Crónica Real Madrid 1-1 Chelsea | Champions League (ida semifinal)

Este gol de Benzema mantiene vivo al Real Madrid de cara a la vuelta | Real Madrid 1-1 Chelsea

Real Madrid 1-1 Chelsea: “Todo abierto para Londres”

El Real Madrid ha salvado los muebles y deja la eliminatoria abierta, aunque con cierto favoritismo para el Chelsea, tras firmar un agónico empate a uno, en un partido que apuntaba a debacle y que, a pesar del evidente agotamiento físico de los jugadores, el equipo acabó dominando y aculando a los británicos en su portería.

En un partido en el que hubo dos fases bien distintas, lo cierto es que cualquiera de los dos pudo acabar ganando, por lo que se puede decir que el empate es un resultado justo y que, a pesar del peso de los goles en campo contrario, es lo suficientemente abierto como para no dar en absoluto por muerto a los de Zidane sino más bien todo lo contrario.

Sobre todo, si el francés recupera efectivos más que decisivos como Ferland Mendy o Fede Valverde, dos bajas junto a Sergio Ramos y, por qué no decirlo, este Lucas Vázquez, se han definido como decisivas para apuntalar a un equipo físicamente destrozado pero con una moral vencedora y un espíritu de sacrificio absolutamente encomiable.

Dominio apabullante del Chelsea hasta el gol de Benzema

La superioridad física del Chelsea se pudo constatar prácticamente desde el primer minuto, cuando la presión alta de los de Tuchel desarmó en un abrir y cerrar de ojos todo el entramado defensivo y el centro del campo madridista.

Los “once” de Zidane que saltaron a Valdebebas | Real Madrid 1-1 Chelsea

El espectáculo que supuso ver cómo trabaja ese estajanovista del fútbol y uno de los mejores mediocentros europeos, como es N’Golo Kanté, unido al talento y la velocidad de Pulisic, que abusó de Marcelo como si de un prebenjamín se tratase, fue tan vistoso como demoledor.

En un abrir y cerrar de ojos, la defensa de cinco de Zidane, con Carvajal y Marcelo de carrileros y los tres centrales (Nacho, Militao y Varane) no daban abasto a achicar el agua que entraba desde el centro del campo, absolutamente superado por el empuje blue.

Y no tardaron en llegar las oportunidades del lado del conjujnto británico, absolutamente dominador y mostrando un poderío físico y táctico que hacía prever una debacle de esas que quedan en la memoria.

Justo cuando se abrieron los cielos de Madrid para descargar el Diluvio Universal, a los ocho minutos de juego, Mount entró fácil por la derecha y asistió al segundo palo para Pulisic, completamente libre de marca aprovechando la pasividad de Nacho.

El norteamericano le dejó un balón maravilloso a Werner con un sutil testarazo para que remachase en el área pequeña. Sin embargo, el remate del alemán se encontró con una providencial parada de Courtois para salvar el primero.

Así batió Pulisic a Courtois en el tanto del conjunto londinense | Real Madrid 1-1 Chelsea

Y esa debacle pareció desatarse cuando al filo del primer cuarto de hora un balón largo de Rudiger a la espalda de una especialmente lenta y mal colocada defensa madridista  lo recogió Pulisic y, tras desbordar a Courtois en su salida, marcó por encima de Varane y Nacho, que estaban intentado tapar el hueco dejado por el meta.

El baño y no sólo meteorológico que estaba recibiendo el Madrid era apoteósico y hacía prever que las cosas no iban a ir precisamente bien a los de Zidane, incapaces de seguir mínimamente el ritmo impuesto por los de Tuchel.

Un par de minutos más tarde, Werner volvió a tener el gol en sus botas pero, tras una gran jugada de Mount, asistió al alemán que no llegó a rematar en boca de gol por bien poco.

Pero apenas seis minutos después, el fútbol tiene estas cosas y en la primera vez que el Real Madrid ligaba una jugada, Benzema se inventó una jugada personal y se despachó un disparo espectacular desde la frontal que se estrelló contra el poste izquierdo de Mendy.

Un arrechucho que le metió el susto a los ingleses, que dieron un pequeño paso atrás que aprovechó el Madrid para irse hacia delante y empezar a tener algo más la pelota y, sobre todo, sacudirse ese dominio intenso que había desarbolado por completo el planteamiento de Zidane.

Con esta magnifica volea, Benzema se inventó literalmente el empate | Real Madrid 1-1 Chelsea

Y cuando el partido llegaba a la media hora cuando Marcelo, en la que fue, quizás, su única actuación destacable en el encuentro, colgó el balón al segundo palo para que Casemiro, prolongase el balón al centro del área donde peinó levemente y el balón, aparentemente sin peligro le cayó a Benzema. El francés se revolvió de forma inverosímil y se sacó de la chistera una volea que entró como un misil por el centro de la portería sin que Ederson pudiese mover ni un músculo.

Ese gol supuso un punto de inflexión del partido ya que el Chelsea, hasta ese momento dueño y señor del juego sobre el césped, acusó el gol y cedió bastante su empuje y su presión, lo que le permitió a los de ZIdane vivir más tranquilos en el tercio final de la primera mitad, en los que salvo un disparo lejano de Thiago Silva y un disparo forzado de Werner al lateral de la red, ya no ocurrió nada destacable.

Capeando el temporal, el meteorológico y el fútbolístico

La segunda mitad fue bastante más tranquila que la primera. Bajo un aguacero espectacular, daba la sensación que ambos equipos firmaban las tablas. Por un lado, el Real Madrid vivió bastante más tranquilo y, aunque es verdad que le costaba generar peligro, con un MOdric y un Kroos muy desaparecidos y, sorprendentemente, muy fallones y con un Vinicius que, sin espacios, se ahogaba y naufragaba en sus duelos individuales.

Carvajal fue de lo más potable de la defensa mientras le aguantaron las fuerzas | Real Madrid 1-1 Chelsea

Por este motivo, Zidane movió el banquillo y dio entrada a Hazard en el minuto 65, buscando posesiones más largas y la profundidad del belga, aunque tampoco funcionó demasiado, porque salvo un par de pinceladas, apenas se dejó ver con peligro.

El partido entró en una dinámica diferente y más ágil cuando el técnico francés se animó a seguir haciendo cambios y en el minuto 76 puso punto final a la agonía de Marcelo y cambió definitivamente el sistema. Metió en el campo a Asensio por el brasileño y a Odriozola por un exahusto Carvajal y el equipo comenzó a carburar.

A pesar del susto que supuso una falta al borde del área lanzada por Ziyech atrapada sin demasiados problemas por Courtois, los últimos minutos acabaron con un último arreón de un Real Madrid, dispuesto a vaciar las últimas gotas de vida en el área del Chelsea.

Primero, con un testarazo en plancha de Varane y minutos después, con otro remate flojo de Casemiro, los de Zidane quisieron agotar sus últimas opciones para romper la igualada, pero no hubo lugar.

El partido acabó con un corte valiente de Odriozola a Rudiger para tapar una contra en la que, tras un violento choque, el que se llevó la peor parte fue el central blue, quien tras recuperarse, no tardó en hacer lo mismo con Modric justo cuando el colegiado pitó el final del partido, dejando las espadas en todo lo alto para la vuelta, que se disputará en el mítico Stamford Bridge londinense el próximo miércoles.

Deja una respuesta