Crónica Real Madrid 3-4 Real Sociedad | Copa del Rey (cuartos de final)

El Real Madrid dejó escapar una oportunidad única para ganar la Copa del Rey | Real Madrid 3-4 Real Sociedad

Real Madrid 3-4 Real Sociedad: “90 minutos con Marcelo se hacen muy largos”

Llegaba la noche al Bernabéu con los onces sobre el mantel, y Zizou nos guardaba sorpresas bajo el brazo. Habitual la presencia de Areola bajo palos en Copa pero los laterales evidenciaban rotaciones, Nacho y Marcelo a escena.

En el centro de la zaga, descanso para el mejor central de los últimos dos meses, para dejar a Militao acompañar a Ramos en la defensa madridista. Respecto al centro del campo, Zidane optaba por dejar descansar a Casemiro y Modric, aunque el croata quedaba en el banquillo, del que saldría para jugar toda la segunda mitad.

Esto dejaba a Valverde como referencia defensiva acompañado de Kroos y James, quedando el ataque para un Brahim que venía haciendo cosas muy buenas esta Copa, un Vinicius en línea tan ascendente que es casi vertical y un Karim Benzema que venía de darle la puntilla al Atlético en Liga. Los hombres vestidos de corto salían al césped.

Tras un inicio con buena presión, el Madrid dejó evidencias de que el entramado defensivo no era el mismo que había convertido a los blancos en un baluarte inexpugnable, y especialmente Marcelo, hacían presagiar que los madridistas íbamos a echar de menos algunos nombres.

Arriesgó mucho Zidane con las rotaciones para este partido | Real Madrid 3-4 Real Sociedad

Llegado el minuto 22, Odegaard cumpliría la trágica “Ley del Ex” y pondría el primero en el marcador con un disparo desde fuera del área tras un rechace de Areola: tocaba remontar. Pero a pesar de esto no hubo un ápice de reacción hasta pasados varios minutos, y el Madrid comenzó a asfixiar a la Real hasta que se pitó el descanso, sin embargo, los vascos se mantuvieron imbatidos.1111

Dos cambios llegaban con la reanudación, abandonaba James el césped para dejar paso a Luka Modric, y por parte de la Real Januzaj dejaba el campo para la entrada de Barrenetxea. Con este cambio de cromos empezaba una segunda parte que auguraba malos ratos para los de Zidane, que en el min 49 resoplaban al ver que el VAR anulaba un gol de Isak por fuera de juego.

Sin embargo, en el 54’ no había dudas, centro lateral por banda derecha del ataque vasco que rematada con una soberbia el sueco que no pudo celebrar su anterior tanto, 0-2: tocaba sufrir.

Pero el tormento era más duro de lo que esperaban, y en otro esperpento de los de Zidane, especialmente de Marcelo y Ramos que salían a buscar setas dejaban vendida la banda para que entrara por ahí Isak que, aprovechando un rechace de Nacho, atravesaba la escuadra de un Areola que, salvo en el primer tanto, se había visto fusilado a placer por los delanteros de la Real, 0-3. Tocaba, pues, milagro o desgracia.

Cambiaba las tornas un Marcelo que venía marcándose un ridículo de época, de esos que, a ojos de este humilde que escribe, pone fin a carreras. Tras una buena jugada de Brahim, el brasileño mandaba el balón al fondo de la red por el palo corto de Remiro que hasta entonces había frenado toda ilusión madridista, min 59, 1-3: creer siempre estuvo en el guion de este escudo.

Vinicius brilló con luz propia y fue el más destacado del equipo | Real Madrid 3-4 Real Sociedad

Pero que no, que no era el día, un intento precioso de Vinicius que tras una genial jugada individual buscaba la escuadra derecha que se le escapaba por poco, asistíamos a los primeros viajes de Ramos arriba pero se descomponía un poco más el equipo atrás, acababa el orden y empezaba a jugar el corazón.

Sin embargo, el corazón no hizo sino evidenciar las lagunas por banda, con el enésimo error de un Marcelo que se lleva un lamentable bagaje del partido de hoy. Error en la salida de balón del carioca, centro al corazón del área y Mikel Merino, sin marca presente, fusila a un Areola que vuelve a estar a merced de su defensa, min 69, 1-4 y por rezar que no quede.

Y no quedó nada, quemó sus naves Zidane y sacó a Valverde del campo para meter a Rodrygo y a Brahim para dar paso a Jovic, a morir matando.

Y a punto estuvo el Madrid de matar las esperanzas de más de uno. Marcaba Vinicius en un más que dudoso fuera de juego en el 79’ y del que, por cierto, pasadas muchas horas después, no sabemos por qué fue anulado porque no vimos ni una sola repetición de la jugada.

Sergio Ramos tuvo la igualada en el último instante pero no estuvo acertado | Real Madrid 3-4 Real Sociedad

Con el cabreo, llegó un carrerón de Vinicius por su banda en el 81’ para asistir a Rodrygo, 2-4: que somos el Madrid, no vaya a ser que la liemos ahora. Total, que seguía el asedio del Madrid con más nueves que defensas y más extremos que centrocampistas, lo que es echar toda la carne en el asador.

Y pitan córner, minuto 92, y nos entra el gusanillo, y el balón que lo bota Luka, y un rechace, y otro, y Nacho haciendo voleas en el aire, y el balón que llega a la frontal para que Ramos la reviente, y el rechace le cae a Karim, y a Benzema se le ocurre dar un centro perfecto a la media vuelta y cayéndose, y Nacho, que llevaba la misma noche que Marcelo, igual que en Valladolid mete la cabeza, y para dentro, min 93, 3-4. No, si todavía remontamos este desastre.

Pues a punto estuvieron los de Zidane de arreglar sobre el papel el desastre con un centro que pilló Ramos solo en el punto de penalti, pero el fiable capitán no estuvo nada acertado (como a lo largo de todo el encuentro) y la puso en el medio, para Remiro, que por fin respiró aliviado. Final del partido, 3-4, otra copa que le dejábamos botando al Barça… o eso creíamos.

Que cada uno haga su balance, hoy Zidane debe reflexionar sobre con quién puede contar y en qué circunstancias. Hay nombres en la mesa que deben ser sometidos a criba, pero eso, corresponde al hombre que dirige el equipo, que algo sabrá de este deporte. Se intentó como se pudo, enhorabuena a la Real, pero sobre todo, ¡HALA MADRID!

Deja un comentario