Crónica Real Valladolid 0-1 Real Madrid | Jornada 21 Liga Santander

Nacho y Zidane se abrazan tras la consecución del gol de la victoria | Real Valladolid 0-1 Real Madrid

Real Valladolid 0-1: “Oficio y beneficio”

El Real Madrid se ha llevado tres importantísimos puntos del José Zorrilla de Valladolid ante el equipo local, en un partido no excesivamente brillante y en el que además de luchar contra el frío y la presión de los de Sergio, tuvo enfrente a De Burgos Bengoetxea, que ayer volvió a mostrar su recalcitrante antimadridismo.

Es cierto que el Real Madrid sufrió más de la cuenta, no porque el Real Valladolid le crease algún peligro, que no se lo generó, sino por un exceso digamos de “ardor guerrero”, especialmente en los primeros minutos y un entramado defensivo que acabó por hacérsele bola a los de Zidane en la primera mitad.

Sin embargo, en la segunda parte el Real Madrid fue mucho más entero, sobre todo físicamente y acabó imponiendo su calidad, aunque es cierto que siguió adoleciendo de una importante carestía de gol y un excesivo abuso de los pases laterales.

Mención aparte merece la actuación del colegiado vasco De Burgos Bengoetxea, que es hoy por hoy, junto a Hernández Hernández, uno de los mayores exponentes del antimadridismo arbitral y heredero y fiel servidor del Viejo Régimen de Victoriano “Te Queremos” Sánchez Arminio.

Resulta difícil hacerlo peor y de forma más sibilina que como lo hizo ayer el árbitro bilbaíno. Le perdonó una cartulina roja de libro a Joaquín por una brutal patada de Rodrygo en los primeros minutos. De esas con las que los árbitros que pitan al Barça suelen dejar con 10 a sus rivales pero que, por lo visto, ayer no fue suficiente para merecer la expulsión a pesar de su violencia.

El VAR anuló este tanto a Casemiro por un fuera de juego casi milimétrico | Real Valladolid 0-1 Real Madrid

Fue desigual en el trato disciplinario. Permitió con estoicismo las constantes protestas de los jugadores del Valladolid pero fue inflexible con el Real Madrid que, a pesar de que hizo menos faltas, acabó con más amonestaciones que el conjunto pucelano.

Y para rematar su actuación y sin querer entrar en la anulación del gol de Casemiro por unos centímetros escasos calculados en unas dudosísimas líneas trazadas en una toma igualmente dudosa, dejó sin señalar un clarísimo penalti a Rodrygo por un empujón de Antoñito dentro del área.

Lo más doloroso de todo fue que apenas tardó ocho segundos en esperar las indicaciones de la Sala VOR y, entre uno y otros, concluyeron en tiempo récord que ahí no había pasado absolutamente nada, a pesar de lo evidente de las imágenes.

Una primera parte espesa y sin oportunidades

La primera mitad fue bastante espesa a todos los niveles. No ayudó demasiado el 4-4-2 que Zidane puso encima de la mesa, con Casemiro, Kroos, Modric e Isco, que obligó al alemán a centrarse más en tareas defensivas y menos en la creación.

Los once de Zidane de ayer en Pucela | Real Valladolid 0-1 Real Madrid

Esto, unido al exceso de conducción de Isco, hizo que el Real Madrid crease menos fútbol ofensivo y su caudal de juego se limitase a tocar y tocar buscando después centros laterales sin aparente peligro.

Aún así el partido se pudo romper bien pronto. A pesar de la tela de araña y la presión asfixiante impuesta por los de Sergio, que corrieron esos primeros minutos como si no hubiese un mañana, el encuentro pudo inclinarse del lado madridista por la vía rápida.

Primero, si De Burgos hubiese considerado apreciar como cartulina roja la entrada salvaje de Joaquín a Rodrygo y, sobre todo, de haber subido al marcador un minuto después el tanto de Casemiro. Un gran gol de cabeza a la salida de una falta botada por Kroos y que el VAR decretó que el brasileño estaba adelantado por apenas un puñado de centímetros.

A partir de ese momento, el partido entró en un marasmo marcado por el excesivo centrocampismo y un sinfin de errores en ambos de equipos pero que, salvo un par de escarceos de Rodrygo, no tuvieron prácticamente trascendencia y el partido se fue al descanso sin mucha más historia.

