Crónica Real Madrid 4-1 Valencia | Jornada 20 Liga Santander

Nuevo doblete de Vinicius, en su vuelta a la titularidad por todo lo alto | Real Madrid 4-1 Valencia

Real Madrid 4-1 Valencia: “Goleando al Relato”

El Real Madrid ha ganado con bastante solvencia a un Valencia que, aunque ofreció algo de resistencia en los primeros minutos, acabó doblando la rodilla ante el empuje, el tesón y las ganas de ganar derrochados por los de Ancelotti durante todo el encuentro.

Un partido no exento de polémica, marcado por el arbitraje del inefable Hernández Hernández, el ínclito y tan tristemente conocido colegiado canario, azote del Madridismo y que, si bien señaló correctamente un penalti a Casemiro, dejó sin sancionar otro bastante claro por mano de Piccini en los primeros minutos, además de volver a hacer gala del doble rasero disciplinario, que empieza a ser últimamente una constante en el arbitraje español.

Y es que, aunque la maquinaria generadora de Relato nos presente la victoria del Real Madrid como poco menos que un atraco al Valencia, hay que decir que el penalti señalado, por derribo de Alderete a Casemiro, está bien señalado.

Y por supuesto, que las decisiones tomadas por el canario, lejos de beneficiar al Real Madrid, no fueron en la línea que muchos nos quieren vender. Curioso robo, pues, en el que un jugador como Wass, que se hinchó a cortar contras a base de agarrones (hasta cuatro le contabilcé) se fue sin ver ua amarilla.

Alderete derribó claramente a Casemiro en la jugada que dio lugar al penalti valencianista | Real Madrid 4-1 Valencia

Además, señaló un penalti en contra del Real Madrid por un agarrón de Mendy a Marcos André, infinitamente menos grave que el que sufrió Marcelo hace menos de una semana en Getafe, sin ir más lejos. Y como digo, volvió a permitir el juego duro, e incluso violento sobre los jugadores blancos, incluyendo una alevosa patada de Guillamón a Ceballos en los últimos minutos que tampoco fue objeto de amonestación, a pesar de que era merecedora de roja.

Vinicius en el “once” y claro penalti para “abrir la lata”  

En lo relativo únicamente al partido, hay que decir que la vuelta de Vinicius al “once” inicial fue mano de santo. No sólo por sus goles sino porque su mera presencia sobre el campo es trascendental porque condiciona cualquier defensa. Y ni por ésas. Hoy ha sido de nuevo un dolor de muelas y ha generado casi todo el peligro madridista.

Aunque es verdad que el Valencia salió con mucha intensidad al partido, con una presión alta que dificultaba la salida del balón, hay que decir que no es que generase mucho peligro. Eso sí, al menos mantenía a raya al Real Madrid, con un Kroos y un Benzema tremendamente vigilados, bloqueando gran parte de las opciones de creación de juego del equipo.

Es cierto que en los primeros instantes, el Valencia se aproximó al área madridista, aunque sin demasiado peligro, pero al menos logrando forzar un par de córners, pero la primera gran oportunidad del partido llegó enseguida, a los cinco minutos  Kroos botó una falta y Militao logró conectar un gran testarazo picado al que respondió muy bien Cillesen.

Los “once” de Ancelotti que salieron de inicio esta noche en el Bernabéu | Real Madrid 4-1 Valencia

Al filo del cuarto de hora comenzó el festival de Hernández Hernández, muy desafortunado hoy cuando amonestó a Casemiro por una fuerte entrada a Piccini. No digo que no fuera acreedor de la tarjeta pero es que minutos antes Gayá le hizo una entrada aún más dura a Lucas Vázquez y el colegiado canario decidió dejar la amarilla para mejor ocasión.

De hecho, minutos antes el colegiado canario dejó sin sancionar una clarísima mano de Piccini en la lateral del área valencianista cortando un centro de Mendy desde la izquierda, muy similar, sin ir más lejos al penalti que le señalaron a Lucas Vázquez en Mestalla la pasada temporada (y nadie discutió que lo era). Y unos instantes después, dejó sin amarilla a Wass por cortar una contra del Madrid con un agarrón a Kroos.

El caso es que a partir del minuto 20, el partido se empezó a inclinar la balanza del lado madridista porque Modric tomó la batuta que había dejado en el suelo Kroos y, entre Casemiro, muy luchador y el croata, el centro del campo blanco empezó a carburar y a generar cada vez más juego y a pisar el área valencianista.

Así pues, todo comenzó ese minuto con la ocasión de Vinicius, quien pudo anotar de cabeza tras un buen centro de Mendy desde la izquierda pero el remate s le marchó ligeramente desviado.

A partir de ahi, un rosario de ocasiones, en las que se vio a un Real Madrid como un martillo pilón, golpeando una vez tras otra la meta de Cillesen, que iba claramente a por el partido.

Abrió la veda Marco Asensio dispuso de un mano a mano que el meta danés sacó por abajo en el minuto 29. Tres minutos más tarde, Casemiro remató de cabeza ligeramente desviado un gran pase de Lucas y casi inmediatamente después, Benzema ajustó tanto su lanzamiento lejano que se perdió por bien poco, pegadito al palo izquierdo de Cillesen.

A todo esto, no había noticias del Valencia, que pemanecía encerrado en su área, tratando de capear el temporal, que tuvo su máxima expresión cuando Modric, en el minuto 40, tras una maravillosa jugada personal dentro del área, mandó el balón a la cruceta, con la mala suerte de que el balón botó cerca de la línea y se alejó de la red.

