Notas Real Madrid 3-4 Real Sociedad | Copa del Rey (cuartos de final)

Areola: 5. Aprobado. Se le ha notado excesivamente nervioso en varios momentos, especialmente con el balón en los pies, pero no fue culpable en ninguno de los goles donostiarras.

Nacho: 4. Suspenso. En defensa fue un coladero, no se enteró de nada y lo que es peor, estuvo inédito en ataque en su labor de colgar balones. En el desbarajuste final anotó un gol que metió al equipo en el partido pero aún así, su actuación global fue muy deficiente.

Sergio Ramos: 4. Suspenso. Anduvo despistadísimo y totalmente desubicado en defensa, desde el tercer gol realista se desentendió de su labor como central y se fue como un poseso al ataque buscando su gol. Posicionalmente fue un desastre, como el resto de sus compañeros, permitiendo que la Real rematase prácticamente en línea de gol todos sus tantos y falló un gol cantado en la última jugada del partido, que pudo traer el empate.

Militao: 5. Suspenso. El único que no perdió la posición y mantuvo el tipo en esa verbena en la que se convirtió la defensa, especialmente en la segunda parte.

Marcelo: 3. Suspenso. Resulta difícil hacerlo peor que el brasileño hoy. Todos los goles llegaron por su banda, en funciones defensivas de las que dimitió prácticamente desde el minuto 1. En ataque se mostró más entonado en la segunda parte, gol incluido, pero el precio a pagar a cambio de su aportación ofensiva final fue altísimo.

Kroos: 5. Aprobado. Tuvo poca presencia en el ataque, fue un futbolista gris y abúlico, que prácticamente no la tocó y eso se notó, especialmente en la primera mitad. En la segunda, a partir del zafarrancho de los últimos 20 minutos sí que tuvo más presencia pero no hubo ni pausa ni toque en el juego de ataque madridista.

Fede Valverde: 5. Aprobado. De lo poco potable del Real Madrid, fue el único hombre del centro del campo que intentó cosas diferentes, más allá de dar pases sin sentido. Trató de romper por velocidad las líneas pero no estuvo acompañado. Dejó el campo en el minuto 75 por Rodrygo.

James: 4. Suspenso. Lento, fallón y absolutamente fuera del partido. Intentó ofrecerse mínimamente pero estuvo francamente flojo. Fue sustituido en el descanso por Modric.

Vinicius: 8. Notable Alto. El mejor de un partido demencial. Se echó el equipo a su espalda, asumiendo todo el protagonismo en el ataque, con desborde, potencia y trabajo.

Benzema: 4. Suspenso. Flojo partido del francés, que no se encontró cómodo en ningún momento. Apenas le llegaron balones, tuvo que bajar muchas veces hasta el centro del campo a por ellos, lo que le restó eficacia arriba Lo peor es los balones que tuvo posibilidad de rematar, los falló.

Brahim: 4. Suspenso. En la primera parte ni estuvo ni se le esperó. Demasiado pegado a la banda derecha, perdió bastante potencial y en la segunda, intentó ofrecerse algo más pero estuvo tremendamente desacertado, salvo en la asistencia a Marcelo en el primer gol. Fue sustituido en el minuto 75 por Jovic.


Modric: 5. Aprobado. Estuvo más implicado en la presión que James pero en ataque no fue el director de orquesta que se esperaba. En los últimos minutos buscó el disparo lejano y se ocupó de cerrar en más de una ocasión cuando Ramos se fue definitivamente al ataque.

Rodrygo: 5. Aprobado. No fue el jugador resolutivo que se esperaba. No tuvo apenas presencia en el juego por su banda y, salvo el gol, no tuvo apenas contacto con la pelota.

Jovic: 4. Suspenso. No la olió. Y hoy no tiene la excusa de que no le llegaron balones. En el aluvión de pelotas colgadas al área no tocó una sola. En su descargo, por decir algo, que Ramos ocupó abiertamente su demarcación como “9” en los últimos minutos.

Courtois: No jugó.

Mendy: No jugó.

Varane: No jugó.

Isco: No jugó.


Zinedine Zidane: 4. Suspenso. Jugó con fuego, con una defensa absolutamente inédita y se quemó. Hoy por hoy, alinear a Marcelo es jugar a la ruleta rusa y, desgraciadamente, esta vez le salió cara la jugada. Espero que al menos se haya percatado de manera defintiva que el brasileño no puede volver a jugar como titular ni un solo encuentro más con este equipo.

El desbarajuste defensivo provocado por unos jugadores que no habían jugado nunca juntos, se vio agravado además por la ausencia de jugadores de presión en el centro del campo. Con unos James y Kroos transparentes, dado que no son precisamente dos gladiadores, nuestra defensa fue una auténtica feria, que provocó que los goles txuri-urdiñ fuesen prácticamente en el área pequeña y con remates cómodos, sin oposición.

Deja un comentario