Crónica Athletic de Bilbao 1-2 Real Madrid | Jornada 21 Liga Santander

Importantísimo triunfo del Real Madrid en San Mamés que le acerca al título | Athletic de Bilbao 1-2 Real Madrid

Athletic de Bilbao 1-2 Real Madrid: “El Madrid no brilla pero sigue imparable”

El Real Madrid recuperó la senda de la victoria tras el fiasco de Cádiz. El conjunto de Ancelotti llegaba plagado de muchas bajas a San Mamés, hasta nueve por Covid-19, además del lesionado Carvajal y el sancionado Casemiro.

Lo normal en estos casos hubiese sido aplazar el partido, con el Athletic también afectado por la pandemia. Pero las decisiones son mucho más fáciles de tomar cuando uno de los contendientes viste la zamarra blanca. El Madrid, a la chita callando, se ha proclamado Campeón de Invierno dominando con puño de hierro a pesar de las adversidades.

Ancelotti planteó un “once” de circunstancias, con Camavinga ejerciendo de pivote defensivo ante la ausencia de Casemiro. Al francés le sobra calidad y le falta contundencia para jugar en esa posición, y es que la sobra del brasileño es alargada. Hazard repitió como titular y dejó algunos destellos, como la asistencia de carambola a Benzema en el segundo gol y una ocasión clarísima cuando el partido estaba en sus últimos estertores.

Athletic de Bilbao y Real Madrid arrancaron como un vendaval el último partido del año. Una vez más, Karim, el pichichi de la liga, sacó petróleo en dos ocasiones para poner tierra de por medio nada más comenzar el partido; el primer gol, un chicharro desde el balcón del área ante el que nada pudo hacer Julen Aguirrezabala. Sin tiempo para que el Athletic reaccionase, Benzema culminó una pared fallida con Hazard gracias a la inestimable ayuda de Unai Núñez.

“Once” de circunstancias hoy debido a las numerosas bajas | Athletic de Bilbao 1-2 Real Madrid

El Madrid había hecho lo más difícil, adelantarse en el marcador. El Athletic tenía que remar a contracorriente en un partido que se le había puesto muy cuesta arriba, pero Sancet sorprendió a Courtois con un golazo para dar vida a los suyos y meter miedo al conjunto blanco. El partido era una montaña rusa de emociones cuando tan sólo se había alcanzado el minuto diez de partido.

El Madrid impone su ley

Al igual que el bailarín marca el paso de su pareja, el Madrid doblegó al Athletic para imponerle su ritmo. Si en el comienzo los blancos imprimieron verticalidad e intensidad al encuentro, tras el gol de los leones refrenó a su rival para adormecer el juego. Los blancos escondieron la pelota a su rival, que presionaba con mucha intensidad las salidas blancas.

Cuando Vinicius recibía en campo rival se convertía en la presa favorita de Zárraga y De Marcos, quienes secaron y sacaron al brasileño del partido, en ocasiones, a base de tarascadas. Vinicius se fue frustrando conforme pasaban los minutos, ya que el Madrid no conseguía llegar al área rival y recibía un correctivo por cada balón que tocaba.

Mendy fue una vez más su socio en la banda izquierda, pero a pesar de que el francés suma su tercera temporada en Chamartín, sigue sin encontrar su sitio, estorbando y robando espacio al extremo merengue. El brasileño terminó el primer acto con amarilla tras un diálogo amistoso con Vencedor al que acudió el colegiado Soto Grado para decretar justicia salomónica.

Vinicius, muy marcado, no pudo brillar demasiado | Athletic de Bilbao 1-2 Real Madrid

El segundo asalto arrancó con los mismos protagonistas. El Real Madrid seguía escondiendo la pelota a su rival, pero le faltaba profundidad en el pase y generar ocasiones. Los jugadores blancos, sabedores de la alta intensidad que ejercían los jugadores bilbaínos, no osaban intentar acercase al área rival, pues suponía adelantar líneas y mayor fatiga para los delanteros.

Los de Ancelotti, que afrontaban su segundo choque en 72 horas, fueron desinflándose con el paso de los minutos y empezaron a llegar las ocasiones rivales fruto de los errores blancos y de la insistencia local. Camavinga, una vez más, dejó destellos de su enorme calidad con un ‘caño’ en medio campo que a punto estuvo de convertirse en un contragolpe visitante.

