Crónica Levante 1-0 Real Madrid | Jornada 25 Liga Santander

La falta de pegada y un terrible arbitraje de Hernández Hernández minaron al Real Madrid | Levante 1-0 Real Madrid

Levante 1-0 Real Madrid: “Las desgracias nunca vienen solas”

El Real Madrid se ha dejado algo más que tres puntos y el liderato en el Ciudad de Valencia, en un partido en el que sin duda mereció muchísimo más pero la conjunción entre el esperado atraco propio de Hernández Hernández, la inoperancia ofensiva y la mala suerte, hizo que los de Zidane se volviese de la capital del Turia con las manos vacías.

Y no sólo eso, sino también con la importantísima baja de Eden Hazard, quien tuvo que abandonar el terreno de juego con una ostensible cojera y, lo que es peor, seriamente resentido del tobillo que le trajo por la calle de la amargura y de cuya lesión acababa de recuperarse hacía apenas un par de semanas.

Pero es que cuando las cosas van mal y se tuercen desde el primer momento, las posibilidades de que todo acaben mal o incluso peor, como ha sido el caso, son infinitas. Porque a nadie con dos dedos de luces se le pudo ocurrir que, estando como estaba Hernández Hernández en el campo, el arbitraje sería mínimamente ecuánime.

Un más que indecente arbitraje de Hernández Hernández 

Y no lo fue. Dejó sin señalar dos claros penaltis en el área levantinista, debido a sendas manos y fue absolutamente desigual en el reparto de las tarjetas.Incluso en la apreciación de jugadas tan aparentemente inocuas como los córners. Pitó cualquier contacto de jugadores nuestros mientras que dejó que los jugadores del Levante repartieran a destajo. Incluso se equivocó en la apreciación de la Ley de la Ventaja a favor del Real Madrid, cortando una contra.

El árbitro dejó sin sancionar esta clara mano de Campaña en el área granota | Levante 1-0 Real Madrid

Además, persiguió sañudamente a Ramos, al que se permitió abroncar en el minuto 5 a pesar de ser objeto de un durísimo codazo de Roger en el costado que, como no podía ser de otra forma, ni siquiera amonestó.

Eso sí, no perdió la oportunidad de mostrarle la primera amarilla del encuentro sólo cinco minutos después por una entrada que casi no era ni falta. En definitiva, un arbitraje deleznable, criminal, que acabó por desquiciar al equipo hasta sacarle del partido.

Como tampoco se le puede escapar a nadie que si tienes varias ocasiones, algunas clamorosas, y no las materializas, lo acabas pagando muy caro. Benzema y Hazard tuvieron en sus botas la posibilidad de desnivelar la balanza, pero no estuvieron acertados y el equipo lo acabó pagando.

Si a esa doble y peligrosa acumulación de factores, le añades la lesión de tu principal estrella, el resultado estaba cantado. Especialmente cuando mejor estaba jugando, y el típico desajuste defensivo, el resultado de ese cóctel explosivo estaba cantado.

Por contra, el Levante, en la única oportunidad que tiró a puerta entre los tres palos anotó su gol y se llevó tres puntos inmerecidamente, gracias a un espectacular voleón del “Comandante” Morales.Y, por supuesto, en el peor momento, a falta de 10 minutos para el final, sin posibilidad de reacción y con el peso de la presión de ver cómo el liderato se iba por el sumidero.

El control sin gol no sirve para nada

En definitiva, de nada sirvió que un partido que se planteó plácido para el Real Madrid que salía al campo con un 4-4-2, con Marcelo en el lateral izquierdo y con un centro del campo de lujo, con Casemiro, Kroos, Modric e Isco, y con Hazard y Benzema en el ataque.

El Real Madrid sigue desinflándose en este tramo de temporada | Levante 1-0 Real Madrid

Un equipo que atenazó desde el primer instante al Levante, al que embutió en su área a base de presión, una buena circulación de balón pero al que le falló constantemente el último pase.

Bien, con fallos graves de Carvajal, que inexplicablemente volvió a liderar el ataque por su banda, cuando ha dado muestras más que de sobra de que esa labor le viene grande, bien con fallos en la entrega de Marcelo, Hazard y Benzema, que se volcaron por la izquierda, aderezado además por un abuso de las conducciones y del juego de pase, en vez de rematar.

Aún así, el Madrid fue dueño y señor del partido y disfrutó de ocasiones más que de sobra para haber certificado la victoria incluso por goleada antes del descanso pero no era el día. La pelota, por unas cosas o por otras, no quiso entrar.

El primero en probar fortuna fue Casemiro, quien remató de cabeza un mal despeje del meta, pero su golpeo, en lenta parábola se marchó ligeramente desviado, junto al palo derecho.

Benzema también falló un claro mano a mano pero tiró “al muñeco” cuando tenía vencido en el suelo a Aitor, mientras que Modric, casi al final, probó al meta levantinista con un gran disparo desde fuera del área, al que respondió el portero con una gran estirada.

