Crónica Real Sociedad 1-2 Real Madrid | Jornada 30 Liga Santander

Momento en el que Vinicius cae derribado en el área donostiarra | Real Sociedad 1-2 Real Madrid

Real Sociedad 1-2 Real Madrid: “Mucho más que tres puntos”

El Real Madrid ha sacado tres importantísimos puntos del Real Arena, el mítico y hoy desértico Estadio de Anoeta donostiarra, en un partido en el que tocó sufrir más de la cuenta y que devuelve a los de Zidane a la cima de la tabla, en un momento crítico para la Liga.

A falta de tan solo ocho jornadas y viendo los calendarios pendientes de Barça y Real Madrid, la jornada de hoy estaba marcada en rojo, especialmente tras conocer el empate sin goles entre Sevilla y FC Barcelona del viernes, que dejaba el liderato a tiro de piedra de los de Zidane.

El rival, un equipo en horas bajas pero que, hasta el parón por el Coronavirus en marzo, había sido uno de las revelaciones del campeonato. De hecho, nos apeó en la Copa del Rey tras un soberano baño de buen fútbol y goles en el Bernabéu en el mes de febrero y ocupaba la cuarta plaza.

Por eso, este partido era aún más vital porque, además, era junto al partido ante el Valencia en casa y la salida a Bilbao, se antojaban como los compromisos más importantes que le restaban al Madrid de cara a su pelea por el título.

Marcelo empezó muy bien pero se desfondó en la segunda mitad | Real Sociedad 1-2 Real Madrid

De ahí que estos tres puntos, logrados a base de un fútbol muy sacrificado, brillante en algunos momentos y en otros más “práctico” pero siempre a base de oficio, valen algo más de tres puntos ya que el golpe moral para los culés, traducido en las declaraciones fuera de tono de Piqué al acabar su partido y los titulares de la prensa barcelonista, parece haber sido importante.

Eso sí, no ha faltado una jornada más la falsa polémica alimentada, como ya pasó hace una semana en Valdebebas el partido contra el Eibar o este mismo jueves ante el Valencia, por el antimadridismo mediático, mayoritario y muy ruidoso en los medios, que ha vuelto a bramar contra los aciertos del VAR. De nuevo y como ya denunció José Mourinho hace nueve años, el Barcelonismo criticando aciertos arbitrales…

Lo curioso es que estos mismos que llevan una semana entera poniendo en tela de juicio los aciertos del VAR, callaron después muy gustosamente cuando esta misma tecnología les sonrió, en decisiones bastante más controvertidas en estos últimos dos partidos (un penalti más que dudoso de Messi ante el Leganés y dos rojas perdonadas a Messi y Piqué por sendas agresiones en el partido ante el Sevilla).

Partido táctico en una primera mitad sin goles

Ahora bien, ha sido un partido de muchas luces pero también de muchas sombras. Tras un encuentro muy táctico en la primera mitad, donde apenas hubo oportunidades, salvo un disparo de Benzema que paró muy bien Remiro en dos tiempos y un lanzamiento lejanísimo que acabó en las manos del meta donostiarra, apenas sí vimos oportunidades por ambos equipos.

Zidane sorprendió a todos alineando de inicio a James | Real Sociedad 1-2 Real Madrid

De hecho, salvo un posible penalti a Marcelo, que cayó derribado por Oyarzábal al filo de la media hora y una expulsión perdonada a Gorosabel, que “cazó” unos minutos más tarde a Vinicius con una alevosa patada en la boca del estómago cuando éste se plantaba solo ante Remiro, lo cierto es que el partido no nos dejó nada interesante que llevarnos a la boca en los primeros 45 minutos.

Y es que Vinicius, que fue un dolor de muelas por la izquierda, no terminaba de cuajar sus constantes internadas por velocidad a la espalda de Gorosibel y Llorente, forjadas a base de triangulaciones con Marcelo y Benzema.

Aun así, la Real tuvo momentos brillantes, especialmente entre el minuto 20 y el 30, en los que el equipo txuri-urdiñ dominó a los de Zidane, a base de forzar errores constantes en la salida de balón merced a una potente presión adelantada y constantes intentos de Odegaard y Merino de buscar la espalda de la defensa. Afortunadamente, con un gran Casemiro y con unos imperiales Ramos y Varane, la cosa no fue a mayores.

El VAR, protagonista por sus aciertos en la segunda mitad

Lo mejor vino tras la reanudación, cuando con apenas tres minutos de juego disputados, Vinicius volvió a ganarrle la espalda a Gorosabel y a Llorente. Tras un par de recortes “marca de la casa”, este último zancadilleó claramente a Vinicius y el colegiado no dudó en señalar el punto fatídico.

