Crónica Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid | Supercopa (Final)

El Real Madrid volvió a levantar un título un año después | Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid

Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid: “Valverde o el palo de Dios”

El Real Madrid se ha vuelto a imponer en una nueva final al Atlético de Madrid y, de nuevo, como en un deja vu infernal, lo ha vuelto a hacer en una tanda de penaltis y, de nuevo, con un tiro al palo y una actuación sobresaliente de nuestros lanzadores.

Si en el año 2016 el protagonista fue Lucas Vázquez y su desparpajo, el de hoy ha sido Rodrygo, con un lanzamiento espectacular, demostrando unos nervios de acero y un aplomo impropios de un chico de su edad ante un compromiso de este calibre.

Sin embargo, el gran protagonista (por diversos motivos) fue Fede Valverde, cuya expulsión pasará a la historia del club como una de las jugadas más aclamadas de los últimos años. Y es que pocas veces una expulsión pudo ser más rentable y decisivas que la que sufrió ayer el “Pajarito”, en una jugada que marcó -en este caso para bien y como veremos más tarde- el devenir de la Final.

Pero empecemos las cosas por el principio. El partido fue un clon de lo vivido esta misma temporada en el Wanda Metropolitano, en el que los del Cholo plantearon un partido espeso, feo, difícil y fiándolo todo a una contra o un despiste madridista. Mucho fútbol destructivo, con los 10 jugadores de campo metidos en su zona defensiva, haciendo casi imposible el fútbol-control que trajo Zidane bajo el brazo.

Por eso no debería sorprender a nadie que, salvo unos minutos en la primera parte y en otros tramos pequeños de la prórroga, el Real Madrid fuese amo y señor del partido pero sin apenas profundidad, forzado como ya hemos visto en otras ocasiones, a una sucesión de centros sin sentido desde las bandas y con un juego ofensivo bastante pobre.

Aun así, el Real Madrid fue indudable merecedor del triunfo ya que, al menos en los 90 minutos reglamentarios fue el único que apostó por la victoria y dispuso, además, de las mejores oportunidades.

Courtois fue el gran protagonista de la Final gracias a sus paradas El Real Madrid volvió a levantar un título un año después | Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid

La prórroga, por contra, y a medida que la fatiga fue haciendo efecto en los jugadores, llevó a los del Cholo a romper mínimamente su estricto armazón defensivo y el partido tuvo más movilidad y emoción, con ocasiones claras para ambos equipos, especialmente para el Atlético de Madrid.

Sin embargo, los rojiblancos se encontraron entonces con la figura inconmensurable de Thibaut Courtois, que tuvo varias intervenciones prodigiosas, especialmente una, casi al final de los 120 minutos en los que sacó de forma milagrosa un balón desviado por Mendy que todos veíamos dentro.

Una primera parte tan tensa como aburrida

Zidane apostó por repetir el once que salió ante el Valencia y que tan buen resultado le dio. Esto es, volvió a sacar un 4-5-1, con Isco de enganche entre la medular, con toda la carne en el asador (Casemiro, Kroos, Modric y Valverde) y Jovic tan solo en punta.

Un planteamiento que pronto se pudo ver que tendría sus pros, como fue un control casi absoluto del juego durante casi los primeros 15 minutos, pero también sus contras, como la total carencia de profundidad en el ataque, donde toda acción ofensiva moría ante el ingente entramado defensivo roijblanco o en centros laterales sin apenas efectividad.

Fede Valverde, elegido MVP de la Final | Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid

Durante el primer cuarto de hora, no hubo otro equipo sobre el campo que el Real Madrid, que a base de repetir la exitosa fórmula aplicada el miércoles ante el Valencia (toque y presión asfixiante tras pérdida en la salida del balón), los del Cholo apenas sí podían salir de su área, aunque salvo un disparo flojo de Casemiro, apenas sí había sensación de peligro en el área de Oblak.

Sin embargo, fue a raíz de un par de errores absolutamente infantiles, de esos con los que desgraciadamente nos acostumbra la defensa (como p.ej. ante el Valladolid o la Real Sociedad, en Liga, sin ir más lejos), primero Ramos y acto seguido Mendy, desaprovechados por Joao Félix, le metieron el susto a los de Zidane y les hicieron perder el sitio durante un buen trecho de este primer período.

Aun así, el exceso de juego en el centro del campo y con unas defensas imponiéndose claramente a unos ataques en los que sólo se podía ver tímidamente a Morata y a Jovic intentando batirse el cobre, no se vio prácticamente nada de peligro.

A partir del minuto 35, y gracias entre otras cosas al empuje de un Fede Valverde, muy caído a la banda, empezó a tomarle la medida a Lodi, el Real Madrid recuperó el sitio en el campo y a embotellar de nuevo al Atlético, pero sin llegar a crear huecos.

Sólo Mendy casi al final de la primera mitad en una jugada personal y Casemiro, de cabeza a la salida de un córner, con un remate alto, llevaron algo de peligro a la meta de Oblak.

Una segunda parte con alternativas

Tras el descanso el partido no cambió demasiado, con un perfil más o menos similar de juego. Esto es, el Real Madrid atacando y tocando pero sin profundidad y el Atlético agazapado y con todos metidos en el área.

No fue un partido propicio para Isco, que acabó sustituido | Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid

En la única vez que el Real Madrid que pilló a contrapie a la defensa del Atlético, en el minuto 51 Modric abrió a Jovic y el serbio, tras una gran jugada, cruzó en exceso la pelota, que se marchó rozando el palo izquierdo de Oblak.

