Crónica Real Madrid 2-0 Osasuna | Jornada 34 Liga Santander

Alegría desbordante con este triunfo, vital para seguir en la lucha por el títulp | Real Madrid 2-0 Osasuna

Real Madrid 2-0 Osasuna: “El triunfo del sacrificio”

El Real Madrid ha logrado tres puntos vitales para continuar en su lucha por el título liguero a pesar de las bajas, el evidente cansancio físico y las arriesgadas (pero necesarias) rotaciones y, por supuesto, el excelente trabajo defensivo desplegado por los chicos de Jagoba Arrasate.

Con sacrificio, trabajo duro y poniéndose el mono de trabajo, que es como se logra sacar adelante este tipo de partidos, los de Zidane han logrado sacar adelante un partido de esos ásperos, feos y complicados y en el que brilló de forma muy especial Eder Militao, quien tras la baja de Ramos y de Varane se ha erigido en el auténtico líder de la defensa y en uno de los jugadores más brillantes del equipo en estos últimos partidos.

La nota negativa es la salida prematura de Varane en el descanso, al parecer por unas molestias que, si bien, el propio jugador francés le ha confirmado a ZIdane que no eran gran cosa, sí que le obligarán a someterse a unas pruebas y a estar bajo vigilancia, especialmente ante el importantísimo compromiso del miércoles.

Una gran primera mitad a la que le faltó el gol

Zidane apostó por darle descanso a jugadores muy necesitados de tomar aire como Nacho, Kroos y Modric y por darle la titularidad a Marcelo, Blanco y Asensio, incrustado en la medular y sobre todo, a Eden Hazard, que al revés que sus compañeros, anda más que necesitado de minutos para recuperar el tono.

Este es el “once” alineado por Zidane para este partido | Real Madrid 2-0 Osasuna

El partido comenzó con un Real Madrid arrollador, muy volcado sobre un Osasuna que, liderado en su defensa por un espectacular y omnipresente Aridane y un eléctrico Hazard, que avisó a los tres minutos de juego con un disparo ligeramente desviado y después una buena jugada personal.

Pocos minutos más tarde, el conjunto rojillo le dio debida respuesta al disparo del belga con un remate flojo desde fuera del área que paró sin problemas Courtois.

Un mero espejismo a lo que le vendría encima a Osasuna, que vivió sus peores minutos con un aluvión ofensivo iniciado con un disparo alto de Casemiro, tras un pase de Asensio.en el minuto 11 y un zambombazo de Casemiro desde su campo, que se marchó alto por bien poco.

Eso sí, Militao le metió el medio en el cuerpo a la parroquia madridista cuando le devolvió un auténtico melón a Courtois que estuvo a punto de meterse en su propia portería

A partir de ahí una sucesión de oportunidades en un cuarto de hora frenético, donde el Real Madrid fue una apisonadora para un Osasuna que, sin embargo, pudo marcar en el minuto 22 con un centro-chuto envenenado de Roberto Torres prácticamente desde la línea de fondo, que obligó a Courtois a lucirse por primera vez en la noche.

Tras varios intentos fallidos de Casemiro y Asensio, llegaron tres oportunidades casi consecutivas que demostraron lo que ya avisábamos ayer en la previa sobre Sergio Herrera, el meta “rojillo”.

Eden Hazard volvió a la titularidad meses después | Real Madrid 2-0 Osasuna

En el minuto 26 Hazard remataba mordido un espectacular centro medido de Marceo (quizás lo único positivo que hizo el brasileño en todo el partido) y Herrera sacaba una mano espectacular para desviar el balón a córner. No menos espectacular fue la parada que le hizo al testarazo de Militao con el que remató ese mismo saque de esquina.

Y para rematar la faena, el mismo Herrera cerraba su terna de paradones con otra gran intervención tres minutos más tarde a otro remate de cabeza del propio Militao tras un buen pase de Blanco. Un Militao que un minuto antes había rematado fuera por bien poco un magnífico servicio de Asensio.  Por último, cerraba Vinicius estos minutos de acoso y derribo con un remate flojo al lateral de la red en el minuto 32.

En los mejores minutos del Real Madrid y no había color o mejor dichjo, no había más color que el blanco, en un partido donde sólo faltaba la guinda del gol que, por unas cosas o por otras, no terminaba de llegar.

Pero claro, en la “Ley del Fútbol” tan inexorable cuyo principal enunciado es el de “quien perdona, lo paga”, la falta de pegada se castiga y eso estuvo a punto de pasarle a los de Zidane, cuando el partido estaba a punto de alcanzar el descanso.

