Crónica Elche 1-2 Real Madrid | Copa del Rey (Dieciseiavos de Final)

Esta jugada,supuso la expulsión de Marcelo y revolucionó el partido | Elche 1-2 Real Madrid

Elche 1-2 Real Madrid: “Hasta el final, vamos Real”

El Real Madrid logró clasificarse para la fase de cuartos de final, en la prórroga y tras una épica remontada, jugando con 10 a causa de una injustísima expulsión de Marcelo y sobreponiéndose a uno de los más sibilinos e indecentes arbitrajes que se recuerdan en España en estos últimos años.

Figueroa Vázquez, un pésimo árbitro y un arbitraje idecente

Aunque es verdad que anuló un gol al Elche en la última jugada del partido por una falta clara sobre Lucas Vázquez, en una jugada muy protestada por los locales, lo cierto es que Figueroa Vázquez protagonizó una actuación deleznable, marcada por el doble rasero disciplinario.

Una constante en el arbitraje español por lo que se está viendo últimamente contra el Real Madrid pero que en el día de hoy ha hecho cima. No sólo por la desigual apreciación de las tarjetas en función del color de la camiseta.

Sirva como referencia el dato que el Real Madrid hizo 15 faltas y acabó con tres amarillas y una roja mientras que el Elche cometió 25, o mejor dicho, señaló, porque cometer, el Elche cometió muchas más, y sólo vio una tarjeta, roja eso sí por doble amonestación pero en el minuto 121 y por protestar.

Entre medias, una ensalada de patadas, agarrones, faltas tácticas (y no tan tácticas) que Figueroa dejó sin sanción e incluyó en su repertorio de faltas, una auténticamente esperpéntica sobre Kroos por un piscinazo de Tete Morente, al intentar una ruleta ante Kroos en la frontal del área ilicitana. Pues bien, el colegiado andaluz no sólo impidió un uno contra uno ante el meta franjiverde sino que acabó amonestando a Kroos por protestar dicha jugada.

Pero si ridícula fue esta jugada, más aún lo fue la expulsión de Marcelo, presuntamente por derribar por detrás a Tete Morente en una contra cuando las imágenes demostraron que el brasileño no le toca. Una jugada que no es baladí porque a la salida de esa falta inexistente llegó el tanto del Elche.

Lo más grave de todo esto es que el VAR, con competencia para haber entrado a deshacer el entuerto, no entró y Marcelo se tuvo que marchar y ademá se enfrenta a una posible dura sanción puesto que el mismo árbitro recogió en el acta que el lateral madridista le espetó un “Eres muy malo” al abandonar el campo.

En cualquier caso, el Real Madrid, sin hacer un gran partido en cuanto a juego pero sí con un corazón y una fuerza interior descomunal, sí, ésa que hace que nunca baje los brazos incluso en los peores momentos, en apenas 10 minutos de infarto, los de Ancelotti lograron su objetivo y estarán en el bombo de cuartos de final.

Un disparo al larguero y muy poco fútbol en la primera mitad

En cuanto a lo estrictamente futbolístico y a pesar de las bajas, Carletto pudo componer un “once” más que decente con el retorno de Lunin a la portería, una defensa de circunstancias con Nacho y Alaba en el eje y Lucas Vázquez y Marcelo por las bandas, un centro del campo reconocible con Kroos, Camavinga y Fede Valverde y una delantera casi inédita, con Vinicius, Jovic y Rodrygo.

No lució mucho el “once” titular de Ancelotti esta noche en el Martínez Valero | Elche 1-2 Real Madrid

Sin embargo, la primera parte del Real Madrid, salvo los últlmos minutos, fue para olvidar. Primero porque visto el estado de Marcelo, no parece en absoluto una buena idea situarle en la zaga, donde es un peligro público.