El francés, que echaba el ancla para no lanzarse al ataque, jugó con fuego, reflejando lo antinatural de su desempeño en esta ocasión. Peor suerte tuvo Lucas Vázquez cuando pasada la hora de partido regaló un balón a su rival en un pase atrás. La rapidez de Militao para acudir al quite no evitó que Iñaki Williams rematase, por fortuna, fuera de los tres palos.

Marcelino movió el banquillo de los Leones, dando entrada al experimentado Raúl García y la verticalidad de Nico Williams. El centro del campo blanco apenas contenía las llegadas visitantes, con un Valverde prácticamente desaparecido en la creación que bastante tenía con apoyar a Lucas para cerrar su banda. Kroos y Camavinga manejaban el partido, pero la gasolina se iba acabando y los errores se sucedían.

Ancelotti, sin soluciones en el banquillo más que la de Antonio Blanco, en quien el italiano no confía, se aferraba a los once que habían comenzado para sostener la diferencia. El Madrid se iba encerrando en su campo conforme pasaban los minutos, sufriendo achicando ocasiones rivales pero sabedores de que cada intentona fallida local acercaba la victoria.

Debutó, por fin, Peter con el primer equipo jugando los últimos minutos | Athletic de Bilbao 1-2 Real Madrid

Sin ocasiones reseñables en ambas áreas se llegó al tramo final del partido. El Athletic apretaba y buscaba el gol del empate, que estuvo en las botas de Nico Williams tras un pase filtrado de su hermano. Al extremo, que había entrado por Zárraga, se le hizo de noche al encontrarse con la rápida salida de Courtois para tapar el remate de uno contra uno.

El Real Madrid buscó el gol al contragolpe y a punto estuvo de lograrlo Hazard tras una buena combinación iniciada por la derecha. El belga, que fue de menos a más, disparó cruzado dentro del área para certificar la victoria, pero se encontró con una mano salvadora de Julen Aguirrezabala. El arquero, fruto de la cantera de Lezama, se reivindicó con un gran partido ante los blancos, que acumulaban muchos minutos sin ver puerta, con varias paradas de mérito.

Ancelotti, aunque algo tarde para cómo se había puesto el partido, despertó de su letargo en los minutos finales moviendo el banquillo y dando entrada a Mariano y Peter, quien debutó con el primer equipo blanco. El canterano de La Fábrica, zurdo de nacimiento y extremo de crianza, ocupó el puesto de un desdibujado Vinicius para imprimir un nuevo espíritu al ataque blanco.

Peter se asoció con Kroos para generar una nueva ocasión que no acertó a rematar en condiciones Jovic. Instantes después el propio Kroos, haciendo un último esfuerzo, combinó con Camavinga para plantarse en el área rival ante Aguirrezabala y buscar el pase a la red. El alemán no tuvo éxito ante la maravillosa estirada del meta local, quien era coreado por su afición. El Madrid tendría una última ocasión en un balón largo sobre Peter de Valverde, pero Aguirrezabala estuvo muy rápido para despejar tras la intercepción del jugador blanco.

Con el pitido final se certificó una nueva victoria madridista, la duodécima en trece partidos, que deja en muy buena posición a los de Ancelotti. El juego no fue brillante ni mucho menos, pero el Real Madrid supo sobreponerse a todas las adversidades para sumar los tres puntos. Ancelotti dio una lección con su planteamiento, no el más vistoso futbolísticamente pero sí el más efectivo para lograr una de esas victorias que valen una liga.

Ficha técnica

Athletic Club: Aguirrezabala; De Marcos, Yeray, Unai Núñez, Balenziaga (Lekue, min. 62); Vencedor, Dani García, Zárraga (Nico Williams, min. 57), Muniain (Nico Serrano, min. 84), Sancet (Raúl García, min. 62) e Iñaki Williams.

Real Madrid: Courtois; Lucas Vázquez, Militao, Nacho, Mendy; Camavinga, Valverde, Kroos; Hazard (Peter, min. 86), Benzema (Jovic, min. 89) y Vinicius (Mariano, min. 85).

Deja una respuesta