En el único despiste defensivo del eje de la zaga, Manu Sánchez encontró desde la derecha la cabeza de Chimy Avila y su remate en plancha sorprendió a Courtois. Afortunadamente, el juez de línea apreció la posición ligeramente adelantada del delantero argentino y no dio validez al tanto.

Espesura… y goles en la segunda parte

La segunda parte arrancó con el cambio de Varane por Nacho y con el mismo esquema de juego pero la cosa no funcionó. Entre otras cosas, porque Arraate había puesto coto al ataque madridista por las bandas que tanto daño le había hecho a Osasuna en la primera parte.

Odriozola hizo un buen partido, especialmente en la primera mitad | Real Madrid 2-0 Osasuna

Hazard, muy participativo toda la primera mitad, se diluyó mientras que Viniicus y Marcelo por la izquierda prácticamente desaparecieron, al igual que la pareja Odriozola-Asensio por la derecha, y el juego del Madrid y, en definitiva, el del partido, se volvió bastante espeso.

Con mucho juego subterráneo, mucha falta y sobre todo una alarmante falta de ideas, los de Zidane perdieron ese control absoluto del partido y Osasuna se sacudió el dominio, buscando encontrar esa posible contra que sorprendiese al Madrid.

Y a punto estuvieron lo lograrlo. En la primera vez que lograban hilvanar una buena jugada, en el minuto 52 sorprendieron a la defensa adelantada del Madrid y se plantaron cuatro contra dos pero Roberto Torres no supo aprovechar la circunstancia y jugó mal, lo que dio tiempo al equipo a replegarse y acabar solventando ese mal momento.

Zidane, que ya había puesto a calentar a varios jugadores, vio que era el momento de hacer cambios. Así, quitó a Marcelo y a Vinicius, absolutamente desaparecidos en el minuto 63, para dar entrada a Rodrygo y a Miguel Gutiérrez, y el equipo lo notó casi de inmediato.

Algo lógico porque pasar de jugar con nueve a hacerlo con todos, era normal que el equipo mejorase. De hecho Rodrygo no tardó ni cinco minutos en crear más peligro y traer consigo más desborde y verticalidad que Vinicius en la hora y pico que estuvo en el campo, con una gran jugada personal que se perdió ligeramente desviada.

Este espectacular testarazo de Militao abrió el marcador en Valdebebas | Real Madrid 2-0 Osasuna

En el minuto 71 entró Isco en el campo para oxigenar una medular cada vez más atascada y obsesionada con centrar balones al área que se encontraban por regla general con la ordenada defensa rojilla.

En el minuto 74 se empezó a cocer el primer gol con una jugada de estrategia, con una falta botada por Asensio y que Militao, en la frontal no acertó a prolongar y la jugada, protestada por los osasunistas por una mano inexistente del brasileño, acabó en córner.

El saque de esquina, botado magistralmente por Isco desde la izquierda lo remató de cabeza Militao y el balón, esta vez sí, acabó en el fondo de la red de Sergio Herrera y el Real Madrid recibió, por fin, el justo premio a su dominio global del partido.

El gol desbarató los planes de Osasuna, muy cómodo con todo el equipo encerrado atrás, y eso le obligó a dar un paso hacia delante, que los de Zidane aprovecharon para crear más peligro y sobre todo, soltar a un Benzema muy desaparecido hasta ese momento.

Y cuando el francés tiene el balón y juega cómodo, el equipo lo nota. Y vaya que si lo nota, porque en el minuto 80, en una de las pocas veces que logró moverse cómodamente por la frontal, se inventó un pase mágico al punto de penalti, entre un mar de piernas rojinegras para encontrar a Casemiro, disfrazado de “9”.

Curiosamente, el control de brasileño se le fue largo pero con tan buena fortuna que sorprendió a Sergio Herrera y, casi sin querer, el balón, pegado al poste izquierdo, entró llorando en la meta de Osasuna para certificar el partido defintivamente.

Con algo de fortuna, Casemiro anotó el segundo tanto de la noche | Real Madrid 2-0 Osasuna

Los últmos instantes del partido nos dejaron unos buenos detalles de Arribas, que entró justo un minuto después del tanto de Casemiro y una espectacular filigrana de Isco en el área que a punto estuvo de suponer el tercer gol de la noche.

Finalmente, y después de tres minutos de prolongación, Cuadra Fernández decretó el final del partido y, solventado este importante partido y con los tres puntos en la buchaca, sólo queda pensar en el encuentro del miércoles ante el Chelsea, donde el Madrid se juega el pase a la ansiada final de la Champions. Soñar es gratis,

Deja una respuesta