y pronto se vio que el Real Madrid iba a tener que sudar tinta china para ganar ese partido. Con una presión asfixiante, prácticamente desde el msimo saque de centro y apretando de lo lindo hasta el mismo Courtois, los de Zidane nunca lograron encontrarse cómodos, especialmente en la primera parte.

De hecho, el Real Madrid apenas sí pudo disponer de ocasiones en todo este período. Y eso a pesar de que tan solo hubo que esperar algo más de dos minutos para ver el primer acercamiento del Real Madrid a los dominios azulones y de forma casual, cuando un pelotazo de Varane sorteó a la defensa del Getafe y dejó solo a Bale ante Rico pero el galés no controló bien el balón y acabó encontrándose con el ex-portero del Sevilla.

A partir de ahí, unos minutos de angustiosa presión en la salida del balón acompañada de un festival de patadas al que Munuera Montero no parecía interesarle, al menos desde el punto de vista disciplinario, especialmente haciendo la vista gorda con Nyom, que en menos de un cuarto de hora ya había repartido estopa como para alicatar tres cuartos de hora sin hacerse acreedor a una sola tarjeta. Y algo parecido ocurrió con Angel, Cucurella, Damián y Arambarri.

En cualquier caso, el hecho era que el Real Madrid estaba ciertamente atenazado y apenas podía cruzar el centro del campo mientras que el Getafe ya había puesto a prueba a Courtois a los 23 minutos.

A base de empuje y aprovechando su típico juego, basado en el poderío a balón parado y aprovechando las segundas jugadas, Arambarri se despachó un espectacular volea desde la frontal del área tras un mal despeje de Varane, al que un inspiradísimo Courtois respondió con una no menos espectacular palomita, en su primera gran intervención de la tarde.

Courtois dio un auténtico recital y sostuvo al equipo en la primera parte | Getafe 0-3 Real Madrid

Incluso Cabrera unos pocos minutos más tarde pudo marcar tras enganchar un increíble remate casi sin ángulo que estuvo a punto de sorprender a Courtois y que se marchó fuera por bien poco.

Pero en esta ocasión, el fútbol tiene estas cosas y en la primera oportunidad que miraba la portería de Sergio Rico se encontró con un regalo inesperado. En el minuto 33, Mendy colgaba desde su banda un gran pase al punto de penalti hacia la cabeza de Varane. Sergio Rico midió mal y no llegó a detener el testarazo del francés, quien casi sin querer, se encontró con el primer tanto.

Aquello no arredró en absoluto a las huestes de Bordalás, que siguió haciendo su juego. Repartiendo de lo lindo y empujando al Madrid hacia atrás, impidiéndole sacar la pelota con un mínimo control. Eso hizo que el Getafe no se fuese en ningún momento del partido y, con más corazón que fútbol, volvió a meter en problemas a los blancos que, salvo una ocasión en el minuto 41 ya no se acercaron a los dominios de David Soria.

Una oportunidad en la que Benzema volvió a hacer magia, bajando del cielo un balón lejano de Varane y burlando a sus dos defensores con un simple gesto, pero se escoró demasiado y su remate, muy forzado, se encontró al meta azulón, que esta vez sí, no falló y desvió a córner el disparo del francés.

David Soria ayudó bastante en la consecución del primer gol madridista | Getafe 0-3 Real Madrid

Entretanto, nuevamente Courtois salvó al Real Madrid con tres intervenciones magistrales. La primera en el minuto 37 cuando desvió a córner un tremendo disparo de Fajr desde fuera del área, la segunda en el 43 con otro disparo duro y raso, junto al palo izquierdo que sacó bien el belga. Por último, Courtois se volvió a lucir desviando de forma inverosímil un cabezazo de Cabrera a bocajarro en el mismo área pequeña.

Una segunda parte sin apuros

Tras el descanso, el partido empezó por los mismos derroteros que había acabado la primera parte. Es decir, presión alta, “rascando” bien abajo y mucho garra para dinamitar la salida de balón de los centrocampistas que, dicho sea de paso, no estaban brillando para nada. Con Modric e Isco absolutamente cortocircuitados y con Casemiro ayudando a destajo en defensa. sólo quedaba la opción de Kroos para sacar la pelota. Demasiado poco para un partido tan duro.

Sin embargo, la Diosa Fortuna volvió a estar del lado de los de Zidane y así, en el minuto 52, es decir, apenas siete minutos después de la reanudación, Kroos botó una falta lateral desde la derecha con su maestría habitual y Varane, ocupando la posición de “9” remató de nuevo de cabeza a la red, prácticamente sin oposición.

Ese golpe sí que fue ya lo suficientemente duro para los de Bordalás, que ya no presionaban como antes. Eso sí, Bordalás reaccionó con valentía al apostar por un 4-3-3, dando entrada a un delantero como Jorge Molina y retirando a Fajr.

Karim Benzema, muy desaparecido hoy, celebrando uno de los goles de Varane | Getafe 0-3 Real Madrid

Eso hizo que hubiese más huecos y pronto lo aprovechó Bale para recoger un buen centro a la espalda de la defensa y se plantó solo ante Sergio Rico pero su intento de vaselina se quedó corto y la pelota acabó en las manos del meta sevillano.

Daba la sensación que los de Zidane tenían controlado el partido a pesar del empuje del Getafe que. con un atacante más, es cierto que achuchaban de lo lindo. Sin embargo, y gracias al trabajo de toda la defensa, encabezada por un imperial Varane y un muy entonado Militao, no quedó en nada y a diferencia de la primera parte, ya no tuvimos que ver más a Courtois en el resto del encuentro.

A todo esto, con el partido cada vez más roto, Zidane dio entrada a Vinicius y Fede Valverde por un cansado Kroos y un desaparecido Isco en el minuto 68, con el fin de encontrarle las cosquillas a la defensa azulona y unos minutos más tarde, a Jovic por Benzema, hoy inoperante.

Y casi lo logra casi al final del partido cuando Jovic protagonizó una gran jugada personal y cedió a Vinicius, que entraba completamente solo por la izquierda pero el brasileño sigue con su particular cruzada con el gol y falló estrepitosamente. Controló mal, se adelantó demasiado el balón y no pudo definir ante Sergio Rico.

Momento en el Modric anota el tercer gol pese al empujón de Cucurella | Getafe 0-3 Real Madrid

Quien sí tuvo más fortuna fue Luka Modric. La última jugada del partido, ya en el descuento, fue una obra maestra del contragolpe, tantas veces denostado y ahora de nuevo de moda. Robó Mendy en defensa, cedió a Bale en el centro del campo y éste se despachó un pase de auténtico lujo a la banda izquierda donde apareció Valverde.

El uruguayo, que con campo abierto y el balón en los pies es un potro desbocado, se pegó una carrera de casi 40 metros dejando atrás a sus rivales y cuando llegó al área vio a Modric desmarcado, y a pesar del empujón de Cucurella, que corría detrás de él, anotó el tercero para cerrar la goleada y el partido.

1 pensamiento en “Crónica Getafe 0-3 Real Madrid | Jornada 19 Liga Santander”

  1. Hay que corregir: Mendy no robó en la jugada del 3er gol. Fue Vinicius el que robó el balón y pasó a Mendy a pesar de un empujón descarado.

Deja un comentario