No  habìan pasado ni 10 minutos cuando el brasileño se tragó un pase a su espalda que dejó completamente solo a Josan, quien ganó con facilidad la línea de fondo y asistió a Carrillo para que el argentino, a bocajarro y casi a puerta vacía, mandase el balón al larguero, cuando lo más sencillo era haberla empujado dentro.

Un sustazo de proporciones bíblicas para un Real Madrid que, de inmediato y viendo el percal, mandó a Marcelo a jugar prácticamente de interior izquierdo, dejando esa zona a Alaba para cubrirle las espaldas.

El mismo Carrillo tuvo otra buena oportunidad en el minuto 25 cuando remató muy centrado un buen pase de Mojica, obligando a lucirse a Lunin por vez primera (y casi única) en el partido.

Hasta ese momento, el Real Madrid estaba tremendamente desaparecido en el campo. Sin claridad de ideas, con Jovic incapaz de entenderse con nadie y con unos muy desacertados Lucas Vázquez y Rodrygo por la derecha y Vinicius, al que además estaban breando a base de bien, por la izquierda.

A punto estuvo de adelantarse el Elche con este disparo de Carriillo al larguero | Elche 1-2 Real Madrid

A todo esto el centro del campo era incapaz de producir juego y sólo los arreones de Camavinga podían acercar a los de Ancelotti al área de Werner, hasta ese momento, un mero espectador del partido.

Hubo que esperar al minuto 40 para ver el primer tiro a puerta del Real Madrid y fue con un lanzamiento lejano de Camavinga que paró sin problemas Werner.

Precisamente, guiados por el ímpetu de Marcelo, bastante entonado en ataque y de un animoso Camavinga, el Real Madrid acabó la primera parte embotellando al Elche en su área y disponiendo una gran oportunidad en las botas de Rodrygo, que no acertó a culminar una espectacular jugada de Marcelo y de un nuevo disparo de Camavinga, que tapó de nuevo Werner.

Nada con sifón en la segunda parte

Tras el descanso no hubo muchos cambios en el guión. El Elche se encontraba más o menos cómodo en el campo, sin sufrir demasiado en su área y esperando salir a la contra y aprovechar el talento de Lucas Pérez y de Carrillo.

Marcelo fue el primero en poner en apuros a Werner en esta segunda mitad, con un disparo con la derecha que se marchó ajustado al palo en el minuto 56 pero el equipo seguía sin carburar. Es verdad que dominaba y tenía más el balón (y sobre todo, no pasaba ningún apuro) pero lo que es crear peligro, creó bastante poco.

En el minuto 71 se produjeron los dos primeros cambios, lógicos y previsibles por cierto, con Modric por un ausente Fede Valverde, al que apenas sí se le vio sobre el césped, y Casemiro por Camavinga. Y en cuanto llegaron los relevos a la sala de máquinas el equipo cogió otro aire, entre otras cosas porque liberaron a Kroos, muy rezagado y más preocupado de defender que de crear, y eso se notó de inmediato.

Camavinga fue de lo mejor del equipo en la primera parte | Elche 1-2 Real Madrid

En el minuto 76 Casemiro puso a prueba a Werner con un durísimo disparo que el meta brasileño despejó a duras penas a córner y no hubo mucho más que destacar, al menos con peligro en ninguna de las áreas. Mucha lucha en el centro del campo y emoción por lo incierto del resultado pero poco fútbol y ninguna nueva oportunidad, ni siquiera con Isco, convertido en falso “9” cuando sustituyó a Jovic en el minuto 78, y el partido se fue a la prórroga.

Expulsión, goles y remontada en una prórroga loca

De inicio, Carletto dejó en en banquillo a un errático Rodrygo, que sigue viendo cómo se le van pasando trenes y no termina de subirse a ninguno por Hazard y quitó a Kroos, muy cansado y con una amarilla y muy caliente con el árbitro, para dar entrada a Ceballos.

