Crónicas desde Down Under: ¡El Sheriff toma el Bernabéu al asalto!

580 días. Ese fue el tiempo transcurrido entre partidos de Champions del Real Madrid en el Bernabéu. Llegaban los blancos buscando ser el primer equipo en llegar a 100 victorias como local en la máxima competición de clubes de Europa, su nicho favorito.

Al frente estaba el Sheriff Tiraspol, la “cenicienta” del grupo que en su primer partido ante el Shakhtar Donetsk había mostrado un futbol directo y sin mucho rubor. Sus jugadores se presentaron en el césped de Chamartín con el desparpajo de quien no tiene nada que perder. Acá en Melbourne nos despertamos a las 5 de la mañana deseando ver un partido plácido. Vaya, lo que se venía.

Ancelotti arrancó con Courtois en la portería, defendido por Miguel Gutiérrez y Nacho por las bandas, con Alaba y Militao en el centro de la zaga. El mediocampo sería de Casemiro flanqueado por Camavinga (estrenando titularidad en Champions) y Fede Valverde por la derecha, un puesto que no parece favorecer sus capacidades físicas y su visión de juego. La delantera tenía a Benzema acompañado por Vinicius y Hazard, muchos esperando que, ahora sí, el belga mostrara algo de ese talento que los madridistas tenemos años anhelando.

Salió el Madrid con menos arreón del que se esperaba. Quizás confiado ante un rival que no tenía en el papel la más mínima estatura para ir de tú a tú con “el Rey de Europa”. Conforme fueron pasando los minutos, el Madrid trató de dar un paso adelante, Hazard aportó algunos destellos, pero se fue apagando entre alguna entrada fuerte que recibió y la falta de piernas y fuelle. Benzema se desorientó entre la maraña defensiva del Sheriff, y el Madrid echó mano de un viejo recurso: pase a Vinicius a ver qué sale por esa banda. El brasileño lo intentó todo, pero tampoco tendría su noche de cara a la definición, aunque hay que decir que fue el mejor del Madrid.

Y llegó el gol

Mediando la primera parte, cuando parecía que el Madrid necesitaba adelantar líneas, llegó el gol… pero del Sheriff. Un pase desde la izquierda de Cristiano servido al borde del área pequeña que Yakhshiboev remató de cabeza con mucha comodidad. Una jugada donde parecía que Nacho (primero), Alaba e incluso Militao (después) pudieron hacer algo más.

Ante el gol moldavo empezó el caos en las líneas del Madrid. Atrás quedó ese equipo que se emborrachó de goles ante el Mallorca. Parece que aquello fue hace meses. Es increíble como este equipo nos da cara y cruz en un pestañeo. El Sheriff no se amilanó y seguía partiendo al Madrid en el mediocampo, aprovechando un mal momento de forma de Casemiro, quien aún no se encuentra.

 

 

Es grave lo de Casemiro, quien seguro será llamado por su selección en el próximo parón. Otra carga de kilómetros que no van a ayudarle a encontrar el estado físico que necesita. Al mismo tiempo que el Sheriff se divertía entre pases lo intentaban los blancos. En el minuto 36, Benzema chutó peligrosamente desde la frontal en una carga donde, además del francés, estaban Valverde, Nacho y Vinicius en el área. Reflejo del caos del ataque madridista.

Volcados a todo o nada

Estaba claro que Benzema no estaba teniendo su noche, así que todo el juego del Madrid siguió pasando por las piernas de Vinicius. Está en un excelente estado de forma, y cada internada causa estragos en la zaga rival. En el 61 intentó irse de dos defensas y fue derribado, aunque el arbitro dejó seguir y tuvo que chequear el VAR. Penalty que convirtió Benzema. Su diana numero 72 en la Champions, pasando a Raúl en el cuarto lugar de goleadores históricos en la competición.

Y fue allí cuando Ancelotti decidió intervenir el partido (algo que se le alabó frente a Inter y Valencia) pero esta vez se le fue un poco la mano. Cuatro cambios de una tacada que, más que meter la sobre marcha que necesitaba el equipo, lo desorientó. Entraron Modric, Rodrygo, Jovic y Kroos, sustituyendo a Hazard, Casemiro, Nacho y Miguel Gutiérrez. El cambio dejó a Camavinga y Valverde de laterales. Jovic pasó a ocupar el centro del área como 9 puro. Rodrygo de extremo (muy pegado a la cal), con Kroos y Modric tratando de dar pulmón a la sala de máquinas.

Se vació el Madrid con múltiples centros al área, con poca fortuna para Jovic. Este chico dejó los goles en Alemania. Para su suerte, quedaron los highlights en YouTube. El Madrid buscaba el gol a la desesperada, pero Modric y Kroos, más del violín que del tambor, no lograron descifrar a la defensa del Sheriff, quien se replegó buscando el contragolpe.

En el 71, de nuevo el Sheriff por la izquierda en una jugada desde la banda, puso en evidencia el trabajo enorme que necesita la defensa del Madrid. Buscapiernas al área pequeña que Bruno convirtió en fuera de juego. Aviso de lo que venía.

En el 88, otro saque de banda donde la defensa del Madrid se comportó como si no era con ellos. Balón muerto en la frontal que remató Thill con la zurda de su vida. El Madrid siguió arreando como pudo pero ya era tarde. Derrota dolorosa en casa.

¿Y ahora?

El Real Madrid tiene muchas asignaturas pendientes en este inicio de temporada. La defensa sufre las ausencias de Mendy y Carvajal. Alaba y Militao aun tienen que trabajar en entenderse. El mediocampo echa aguas cuando Casemiro no pasa la escoba. Y arriba parece que no se puede esperar más por Hazard. El día del Mallorca alguien decía en medio de la euforia, “¿Y dónde ponemos a jugar a Mbappe y Haaland en este equipo?” Pues es evidente que tiene espacio. Y bastante.

Vista las estadísticas muchos consideran que este partido fue un “accidente”. El Madrid terminó con 75% de posesión, 31 disparos, ante los que Athanasiadis hizo 10 paradas de gol.

Lo cierto es que Ancelotti tiene trabajo. En los últimos 180 minutos el Madrid sólo ha podido hacer un gol. Y de penalty. En el interín, los madridistas nos juntamos en foros y grupos de mensajería para hacer catarsis, que este equipo pone a prueba nuestros nervios más de la cuenta.

Ya será hasta la próxima Crónica desde Down Under. ¡Hala Madrid y nada más!

Deja una respuesta