Un susto que caló hondo en el Atlético de Madrid, que vivió a partir de ese momento sus peores minutos. A eso ayudó la salida de Isco, absolutamente desaparecido durante todo el partido, y la entrada de Rodrygo que le ofreció más mordiente al equipo.

De hecho, de las botas del joven brasileño salió la jugada que dio lugar a la mejor ocasión del partido. Rodrygo asistió a Jovic quien centró un balón mordido al centro mismo del área pequeña donde, en un error clamoroso de la defensa rojiblanca, Fede Valverde se encontró completamente solo. Inexplicablemente, el “Pajarito” se hizo un lío, no supo si rematar de cabeza o darle con el pie y finalmente mandó fuera un balón que era medio gol.

Ese fue un aldabonazo para que el Atleti saliera de su letargo y, ayudado por el cambio de Vitolo, el equipo se animó al menos a cruzar el centro del campo, algo que en casi 20 minutos de la segunda mitad no había ocurrido.

Poco a poco el partido se fue rompiendo sus ataduras tácticas y empezaron a llegar las oportunidades, aunque con cuentagotas. El primero en golpear fue Morata, en el minuto 80 quien, aprovechando un magnífico servicio de Trippier a la espalda de Ramos, se encontró con los reflejos felinos de Courtois.

El recurso al juego aéreo fue una constante en el ataque blanco | Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid

Minutos más tarde, con Mariano en cancha por Jovic, el Madrid tuvo una nueva oportunidad pero su testarazo a pase de Modric acabó fuera, mientras que el Atlético en una postrera ocasión, con el tiempo reglamentario ya cumplido, pudo marcar de falta directa de Thomas que sorprendió a la defensa y que obligó a Courtois a lucirse.

Una prórroga marcada por la expulsión de Valverde

Ya en la prórroga, el partido estuvo más animado, con menos disciplina y rigor táctico, especialmente cuando Zidane dio entrada a Vinicius por un agotadísimo Kroos, quien previamente nos dejó una excelente muestra de su disparo, con un ajustado lanzamiento que se fue por arriba por muy poco.

En la reanudación del tiempo extra, el partido terminó de romperse y fue cuando se vieron las mejores ocasiones. El primero en golpear fue el Atlético, con un remate de chilena de Morata tras un córner que sacó con el pie Courtois tras un fallo clamoroso en la salida del propio Thibaut.

Respondió tres minutos después el Real Madrid con una doble ocasión en la que primero Modric y, acto seguido, Mariano, se encontraron con un impertérrito Oblak, que detuvo ambos disparos casi sin pestañear.

En el minuto 114, a falta de tan solo seis para la finalización del tiempo extra llegó la jugada clave del partido. Tras una falta botada por Modric en la que se produjo una melee en el área después de un remate de Ramos, el balón salió rechazado hacia el centro del campo.

Valverde derribó a Morata y salvó al Madrid de un gol casi seguro | Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid

En ese momento, Carvajal, de forma absolutamente absurda e inexplicable, intentó centrar de tacón a Valverde pero le dejó el balón muerto en el centro del campo y el Atleti montó una contra de Manual, llevada por Morata.

El delantero madrileño se marchó como alma que lleva el diablo completamente solo para batir a Courtois y Valverde, que seguía la jugada, se lanzó con todo para frenarle. El uruguayo “cazó” a Morata y vio una más que merecida tarjeta roja.

En ese momento se produjo una tangana muy desagradable, inicialmente provocada por Correa y a la que se sumó Savic, que empujó a Carvajal y éste, de forma absolutamente involuntaria, pisó la cabeza a Morata que continuaba tendido en el suelo, provocándole un aparatoso chichón en la frente.

Con todo eso, dio la sensación de que el partido ya iba a morir ahí y nos íbamos a ir a los penaltis pero en el último minuto de la prórroga el Atleti pudo machacar al Madrid pero Courtois acudió al rescate con dos intervenciones sencillamente prodigiosas.

La primera, sacando in extremis un mal despeje de Mendy que estuvo a punto de colarse en la portería y apenas un minuto después, parando de forma acrobática un remate de Correa, tras una gran jugada personal.

El palo, de nuevo presente en los penaltis

Sin tiempo para más, se procedió al lanzamiento de los penaltis. La tanda comenzó con el lanzamiento de Carvajal a la derecha de Oblak y respondió Saúl, reviviendo la inolvidable tanda de Milán en 2016, emulando a Juanfran con un disparo raso y tan ajustado al palo, que se estrelló contra la cepa del poste derecho.

Rodrygo protagonizó un lanzamiento de penalti espectacular | Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid

En segundo lugar, lanzó Rodrygo. El jovencísimo delantero brasileño asustó a propios y extraños al iniciar el lanzamiento con aparentes dudas. Primero a la izquierda, luego a la derecha para golpear con fuerza y ajustado a la escuadra izquierda de Oblak.

Le respondió Thomas con un lanzamiento duro y a la derecha de Courtois pero el belga respondió con un espectacular parada, para desviar el balón y poner la final del lado madridista.

En tercer lugar marcó Modric engañando a Oblak con un magnífico lanzamiento a la derecha del esloveno. Gol al que respondió, en esta ocasión sí, con un excelente disparo de Trippier.

Este gol dejaba al Real Madrid toda la ventaja para ganar el título. Si anotaba Ramos, la Supercopa sería blanca y el camero no defraudó.

Con su particular sangre fría, ejecutó la suerte del penalti con un nuevo “Panenka” y el Real Madrid se hacía con su 11ª Supercopa de España y Zidane, que sigue sin saber lo que es perder una Final y ya lleva nueve y 10 títulos en apenas cuatro años.

Deja un comentario