Unos cambios que metieron una marcha más al partido, con un belga hiperactivo, con muchas ganas y Ceballos dominando su parcela sin demasiados problemas, pero salvo un lanzamiento desviado de Casemiro, el Real Madrid seguía sin generar peligro.

Llegados al minuto 102, a sólo tres de acabar la primera parte del tiempo extra, llegó la jugada que marcó el devenir del partido para el Real Madrid, tanto para mal como, sobre todo, para bien.

El Elche intentó una contra y Marcelo llegando desde atrás intentó rebañarle el balón a Tete Morente, quien cayó como si le hubiesen derribado desde un caza. En ese momento, Figueroa Vázquez no se lo pensó y le sacó roja directa al brasileño, que no daba crédito a lo que estaba pasando.

Lo asombroso del caso es que Iglesias Villanueva, el inquilino hoy de la Sala VOR en Las Rozas, no pudo, no supo o, como me temo, no quiso apreciar lo que a través de las cámaras de la televisión habíamos visto todos y es que Marcelo no sólo no trabó al jugador del Elche sino que de tocar, tocó balón, por lo que aquella jugada no debería ni haber sido falta, ratificando la expulsión de Marcelo.

Marcelo fue objeto de una expulsión más que rigurosa | Elche 1-2 Real Madrdi

El panorama no era, desde luego halagüeño para el Real Madrid, que debería afrontar la última parte del encuentro con 10… y lo que es peor, con on un gol en contra. La dichosa falta acabó con un lanzamiento de Verdú contra la barrera, pero el rechace la cayó al mismo jugador que lo volvió a intentar y en esta ocasión, su disparo acabó en el fondo de la red de Lunin, tras tocar en el pie de Ceballos, que acabó desviando la pelota.

Con todo en contra, el Real Madrid afrontaba los últimos 15 minutos del partido y Ancelotti, que se fue a muerte a por el partido. Dejó una defensa de tres, que con las subidas de Alaba llegaban a ser dos y se volcó sobre el área de Werner.

Una arriesgada táctica que no tardó en darle sus frutos cuando a los tres minutos de la reanudación Ceballos robó un balón y, tras adentrarse en el área, en algo parecido a un disparo mordido, el balón le cayó de rebote a Isco, y el malagueño alojó el balón en la red, haciendo justicia en el marcador.

Aquello fue un mazazo espectacular para la moral del Elche, tanto en el césped como en la grada y el Real Madrid se fue a por el partido y evitar la agonía de los penaltis. Y no tuvo que esperar mucho porque en el minuto 114, Alaba robó un balón por la izquierda y vio completamente solo a Hazard en la banda. El belga se plantó ante Werner, que había salido a la desesperada y desde el pico del área y a puerta vacía, redondeó la remontada.

El partido acabó con una nueva jugada en la que el árbitro fue protagonista aunque, sorprendentemente (sobre todo, viendo el partido que se había despachado) acertó, cuando en un balón colgado al área pequeña, Verdú se enganchó a Lucas Vázquez, derribándole.

Hazard cerró el marcador con este gol a la contra | Elche 1-2 Real Madrdi

El balón quedó muerto y Fidel remachó a la red pero Figueroa Vázquez anuló el tanto indicando la falta del jugador franjiverde, provocando una buena montonera en el área, con los jugadores del Elche protestando con vehemencia al árbitro, quien en un arranque de dignidad, amonestó al único jugador ilicitano con amarilla, Pere Milla, y le acabó expulsando. Eso sí, como apunté al inicio, en el minuto 121 y con el partido prácticamente acabado, maqullando mínimamente las estadísticas arbitrales.

Finalmente y tras un breve añadido, Figueroa Vázquez decretó el final del partido y el Real Madrid, a pesar de todo, estará este viernes en el bombo de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, donde le esperarán el Athletic de Bilbao (que eliminó a última hora al Barça en la prórroga por 3-2), Real Betis, Cádiz, Mallorca, Rayo Vallecano y Valencia.

Deja una respuesta