Crónica RCD Espanyol 2-1 Real Madrid | Jornada 8 Liga Santander

Karim Benzema lo intentó todo para levantar el partido pero no fue posible | RCD Espanyol 2-1 Real Madrid

RCD Espanyol 2-1 Real Madrid: “Desastre absoluto”

El Real Madrid se ha llevado del RCDE Stadium su primera -y sonora- derrota liguera, tras un penoso partido en el que un equipo sin alma, sin intensidad y sin el más mínimo atisbo de la chispa que vimos en otros partidos regaló más de una hora al conjunto local, que supo aprovechar sus oportunidades.

Un partido en el que el desorden táctico impuesto por Carletto, con jugadores fuera de su posición y marcado por una terrible endeblez defensiva que, al igual que ocurrió el día del Sheriff, hizo que, en apenas un par de envites, el Real Madrid encajase dos goles, que bien pudieron ser tres si Darder hubiese estado más atinado.

Una primera parte para olvidar

El partido comenzó con una alineación un tanto extraña, en la que aun siendo los mismos jugadores, Ancelotti los descolocó prácticamente en todas las líneas. A Nacho le sacó del lateral en el que jugó el martes para llevarle al eje de la zaga, del que sacó a Alaba para jugar en el lateral izquierdo.

Pero no quedó ahí la cosa, incrustó a Valverde y Camavinga como centrocampistas pegados a las bandas, con Kroos haciendo de stopper y Modric como eje vertebrador del juego del equipo, dejando solos a Benzema y Vinicius en el ataque.

Imagen del “once” titular que sacó Ancelotti al césped del RCDE Stadium | RCD Espanyol 2-1 Real Madrid

El caso es que el equipo saltó al césped del antiguo Cornellá-El Prat sin identidad y sin la más elemental intensidad para afrontar un partido que, sin embargo, se le pudo poner de cara a los cinco minutos, tras un error defensivo que a punto estuvo de aprovechar Benzema.

Sin embargo, poco le duró la tranquilidad al Real Madrid porque apenas pasado el primer cuarto de hora de juego, Embarba le ganó la espalda a un despistadísimo Alaba con la misma facilidad que lo haría de un alevín y, tras ganar la línea de fondo, asistió a Raúl de Tomás. El ex-delantero madridista se adelantó a Lucas Vázquez y Militao y batió en el palo corto a Courtois.

Como un boxeador sonado el Real Madrid siguió deambulando por el campo ante un Espanyol que, sin más recursos que una mayor intensidad quem además de permitirle ganar absolutamente todos los duelos individuales, debió haber acabado con Embarba expulsado por doble amarilla antes de la media hora por una dura entrada a Lucas Vázquez y cuando ya tenía una cartulina por un pisotón salvaje a Camavinga en los primeros minutos.

En cualquier caso, no hubo la más mínima capacidad de reacción por parte de los blancos. El partido entró en una fase en la que prácticamente no se jugó nada, donde los de Carletto ofrecieron una imagen lamentable, con un fútbol lento, cansino y cuyos jugadores se dedicaron a caminar al trote cochinero, con todos estáticos, salvo algún escarceo de Vinicius.

Raúl de Tomás celebra la consecución del primer tanto de la tarde | RCD Espanyol 2-1 Real Madrid

Eso sí, hubo tiempo para la polémica y, cómo no, perjudicando al Real Madrid ya que, otra vez más, un nuevo penalti se fue al limbo. En este caso, un clarísimo agarrón a Camavinga, a modo de osoto-gari de judo acabó con el francés en el suelo, casi al final de la primera parte y que tanto Cuadra Fernández como, sobre todo, De Burgos Bengoetxea, pasaron por alto. Una jugada que bien pudo haber cambiado el partido, pero tampoco era el día.

Karim Benzema, demasiado poco para evitar la catástrofe

Tras el descanso y con Rodrygo por Camavinga dio la sensación de que el Real Madrid había salido con otro aire, con la intensidad y la rapidez que no vimos en los 45 minutos iniciales, los vimos en los primeros instantes de la segunda mitad. Militao pudo batir a Diego López nada más empezar con un remate de cabeza a la salida de un córner pero su testarazo se marchó fuera por muy poco, pegado al poste del meta gallego.

El Real Madrid pasó a dominar el juego pero justo cuando mejor estaba el equipo llegó el segundo mazazo. Al filo de la hora y tras una falta en el centrro del campo botada con rapidez por el conjunto blanquiazul, hubo un terrible desajuste defensivo que aprovechó Aleix Vidal para plantarse como Pedro por su casa en el área madridista y batir a Courtois por bajo, previo caño a Nacho que se tragó el amago del ex-jugador culé y se llevó un espectacular caño de recuerdo.

Con el Madrid contra las cuerdas, Ancelotti buscó la reacción tratando de sellar la enorme vía de agua que suponía el centro del campo, en el que Modric y sobre todo Kroos habían naufragado estrepitosamente, y en el minuto 63 dio entrada a Casemiro y Jovic por los dos mediocentros.

Sólo con la entrada del brasileño, que dio consistencia a un centro del campo hasta ese momento transparente y quebradizo, el Real Madrid recuperó al menos algo de intensidad y algo del dominio del partido. Un dominio que se tradujo enseguida en un espectacular gol de Benzema, tras una serie de rechaces que, sin embargo, Cuadra Fernández anuló por fuera de juego.

Mal partido de David Alaba en su rol de lateral izquierdo | RCD Espanyol 2-1 Real Madrid

El delantero francés fue la viva imagen de la rabia contenida y de las ganas de levantar un partido que los jugadores blanquiazules decidieron no jugar más y no pararon de perder tiempo, ante la permisividad arbitral (quizás porque, a diferencia del partido ante el Atlético de Madrid en este mismo feudo, sabía que no iba a descontar los 10 minutos que sí se descontaron en aquel partido).

Aun así, Darder tuvo en sus botas la puntilla en el minuto 68 al protagonizar una magnífica contra que le dejó completamente solo ante Courtois pero cruzó demasiado el balón y éste se marchó pegadito al palo derecho del belga.

Y lo que son las cosas, de un posible 3-0 al 2-1 en apenas un minuto. Benzema, que se había propuesto levantar el partido él solo, se echó el equipo a la espalda y en un arranque de genio, protagonizó una maravillosa jugada personal tras una buena asistencia de Jovic para acortar diferencias.

Con Hazard en el campo por Vinicius, llegaron los mejores momentos de juego del Real Madrid. El belga y Benzema se buscaron constantemente y se encontraron por fin en una maravillosa pared en el minuto 83 que acabó con un descomunal zurdazo de Hazard que entró como un obús por la escuadra de Diego López.

Sin embargo, la posición ligeramente adelantada de Karim en el momento de recibir el primer pase invalidó la jugada y este gol tampoco subió al marcador.

A partir de ahí sólo hubo pérdidas de tiempo, lesiones fingidas y toda una eternidad a la hora de hacer los últimos cambios el Espanyol que, como muchos nos temíamos, no se tradujo en más que cinco exiguos minutos de prolongación, en los que tampoco se jugó apenas.

Y así, tras una última jugada en la que Courtois buscó la épica como en aquel partido en Mestalla de la 2019/2020, el partido llegó a su fin y el Madrid cosechó su primera derrota del presente campeonato, apretando las cosas más aún en la cabeza de la clasificación.

Deja una respuesta