A punto estuvo de anotar Casemiro con este testarazo pero su remate se marchó fuera | Levante 1-0 Real Madrid

Pero no había puntería. Ni en el tiro a puerta ni en el último pase, haciendo que jugadas maravillosas como un par de triangulaciones en la izquierda entre Hazard, Benzema y Marcelo, acabasen con centros al área sin rematador o que acabaron en los pies de los defensores granotas.

Eso sí, entre medias, Hernández Hernández dejó claro cuál era su papel y que, desgraciadamente, no iba a distar del que todos esperábamos. Antes lo catalogué de indecente pero fue más allá, con una serie de decisiones controvertidas y siempre tendentes a lo que buscaba, que no era otra cosa que era el perjuicio del Real Madrid.

Así pues, con la sensación de que con algo más de puntería y con otro arbitraje, la cosa podría ir ya encarrilada, nos fuimos al descanso. Pero nadie se podía esperar lo que vendría después.

Dos penaltis escamoteados y un gol inverosímil para darle la puntilla al Real Madrid

El siempre polémico colegiado canario decidió que aquél era el momento de coger su fusil y terminó de destrozar al Real Madrid. La primera vez, nada más comenzar la segunda parte cuando decidió que no era momento de pitar penalti en una clarísima mano de Campaña, en el momento en el que Isco trataba de controlar el balón en el área levantinista.

Lo divertido de todo es que, a pesar de las protestas y de que dejase seguir la jugada, cuando le vimos dirigirse a la banda, muchos -ilusos de nosotros- nos esperanzamos con que iba a consultar el monitor para señalar el claro penalti. Pero no, nuestro gozo en un pozo porque sí, fue a la banda, pero a amonestar al banquillo madridista.

Pero no contento con eso, en otra jugada similar tan sólo tres minutos después, un golpeo de Casemiro se encontró con el brazo de Toño dentro del área.

Un nuevo penalti, si acaso más discutible pero que era evidentemente mano (lo que a la luz del reglamento debería ser penalti ya que se estipuló que las manos, con independencia de su voluntariedad, serían falta). Sin embargo, el ínclito colegido insular saldó la jugada con mano de Sergio Ramos.

Benzema, que ayer tampocó marcó, sigue con la pólvora mojada | Levante 1-0 Real Madrid

Los de Zidane, visiblemente desequilibrados ya por la suma de tantos errores (propios y arbitrales) empezaron a perder fuelle y el Levante empezó a ver salidas de balón relativamente fáciles a la espalda de una defensa madridista cada vez más desorganizada, especialmente en las bandas.

Sin embargo, fue Hazard quien al filo de la hora de partido, dispuso de la mejor oportunidad del Real Madrid en la segunda parte y, seguramente, del partido. El belga logró ganarle la espalda a la defensa granota y se plantó solo ante Aitor pero inexplicablemente falló en la ejecución del disparo a puerta y la pelota acabó fácilmente en las manos del portero.

Lo peor de todo no fue el fallo sino el hecho  de que, en el momento del disparo a puerta, recibió un golpe involuntario de Postigo en el tobillo recién recuperado y, pasados un par de minutos, con una ostensible cojera pidió el cambio, teniendo que ser sustituido por Vinicius.

Un cambio que no funcionó como se esperaba. No sólo porque el brasileño se perdió en regates imposibles y en pases que nunca llegaron a su destino sino porque el equipo perdió mordiente y la capacidad de juego y de asociación que estaba teniendo con Hazard en el campo.

En el minuto 68 Benzema, que sigue negado de cara al gol, volvió a fallar de forma increíble en uno de los pocos centros laterales, en este caso de Marcelo, que llegaron a su destino. Por motivos que se me escapan, el francés intentó un control imposible en vez de rematar de cabeza y el balón acabó mansamente en las manos de Aitor.

Intentando recuperar el control del ataque por la derecha, reservado casi en exclusiva a un cada vez más desquiciado y atolondrado Carvajal, que había perdido para entonces el más elemental rigor táctico, especialmente defensivo, Zidane dio entrada a Lucas Vázquez en el minuto 72 pero aquello tampoco funcionó.

Marcelo lo intentó una y otra vez por su banda pero sin ningún éxito | Levante 1-0 Real Madrid

Entre otras cosas, porque en uno de esos errores de posicionamiento a los que tan acostumbrado nos tiene este equipo últimamente, un balón a la zona de Carvajal en la que no había nadie, fue aprovechado por Morales. En el minuto 79, el “Comandante” llegó al vértice del área sin más oposición que una carrera desesperada de Modric para tapar el hueco, y se despachó un voleón espectacular que batió por alto a Courtois.

El principio del fin estaba, pues, servido ya que el Madrid sin más alternativa que Valverde, que entró en el campo en el minuto 82 por Modric, se convirtió en una especie de jaula de grillos, en la que todos querían hacer la guerra por su cuenta.

Aun así, hubo tiempo y oportunidades para salvar al menos dos puntos pero ni Valverde, que no supo ajustar un disparo dentro del área tras un rechace de la defensa, ni Ramos, cuyo remate de cabeza acabó en las manos de Aitor, pudieron darle la vuelta a un partido en el que todo salió mal y los tres valiosos puntos volaron y dejaron el Clásico de la semana que viene en algo más que decisivo.

Deja un comentario