Notas Real Madrid 1-0 Getafe | Jornada 33 Liga Santander

Courtois: 7. Notable. Siempre atento y, de nuevo, decisivo con una mano prodigiosa en la primera mitad, cuando peor lo estaba pasando el equipo.

Carvajal: 4. Suspenso. Fue carne de cañón para Cucurella, que le ganó casi todos sus duelos individuales y estuvo tremendamente desacertado y fallón, sobre todo sacando la pelota. Protagonizó la jugada que dio lugar al penalti en una de las pocas veces que logró atacar con peligro.

Sergio Ramos: 8. Notable Alto. Con la lesión de Varane se convirtió en el jefe absoluto de la defensa e infranqueable en el juego aéreo. Ejecutó el penalti

Varane: 6. Bien. Hasta su salida del campo estaba en su línea de los últimos partidos. Dominador en el área

Mendy: 5. Aprobado. Estuvo tremendamente fallón. Muy impreciso, incluso en balones sencillos. Su jugada en la primera parte que dio pie a la mejor oportunidad del Madrid en todo el partido fue un espejismo porque no volvimos a verle hacer nada similar. Al menos se aplicó en defensa y se mostró bastante sólido, especialmente en los minutos finales.

Casemiro: 5. Aprobado. No fue, ni mucho menos, el mejor de sus partidos. Estuvo muy superado, sobre todo porque tuvo que jugar muy atrás, ayudando en defensa pero se le notó incómodo y muy superado, especialmente en la primera parte.

Kroos: 5. Aprobado. De lo poco potable del equipo en el centro del campo. Se echó al equipo a la espalda intentando canalizar el caudal ofensivo pero sin demasiado éxito. Mejoró sin Modric y con Valverde en la cancha.

Modric: 4. Suspenso. Absolutamente transparente para el juego del equipo, el croata perdió infinidad de balones, muchos de ellos fáciles y su aportación, especialmente la ofensiva, nula. Sustituido por Valverde en el minuto 63

Isco: 2. Suspenso. El peor partido del malagueño en estos últimos años, lo cual no dice mucho en su favor. No comprendió en ningún momento las necesidades de su equipo y se empeñó en conducir la pelota, cuando el partido exigía justo lo contrario. Acabó reemplazado por Rodrygo en el minuto 63.

Benzema: 4. Suspenso. Completamente desaparecido. Fue un islote en mitad de la nada y aunque se esforzó en bajar a buscar la pelota y no estuvo acertado en el regate ni en las poquísimas veces que llegó a mirar a portería. Ahora, su pase a Carvajal en la jugada del penalti está al alcance de pocos. Fue sustituido por Mariano en el minuto 91.

Vinicius: 2. Suspenso. Espantoso partido del carioca. Es cierto que tuvo una gran oportunidad que le saca Soria pero salvo eso, no dio una a derechas. No fue capaz de irse ni una sola vez de su par. Dejó su sitio a Asensio en el minuto 63


Militao: 5. Aprobado. Saltó al campo prácticamente sin calentar y le costó entrar en el partido. Estuvo muy nervioso y le costó mucho encontrar su sitio en el campo. Afortunadamente, a medida que avanzó la segunda mitad se fue entonando para acabar a un nivel aceptable.

Asensio: 5. Aprobado. No tuvo demasiado contacto con el balón pero las pocas veces que lo hizo ayudó a descongestionar la presión azulona y además ayudó bastante en defensa.

Rodrygo: 6. Bien. Aunque fue de más a menos, sus primeras internadas ayudaron a abrir el campo por la derecha y abrir las únicas vetas en el pétreo entramado defensivo getafense.

Valverde: 6. Bien. Trabajo oscuro pero eficaz del uruguayo, que ayudó mucho a mantener la pelota. Alivió de carga defensiva a Kroos y eso redundó mucho en mejorar el fútbol del equipo.

Mariano: Sin calificar.


Zinedine Zidane. 7. Notable. Supo corregir el erróneo planteamiento con unos cambios revolucionarios que cambiaron radicalmente la imagen del equipo. Se le hizo bola el entramado defensivo y la altísima presión impuesta por los de Bordalás y el equipo estuvo perdido en la primera parte y hasta el primer cuarto de hora de la segunda.

Sin embargo, con ese triple cambio, alejado de los clichés de entrenador conservador y previsible que muchos le han impuesto, supo encontrar los escasos puntos débiles del equipo azulón y, con una modficación sustancial del dibujo, pasando del 4-4-2 a un veloz 4-3-3, logró hacerse con las riendas de un partido que era vital para el Real Madrid.

Deja una respuesta