Crónica Real Madrid 82-76 Anadolu Efes | Euroliga (cuartos de final)

Tyus intenta anotar bajo el aro rodeado de contrarios | Real Madrid 82-76 Anadolu Efes

Real Madrid 82-76 Anadolu Efes: “El playoff se decidirá en Estambul

El Real Madrid volvió a obrar el milagro cuajando otra remontada épica y sobreponiéndose a la falta de Tavares y a la exhibición de Beaubois. De nuevo, a base de fe y con un enorme Garuba, los blancos fuerzan el quinto y definitivo partido del playoff. Todo o nada en Turquía tras haber conseguido empatar a dos la serie al equipo más en forma de Europa.

De nuevo, sin Tavares, no valía otra cosa que no fuera ganar. Y el equipo lo sabía, con un comienzo arrollador que dejó noqueado a los turcos. Volvió a la defensa en zona, que funcionó anulando a Efes en ataque durante los seis primeros minutos. Cortesía de Carroll fue el parcial de 8-0 a falta de ocho minutos de cuarto, lo que hizo entrar a Larkin en cancha.

17-0 llegó a ponerse un Real Madrid muy serio en defensa que estaba aprovechando el momento de confusión de los turcos, mostrándose también implacable arriba. Los blancos cazaban todos los rebotes, y los de Ataman acumulaban pérdidas sin parar. Larkin, en ataque, y Dunston, en defensa, hicieron despertar a los suyos a la vez que la producción ofensiva de los de Laso se frenaba en seco. A 6 se redujo la renta del Madrid, resucitando Efes en los últimos minutos  mientras el ataque blanco se resintió (19-13).

Entrada a canasta de Laprovittola en presencia de Dunston | Real Madrid 82-76 Anadolu Efes

El comienzo del segundo periodo demostró que el guion había cambiado. Larkin inauguraba el marcador con un triple, y Beaubois, que le tomó el testigo, le imitaba empatando el partido. El acierto desde el perímetro de los otomanos era contestado con más de lo mismo por parte de Rudy, hasta que Beaubois comenzó su exhibición a la vez que su equipo empezaba a cargar el rebote y a mejorar sus porcentajes.

Mientras tanto, al Madrid le costaba un mundo encontrar el aro rival, todo lo contrario que al rival. Se colocó 12 arriba Efes a tres del descanso, y Beaubois, la pesadilla de los madridistas, seguía sin parar de castigar desde la línea de tres. Gran parte de la culpa del marcador la tuvo el escolta francés de los de Estambul, con cinco de cinco en triples y 19 puntos en la primera mitad. 36-47 al descanso, Anadolu Efes había recuperado la versión a la que nos tiene acostumbrados y tocaba remar para darle la vuelta al luminoso.

El paso por vestuarios pareció no afectarles a Beaubois y a Larkin; pero Carroll, con dos triplazos, y Garuba empezaron demostrando que querían la remontada. Parecía que había vuelto el Madrid, y Ataman se vio obligado a solicitar un tiempo muerto tras ver su ventaja recortada hasta los cuatro puntos.

Pero fue momentáneo, se les volvió a atascar la anotación a los blancos y los turcos volvían a superar la barrera de los 10 con Dunston cazándolo todo bajo el aro. Laso introdujo a Llull para intentar solucionarlo. El Real Madrid consiguió que no se rompiera el partido, haciendo desaparecer a Beaubois y logrando que los turcos tan solo anotaran un triple. Todo por decidir al último cuarto con 57-66.

Comenzó el periodo decisivo, y un renqueante Thompkins se marchaba al banquillo en la primera jugada dando paso al héroe de la noche. Garuba desde la línea de tiros libres ponía a ocho a los suyos, pero Larkin con un 2+1 y más tarde de tres devolvió de nuevo la barrera de los 10.

Usman volvió a reducir el colchón de los de Ataman, siete por encima de un Real Madrid que no quería despedirse de la Euroliga a cinco del final. El tiempo se agotaba y no aparecía la brillantez del partido anterior. Pero los de Laso empezaban a tirar de orgullo y coraje y se pusieron a dos, dando comienzo a  las dudas en el Efes, que con varias pérdidas consecutivas daba la opción de empatar a los madridistas a falta de dos minutos para el final.

Y Abalde de tres ponía por delante al Madrid (74-73), que llevaba perdiendo desde el segundo periodo. Micic empató con un tiro libre, pero dio otros dos a Llull que no perdonó el balear. Supieron aguantar la ventaja de dos, y Rudy, desde los libres, la aumentó hasta los 4. Larkin volvió a reducirla a dos con ocho segundos por jugar, pero Llull y de nuevo Usman ponían la puntilla y forzaban el quinto partido del playoff cuando todo parecía perdido (82-76). Monumental Garuba, liderando la remontada de los suyos.

Deja una respuesta