Tras algo más de un minuto de consultas con la Sala VOR, el árbitro catalán confirmó la pena máxima y Ramos, con la precisión de un cirujano y toda la sangre fría engañó a Remiro para anotar el primer tanto. Un gol, por cierto, que ha supuesto nada menos que el 20º tanto consecutivo del camero desde el punto de penalti.

Sergio Ramos anotó su 20º gol consecutivo desde el punto de penalti | Real Sociedad 1-2 Real Madrid

Desgraciadamente para Zidane, apenas un minuto después, Ramos sufrió un durísimo golpe durísimo en su rodilla en un encontronazo fortuito con Isak que obligó al técnico francés a retirarle del campo al filo de la hora de partido, dando entrada a Militao.

El cambio alteró el “ecosistema natural” de una defensa que había estado funcionando como un reloj suizo ya que a Militao le costó entrar al partido y, aunque Varane trabajó por los dos, el equipo lo notó. Si a eso le sumamos la incapacidad para aportar nada positivo de dos jugadores como Valverde y James por la derecha y el cansancio cada vez más notorio de Marcelo, el partido se fue torciendo paulatinamente del lado donostiarra.

Poco a poco y aunque no creaban gran peligro, se jugaba cada más tiempo en el campo madridista y el cerco a la portería de Courtois, que hasta ese momento y salvo un disparo alto de Januzaj, había sido un espectador de lujo del partido.

Susto y acierto para el Real Madrid: Benzema y el VAR evitan un descalabro

A pesar de que el partido pedía a voces una serie de cambios, Zidane se seguía mostrando reticente y el equipo se empezó a partir. Sí, es cierto, que con una Real con espacios, Vinicius hacía mucho daño por su banda -por más que la derecha del ataque blanco estuviese casi inédita- pero el Madrid había perdido el control del partido y la cosa se estaba empezando a complicar.

De hecho, los pronósticos se cumplieron cuando, en el minuto 68, una jugada embarullada en la frontal del área madridista se resolvió con un zapatazo lejano de Januzaj, prácticamente desde el vértice derecho del área al que Courtois no pudo dar respuesta.

Benzema festejando el segundo tanto de la noche | Real Sociedad 1-2 Real Madrid

Y no lo hizo, entre otras cosas, porque Mikel Merino, en clara posición antirreglamentaria, obstaculizaba claramente el ángulo de visión del meta belga, lo que llevó al árbitro a anular el tanto donostiarra a instancias del VAR, en una nueva y acertada decisión.

Aquello dejó en shock a la Real que apenas un par de minutos más tarde, en una de las pocas veces que Valverde logró dejar atrás a su par y tras porfiar con la defensa, logró colocar un gran centro al corazón del área. Benzema bajó con el hombro la pelota y, de forma absolutamente sorprendente, se sacó un disparo duro, seco y raso que descolocaba a Remiro para hacer el 0-2.

La jugada, muy protestada por los jugadores de la Real Sociedad, que reclamaban mano en el control de la pelota, fue revisada por el VAR y, de nuevo, volvió a ratificar la primera decisión del árbitro, que era la de conceder gol.

A partir de ahí, empezaron a llegar los cambios en el Madrid pero sin resultado. Asensio y Mariano entraban por James y Benzema pero su presencia casi ni se notó, especialmente el mallorquín, que prácticamente no tocó la pelota. Aunque peor fue lo de Mariano, que corrió sin criterio, como pollo sin cabeza.

Las cosas se complicaron de nuevo para el Real Madrid cuando en el minuto 82 un gran centro desde la izquierda que pilla completamente descolocada a la defensa, le cayó a Merino, tras un colosal error de Carvajal en el despeje, y el donostiarra, completamente libre de marca, batió a Courtois con un disparo durísimo, ante el que el belga no pudo hacer nada.

Los últimos minutos, incluyendo los casi siete que el árbitro añadió hasta el final del partido, fueron un auténtico correcalles, una locura, con un Madrid cada vez más aculado en tablas pero resolutivo en el despeje y buscando encontrar la espalda de una Real volcada en el área blanca, a base de voleones en dirección a Vinicius y a Mariano.

Con Mendy y Modric en el campo por Marcelo y Valverde, intentando tapar todos los huecos posibles, el Madrid estuvo a punto de ampliar su ventaja cuando, prácticamente al final del encuentro, Mariano se quedó solo delante de Remiro pero inexplicablemente mandó el balón a las nubes.

Finalmente y tras unos minutos de sufrimiento, los tres puntos acabaron en la buchaca madridista y los de Zidane se volvieron a la capital con el liderato bajo el brazo. Una posición que perdieron un lejanísimo 23 de febrero, tras la derrota en el Ciutat de Valencia ante el Levante y la victoria culé ante el Eibar.

Deja una respuesta