Crónica Borussia Mönchengladbach 2-2 Real Madrid | Champions League (Fase de Grupos)

Casemiro salvó los muebles del Real Madrid con su gol en el descuento | Borussia M. 1-2 Real Madrid

Borussia Mönchengladbach 2-2 Real Madrid: “Un punto que sabe a victoria”

El Real Madrid volvió a ser el de los pequeños-grandes milagros y se trajo a casa un importante y quién sabe si trascendental punto de Alemania al arrancarle al Borussia Mönchengladbach un agónico empate en el último minuto, tras ir perdiendo 2-0 a falta de cinco minutos para el final.

Y es que si hay un equipo capaz de lo mejor y de lo peor y, lo más curioso, poder hacerlo en el mismo partido, ése es el Real Madrid. Un equipo, el de Zidane, al que se le venía encima un más que luctuoso futuro en la Fase de Grupos con una derrota, por cierto, absolutamente inmerecida, cuando estaba el partido a punto de morir.

Sin embargo, cuando todos le daban por muerto, sacó su casta y en el último suspiro, apeló a la heroica, al mito ese del Madrid de las grandes noches, del que nunca se rinde a pesar de las adversidades y, de forma sorprendente, con sendos goles de Benzema y Casemiro, equilibró la contienda, justo cuando más de uno, especialmente en la prensa española, afilaba ya las garras para despedazar al equipo y, sobre todo, a Zidane.

Es, pues, un punto, un escaso y raquítico punto pero que, unido a los otros resultados del grupo, le abren al equipo un gran ventanal en sus aspiraciones para seguir enganchados a Europa y que con el 2-0 que campeaba en el electrónico a falta de unos pocos minutos para acabar, le complicaba sobremanera su futuro continental.

Hasta el gol, un buen Real Madrid

Como era previsible, ante la importancia del choque, no se esperaban cambios con respecto al “once” que venció el pasado sábado en el Nou Camp, salvo el obligado de Nacho por Lucas Vázquez en el lateral derecho por la lesión del canterano. Un planteamiento que le funcionó en Barcelona y que, por lo que se vio en los primeros minutos, también le iba a funcionar, aunque con más dificultades de las previstas, en el Borussia Park germano.

Los once de ZIdane para jugar en Alemania | Borussia M. 1-2 Real Madrid

El Real Madrid salió con ganas de ventilar pronto el partido, muy ordenado en su presión en la salida de balón del conjunto alemán, y con bastante movilidad y orden en las líneas. Los laterales se proyectaban con rapidez y tanto Lucas Vázquez por la derecha como Mendy por la izquierda llevaban peligro con sus subidas.

Ante ellos, un Borussia muy replegado que encontraba enormes problemas para sacar el balón controlado desde atrás y lo perdían muy rápido, casi tanto como lograban volver hacia atrás para intentar taponar el aluvión que se les venía encima.

Aunque sin crear grandes ocasiones, con un Vinicius tremendamente desacertado en el regate y un Asensio que, si bien empezó timorato, fue cogiéndole el aire al partido y, junto a Kroos, estuvo a punto de marcar tras sendos disparos lejanos justo antes de la primera media hora.

En definitiva, hasta ese momento todo tranquilo, con Courtois prácticamente de espectador de excepción pero llegó lo inesperado. En pleno dominio madridista, en el minuto 32 Kroos protagonizó el error más sonado de la noche.

El alemán erró en la salida de balón en el centro del campo y eso posibilitó la primera contra “borusser” que no acertó a cortar con contundencia Varane. El balón le cayó a Plea quien tras una gran pared con Hofmann, asistió a Thuram, que entraba solo por la banda derecha, y el hijo del mítico Lillian batió fácilmente a Courtois con un duro disparo.

Mendy no tuvo la mejor de sus noches en el Borussia Park | Borussia M. 1-2 Real Madrid

Demasiado castigo para un Real Madrid que había hecho todo hasta el momento. Había puesto el fútbol, las ganas y las ocasiones para que un par de desajustes y un error puntual le penalizaran tanto.

Y el equipo, como los púgiles técnicos pero frágiles, recibió el primer puñetazo al mentón y, con una mandíbula de cristal, besó la lona y, aunque se recuperó, quedó groggy sobre el césped durante un buen puñado de minutos.

A partir de ese momento, el Madrid perdió el sitio, la lucidez y los nervios comenzaron a apoderarse del equipo, que perdió de golpe y porrazo la solidez inicial y empezaron las imprecisiones y las inseguridades, con el único deseo de que llegase pronto el descanso.

Una segunda parte de infarto

Tras la reanudación, el equipo salió con otra actitud. Siguiendo con el símil boxístico, recibió una buena dosis de oxígeno, árnica en las heridas y los de Zidane saltaron al césped con una actitud diferente.

Recuperó la presión alta, la fuerza en el corte y en apenas un par de jugadas embotellaron al Borussia. Al minuto de la reanudación, tras un córner botado por Kroos desde la derecha del ataque madridista y rematado defectuosamente por Casemiro, el balón quedó muerto en el área tras un mal rechace de la defensa germana y Asensio, de primeras y de volea, aunque mordida, estrelló el remate en el travesaño de Sommer.