Un Real Madrid dominador pero sin mordiente

En la segunda mitad, el Real Madrid dio un paso adelante y, sin cambiar el dibujo, lo cierto es que el equipo salió más enchufado, con ganas de solventar el partido y dominó el partido a placer.

Con una buena conducción de Modric, bastante más presente en esta segunda parte, ayudado por el buen hacer de Ramos, la salida de balón del Real Madrid fue bastante más dinámica y la circulación de la pelota más rápida, de modo que la presión del Valladolid quedó prácticamente desactivada.

Ferland Mendy fue un auténtico fortín en su banda | Real Valladolid 0-1 Real Madrid

Con ese entramado desarbolado los de Sergio fueron concediendo cada vez más y más metros, de modo que a los 15 minutos de la reanudación el Real Madrid ya era amo y señor del partido.

Llegaron entonces los mejores minutos de fútbol del Real Madrid, que se acercaba cada vez más y con más peligro al área de Massip, donde prácticamente vivía agazapado el equipo pucelano, a la espera de que Sergi Guardiola o Ünal pudiesen cazar alguna contra, cosa que dicho sea de paso, no ocurrió.

Casemiro avisó en el minuto 53 con un disparo cruzado desde fuera del área e Isco, apenas seis minutos después, lanzó a las nubes un peligroso golpe franco en el mismo borde del área vallisoletana. Incluso Benzema tuvo una gran oportunidad pero su remate de cabeza, tras un magnífico servicio de Rodrygo, se marchó fuera por bien poco en el minuto 66.

Viendo que el Valladolid prácticamente no salía de su área, y sobre todo, percatándose que a base de toques iba a ser imposible, Zidane decidió cambiar el dibujo por un 4-3-3, más ofensivo. Para eso, en el minuto 74 dio entrada en el campo a Lucas Vázquez por un apagadísimo Isco y enseguida se notó.

Nacho, el salvador del partido

Lucas Vázquez abrió el campo por su banda, pasando a Rodrygo a la izquierda y enseguida se pudo ver el resultado.

En una incursión del delantero gallego por la derecha que acabó en córner, tras salir rechazado el balón en primera instancia, el rechace le volvió a caer a Kroos, que puso un auténtico manjar en forma de balón al primer palo. Ahí se encontró con la cabeza de Nacho quien, con un perfecto movimiento, encajó el balón junto al palo derecho de Massip.

Con este espectacular testarazo, Nacho batió a Massip | Real Valladolid 0-1 Real Madrid

El tanto animó a los de Sergio, que intentaron tímidamente irse hacia delante pero sus intentos fueron perfectamente abortados por un inconmensurable Casemiro en el centro del campo y con Ramos y Varane por detrás, achicando los pocos balones colgados que intentaron poner.

Precisamente, en la única vez que los de Sergio lograron romper esa barrera se produjo un pequeño gran susto, cuando en el minuto 88 Sergi Guardiola, en clara posición antirreglamentaria, remató en el segundo palo un balón suelto.

Aunque en primer momento De Burgos, cómo no, dio validez al tanto, desde el VAR le informaron de su ilegalidad y, con todo el dolor de su corazón, tuvo que retractarse de su primera decisión y el gol no subió al marcador.

Un susto lo suficientemente importante para que Zidane finalmente le diese entrada a Fede Valverde por Modric y ya con el tiempo cumplido a Jovic por un agotadísimo Rodrygo, que pidió el cambio

Al menos, el colegiado vasco tuvo la oportunidad de resarcirse y apenas un par de minutos más tarde, tras una gran contra del Real Madrid, Antoñito empujó claramente por detrás a Rodrygo cuando se disponía a rematar a puerta sin oposición.

De Burgos Bengoetxea dejó sin sancionar este claro penalti a Rodrygo | Real Valladolid 0-1 Real Madrid

No sólo no pitó penalti sino que su consulta a o desde el VAR se despachó en apenas ocho segundos. Suficiente como para despejar cualquier atisbo de revisión en la Sala y la jugada que era diáfana y cristalina con apenas una sola repetición, no fue lo suficientemente nítida ni digna de estudio como para una revisión más exahustiva y acabó con un saque de puerta.

Ya no hubo tiempo para más y los tres puntos, en avión o en AVE, se fueron en el zurrón de vuelta a Madrid y el equipo, gracias a la derrota del Barça en Valencia del sábado, es ahora líder en solitario.

Deja un comentario