Crónica Real Madrid 82-87 FC Barcelona | Liga Endesa

Los de Laso no pudieron mantener el pulso a su eterno rival, aunque despiden el año siendo líderes de la Liga Endesa.

El calendario, tan caprichoso como siempre, quiso dejar un clásico de la Liga Endesa en plenas vacaciones de Navidad. No era la primera vez que Real Madrid y Barcelona se medían las caras en unas fechas tan señaladas. Ya lo hicieron hace varias campañas y hoy se volvían a mirar cara a cara dos de los equipos más fuertes del continente.

La antesala del encuentro de la jornada estuvo protagonizada por el escándalo Thomas Heurtel. Casualidades de la vida, el base francés del Barça sería protagonista en un clásico en el que ni siquiera llegaría a vestirse de corto.

Pero ni mucho menos el caso de Heurtel fue el único atractivo en un clásico navideño de altura entre dos equipos muy entonados.

Abalde rompió el hielo con un lanzamiento de tres con cierto suspense. Rápidamente Mirotic hacía la réplica para el Barça. La sensación de las dos primeras jugadas preveían un encuentro donde la igualdad se adueñó en muchas de las facetas del clásico.

Ninguno de los dos equipos perdía la intensidad en cada jugada. Los dos marcaron un ritmo frenético y emocionante en el que la competitividad fue la nota característica de un choque que no defraudó.

La intensidad a ambos lados de la canasta de Alberto Abalde y  los triples del aeroplano Llull sostuvieron a su equipo frente a un Barça donde Calathes marcó el compás (como es habitual) y Mirotic puso sus puntos al servicio de su equipo.

Los de Laso aprovecharon a la perfección las transiciones finalizadas con canastas en esquina a sus tiradores. Una forma de juego tallada y pulida por el técnico vitoriano durante tantos años de trabajo en el club blanco. Jasikevicius y Laso no podían pedir más en el apartado de ataque, pero si en lo defensivo.

Ambos equipos superaron la barrera de los 40 al descanso, un indicio de que ninguno de los dos estaba dedicándose a la labor defensiva. La igualdad seguía reinando al descanso: empate a 46 y mucha segunda mitad por jugar y disfrutar.

Toda la precisión que demostraron en la primera parte no la tuvieron al comienzo del tercer cuarto. Les costó entrar de nuevo en el encuentro tras pasar por vestuarios. Golpeó el Barça primero con un Calathes que estaba fino en labores defensivas.

Un poderoso Corey Higgings dejó la imagen del encuentro con un precioso mate por línea de fondo que no pudo parar el gigante Edy Tavares. Carroll se estrenó en su cuenta particular para el Madrid y Adam Hanga seguía manteniendo al conjunto azulgrana por encima en el luminoso hasta que los de Laso remaron al final del tercer asalto con buenos ataque-defensa liderados por Carroll, Tavares y Abalde.

Pero el Barça no se vendría abajo. Subió el nivel defensivo y Adam Hanga se empezó a disfrazar de lo que es: el mejor triplista de la Liga Endesa, además de un reconvertido y excelente director de juego. Fue determinante su acierto, clave para que el cuadro de Jasikevicius disparara su ventaja en el marcador (+12 de máxima).

El cuadro blanco volvió acercarse en el último minuto pero la remontada no fue posible. El Barcelona se llevó un clásico de altura. (82-87)

Deja una respuesta