Modric entró en la segunda parte y revitalizó al equipo | Borussia M. 1-2 Real Madrid

En el minuto 48 Asensio volvió a disponer de una gran oportunidad en boca de gol tras una buena triangulación entre Vinicius y Mendy pero su remate se marchó a córner, interceptado por un defensa cuando se colaba en la portería.

Apenas un minuto después, Vinicius coronaba su pésima actuación de la noche desaprovechando una magnífica jugada por la derecha de Fede Valverde, tras mandar fuera inexplicablemente un remate sin oposición casi a la altura del punto de penalti.

Eran, pues, los mejores momentos de fútbol del Real Madrid del partido porque, a la buena presión y el juego más o menos animado del equipo de la primera media hora le sumaba la necesaria verticalidad y el remate a puerta.

Pero de nuevo el infortunio volvió a castigar a los de Zidane. Cuando el partido se acercaba a la hora de juego. Aunque unos pocos minutos antes ya había avisado Kramer con una gran jugada personal, no fue hasta el minuto 57 cuando llegó el segundo zarpazo alemán.

Una jugada aparentemente intrascendente marcada por la pasividad de Varane para detener la incursión de Thuram desde el centro del campo. La jugada acabó con un centro desde la derecha de Lainer al corazón del área donde Plea remató sin oposición. El rechace en corto le cayó en el área pequeña a Thuram quien, igualmente libre de marca, sólo tuvo que empujarla a la red.

Aquello fue el acabóse. O como decía Mafalda, el “empezóse del acabóse” porque el golpe fue durísimo para los de Zidane que anduvieron sonados durante varios minutos sobre el campo, absolutamente destrozados por el gol.

Eden Hazard estuvo a punto de marcar en su vuelta a los terrenos de juego | Borussia M. 1-2 Real Madrid

El equipo se quedó roto, descabezado y completamente desactivado en sus líneas y en pleno desbarajuste casi recibió el tercero. Al minuto de encajar el gol, en otro despiste defensivo, en este caso de Varane, Plea se quedó solo ante Courtois pero el belga se hizo grande y logró taponar el balón.

No así la hemorragia de juego y descontrol, porque en el minuto 66 Stindl rompió de nuevo a la defensa, en este caso por la izquierda pero su disparo cruzado se marchó fuera por escasos centímetros.

Casi inmediatamente, Zidane se la jugó dando entrada a Hazard y Modric por Vinicius y Kroos y el equipo recuperó el equilibrio perdido y sobre todo la estabilidad en el juego y la iniciativa. Con el croata a los mandos, el Real Madrid volvió a tener la pelota y poco a poco embotelló al Borussia en su campo.

El Madrid recuperó la presión con Valverde y Modric y aunque de forma muy atolondrada, a base de incesantes centros al área que acababan, por regla general, o estrellándose contra los laterales alemanes o en rechaces de los centrales pero siempre sin peligro.

En una de las pocas veces que el Madrid lo intentó por la banda de Hazard, una buena triangulación entre él y Benzema acabó con un disparo del belga que se estrelló contra el lateral de la red.

Poco a poco, el tiempo volaba a medida que la impotencia se iba apoderando de un Real Madrid que seguía sin encontrar cómo hincarle el diente a la poblada defensa germana. Lo intentaron con Rodrygo por un agotadísimo Asensio en el minuto 80 para intentar abrir más el campo pero tampoco era posible.

Sergio Ramos se convirtió en un delantero más en los últimos minutos de partido | Borussia M. 1-2 Real Madrid

Y así las cosas, cuando peor pintaba el panorama para el Real Madrid, en el minuto 86 en el enésimo centro desde la banda, en este caso desde la derecha en las botas de Valverde fue recogido desde el mismo cielo por Casemiro, que desde hacía unos minutos junto a Sergio Ramos, era un delantero más.

Su fe para evitar que el balón saliese fue clave porque su testarazo hacia el área pequeña cayó a la espalda de Benzema quien, de una preciosa chilena, alojó el balón en la meta de Sommer.

Sonaba demasiado épico, demasiado heroico pero con cuatro minutos de descuento, soñar era gratis. El Madrid estaba volcado en el área alemana y la posibilidad de una prematura eliminación europea, de modo que todo era posible.

Cuando el partido estaba a punto de acabar llegó el momento esperado. En otro centro desesperado, en este caso de Modric , también desde la derecha, lo aprovechó Sergio Ramos para asistir de cabeza a Casemiro y éste, en boca de gol remachó el tanto del empate.

Eso sí, hubo tiempo para un pequeño susto más para el Real Madrid que, volcado sobre el área de Sommer, dejó su defensa en cuadro pero la contra del Borussia fue frenada por una excelente acción de Valverde, que se había quedado cerrando al equipo.

Y sin más, el partido se acabó y ese punto, que podría haber sido un cero rotundo, salvó los muebles e hizo algo más de justicia en un partido en el que los de Zidane merecieron, sin duda, mejor suerte.

Deja una respuesta