Daba la sensación de que los de Carletto seguían con la pólvora mojada y que se repitiría lo que vimos, por ejemplo, ante el Cádiz o el Getafe, acrecentando esa leyenda de que el Real Madrid sólo tiene pegada…

Y cuando parecía que nos iríamos al descanso con empate a cero, en el minuto 43 llegó la jugada más polémica de la noche. Casemiro se adentró en el área y se le cruzó Alderete quien, claramente, dejó atrás su pie para zancadillear al brasileño. Penalti aparentemente indiscutible que, oh sorpresa, Hernández Hernández señaló sin titubeos.

Con este gran lanzamiento, Benzema anotó el penalti | Real Madrid 4-1 Valencia

El segundo penalti de la temporada, tras un año natural con sólo dos penaltis señalados a favor del Real Madrid y encima bastante claro. Sin embargo, los jugadores valencianistas y su cuerpo técnico no dejaron de protestar la jugada y montaron un drama.

Algo que, debidamente macerado por los periodistas (que recordemos son los mismos que nos dijeron hace tan solo seis días que el agarrón a Marcelo en Getafe no era penalti sino “penaltito” y estaba bien no pitarlo), han venido trasladando a la opinión pública la idea de que el Real Madrid robó al Valencia. Nada más lejos de la realidad.

El caso es que tras un par de minutos de protestas, algunas bastante airadas, Benzema anotó el primero con un lanzamiento magistral, alojando el balón prácticamente en la escuadra derecha de Cillesen y de ahí, al descanso.

Festival goleador de Vinicius y golazo de Benzema 

Tras la reanudación se pudo ver a un Valencia muy tocado, bastante flojo en la presión y anímicamente muy tocado con el gol y el Real Madrid se convirtió en dueño y señor del partido, más aún de lo que lo había sido en la primera parte.

Y así, a los cinco minutos del descanso, llegó el segundo, tras una gran pared entre Vinicius y Benzema, el brasileño se aprovechó de un mal despeje de Diakhaby para plantarse solo ante Cillesen y batirle con facilidad.

La puntilla para un frágil Valencia que, ahora sí, entregó definitivamente la cuchara, como se pudo ver en la jugada que dio lugar al tercero tan sólo cuatro minutos después del segundo.

En otro despiste defensivo, Benzema abrió a la derecha hacia Asensio quien, tras entrar unos metros en el área, se despachó un gran derechazo que a duras penas pudo desviar Cillesen, el balón quedó muerto en el área pequeña y Vinicius, muy atento, sólo tuvo que empujarlo dentro.

Así marcaba Vinicius su primer tanto de la noche | Jornada 20 Liga Santander

Tras el tercero, el Valencia despertó mínimamente de su letargo y se intentó estirar y dio un par de sustos, con dos lanzamientos lejanos casi consecutivos de Wass, uno al que respondió Courtois con un paradón y otro que se marchó fuera por poco.

Un puro espejismo, porque apenas unos minutos más tarde, Gayá salvó el que podría haber sido el cuarto, de nuevo en las botas de Asensio y con Cillesen batido.

Sin embargo, hubo tiempo para una cierta emoción cuando en el minuto 75, Mendy metió al Valencia en el partido cometiendo un penalti tonto, ridículo y muy, muy “light”, al agarrar del brazo a Marcos André.

Parece ser que esta vez esa tontería que nos dijeron la semana pasada para justificar que a Marcelo se le pudiese arrancar la camiseta en el área y no se pitase penalti de “agarrar no es lo mismo que sujetar” sí aplicaba y el caso es que Hernández Hernández no lo dudó y pitó la pena máxima.

El caso es que Guedes lanzó el penalti, lo detuvo COurtois con una gran parada, pero el rechace le cayó al portugués, que esta vez si, de cabeza y a puerta vacía, logro acortar distancias.

Karim Benzema cerró la goleada con un espectacular tanto | Real Madrid 4-1 Valencia

Un pequeño susto para el Real Madrid que, ya con Ceballos y Camavinga en el campo por Modric -que se retiró en medio de una cerradísima ovación- y Casemiro, parecía haberse desajustado un poco en el eje de la medular.

Wass seguía a lo suyo, con un nuevo agarrón que cortaba otra contra (el cuarto, que se dice pronto) y tampoco sin sanción y el Valencia parecía que se había espoleado un poco con el gol pero fue todo visto y no visto, a pesar del disparo de Manu Vallejo que detuvo sin demasiados problemas Courtois.

El broche de oro al gran partido madridista lo puso Karim Benzema en el minuto 88 cuando, tras una buena asistencia, esta vez sí, de Mendy (al que le estaba costando mucho poner un pase en condiciones desde la izquierda), recogió el balón, lo acarició, se giró sobre sí mismo, rompiendo la cintura a Gayá y lo alojó con delicadeza en la red, raso y pegado al palo izquierdo.

A partir de ahí, tres cambios más para congelar aún más el partido, con las entradas de Nacho y Valverde por Lucas Vázquez y Vinicius (otro que se marchó entre aplausos de la grada) y un poco después, Isco por Benzema y, tras algo más de tres minutos de añadido, Hernández Hernández dio por concluida la función y estos tres importantísimos puntos se quedaron en casa, antes de viajar a Arabia Saudí para la disputa de la Supercopa de España.

Deja una respuesta