Crónica Real Madrid 0-0 Villarreal | Jornada 7 Liga Santander

Gil Manzano dejó sin sancionar un claro penalti sobre Albiol en la primera mitad | Real Madrid 0-0 Villarreal

Real Madrid 0-0 Villarreal: “Coitus interruptus”

El Real Madrid se ha dejado dos puntos ante un buen Villarreal, en el que ha sido el primer “pinchazo” liguero en casa de esta temporada, tras un partido en el que se mostró gris, blando y sin apenas un atisbo del juego divertido, fluido y rápido del que ha hecho gala el equipo en bastantes momentos de lo que llevamos de campeonato.

Courtois, de nuevo salvador en la primera parte

Un ordenado Villarreal, muy encerrado y que se limitó a cortocircuitar las líneas de pase madridistas que, dicho sea de paso, tampoco estuvieron muy finas. Entre otras cosas por una extraña, por no decir absolutamente incomprensible, alineación inicial con la que Carletto sorprendió a todo el mundo.

Con Fede Valverde de lateral derecho, Nacho volviendo al lateral izquierdo y con Asensio repitiendo titularidad, lo cierto es que el partido fue un completo despropósito para el Real  Madrid prácticamente desde el primer minuto.

Alineación sorprendente la de Carletto esta noche | Real Madrid 0-0 Villarreal

El dibujo y el juego desplegado, en parte por los méritos de un buen planteamiento defensivo de Unai Emery, impidió que el Real Madrid pudiese parecerse en algo al equipo dominador, potente y alegre que habíamos visto sobre este mismo césped apenas tres días antes, ante el Mallorca.

Presionando sobre la salida de balón, con Modric y Vinicius muy marcados y sin referencias con las que combinar para Benzema, unido al pésimo estado de forma de Casemiro, el centro del campo del Real Madrid despareció del mapa. Se convirtió en un equipo lento y sin ideas, que además sufrió más de la cuenta por las bandas.

Sobre todo por la derecha, por la que ni Valverde ni Asensio acertaban a tapar y Danjuma se dio un festín durante toda la primera mitad que pudo haber acabado en el prirmer gol de la noche si Courtois no le hubiese sacado por abajo una excelente mano tras una gran jugada personal.

Eso y un latigazo de Rodrygo en un centro-chut desde la derecha que desvió a córner sin demasiados problemas Rulli fue todo el bagaje ofensivo de ambos equipos durante la primera mitad. Bueno, eso y un penalti absolutamente clamoroso de Albiol a Nacho en el minuto 36 que pudo haber cambiado por completo el partido.

En una de las pocas veces que Nacho se incorporó al ataque, aunque no por la banda sino casi por el centro del área, primero fue objeto de falta en la frontal pero el madrileño siguió con la posesión del balón, se adentró en zona peligrosa y Albiol, casi como en un bloqueo de baloncesto, se desentendió del balón y se llevó por delante a Nacho con el cuerpo.

La acción, absolutamente diáfana y sin demasiado lugar a la duda, no sólo no fue estimada como penalti por Gil Manzano sino que tampoco despertó el celo de la Sala VOR, que dejó seguir la jugada, que quedó en nada.

Una segunda mitad absolutamente anodina

Tras el descanso vimos a un Real Madrid más dinámico y ágil que en la primera parte. Rodrygo dejó su puesto a Camavinga y con Modric mucho más activo, el equipo movió con bastante más criterio la pelota y trató de rondar el área de un muy ordenado Villarreal.

A esto ayudó también la labor de un Vinicius mucho más enchufado, pese a la ensalada de faltas que recibió por parte de Foyth (quien, por cierto, se marchó del campo sin una sola amonestación, a pesar de dos acciones de extraordinaria dureza).

De hecho, el brasileño se convirtió prácticamente en el único caudal ofensivo del equipo durante el segundo período, aunque la mejor (y casi única) oportunidad del Real Madrid llegó de la cabeza de Militao, cuyo remate en plancha tras una falta botada por Asensio desde la izquierda, se marchó ligeramente desviado, a la derecha de Rulli.

Militao estuvo a punto de anotar en este remate de cabeza | Real Madrid 0-0 Villarreal

Ya no hubo oportunidad de mucho más. El partido se embarulló, el Villarreal se dedicó a destruir todo el juego que pudo, ralentizó el encuentro hasta la exasperación y prácticamente no hubo más ocasiones, salvo un disparo lejano de Danjuma que desvió Courtois en el minuto 55 y unb par de minutos más tarde, un centro peligroso de Alcácer que no encontró rematador.

Del Madrid no pudimos ver nada más, salvo una contra que finalizó con un mano a mano de Rulli con Benzema. Ni siquiera los cambios (sólo dos más, Hazard por Modric e Isco por Asensio) trajeron mucho más ritmo al partido.

El Real Madrid se volcó sobre el marco de Rulli en los últimos minutos y a punto estuvo de marcar pero el testarazo de Isco, tras una gran jugada por la derecha de Hazard, lo repelió no sin fortuna Rulli.

Vinicius lo intentó en un par de arreones finales, con sendos disparos muy desviados y el partido, tras cuatro exiguos minutos de prolongación (que ni siquiera llegaron a cumplirse ya que Gil Manzano pitó en el 3:59) el partido tocó a su fin y volaron los primeros dos puntos del Coliseo Blanco.C

Deja una respuesta