Crónica Real Madrid 0-0 Real Betis | Jornada 38 Liga Santander

El partido comenzó con un doble pasillo entre los dos equipos | Real Madrid 0-0 Real Betis

Real Madrid 0-0 Real Betis: “Doble pasillo hacia la nada”

El Real Madrid y el Real Betis han empatado a nada en un partido donde el único aliciente estuvo en el doble pasillo inicial, en el que, por un lado, los verdiblancos homenajearon al Real Madrid por su reciente título liguero y, por otro, los madridistas hicieron lo propio con los béticos por la consecución de la Copa del Rey el pasado mes de abril.

Ese y las despedidas del Bernabéu de jugadores como Marcelo, tremendamente ovacionado e Isco (además del ausente Bale), fueron el único aliciente para un partido anodino en el que el Real Madrid, especialmente en la segunda mitad, mereció el triunfo pero la falta de acierto y, sobre todo, de la más elemental tensión competitivia, convirtió el encuentro en un soberano tostón.

Una primera parte para olvidar

Había cierto interés por ver el “once” que alinearía Ancelotti esta noche ya que se dijo que no diferiría en mucho del que veremos el próximo día 28 en la final de París. Y no parece que se equivocaron porque Carletto puso en liza a prácticamente todos los presuntamente titulares de la termpoada.

Volvió Courtois a la titularidad, tras descansar el jueves ante el Levante, como también lo hacía Carvajal, que sigue en un magnífico estado de forma, dicho sea de paso, junto a Militao y Nacho, que ocupaba el puesto del lesionado Alaba, y Mendy en defensa. A estos les acompañaron los clásicos Casemiro, Kroos y Modric en la medular y con Rodrygo, Benzema y Vinicius en ataque.

Ancelotti alineó un equpo similar al que saldrá en París | Real Madrid 0-0 Real Betis

Pues bien, todo apunta a que de estos once jugadores, salvo Alaba -que seguramente ya estará recuperado para el sábado- y las dudas de Valverde o Camavinga, tendrá que salir el equipo que parta de inicio en el césped de Sant Dennis ante el Liverpool en la Final de Champions.

En lo relativo al juego, prácticamente no ocurrió nada en la primera mitad, con un juego lento, parsimonioso, en el que jugadores como Kroos y Casemiro, que sigue en una alarmante baja forma, se podían sentir cómodos y frente al que sólo Vinicius, que  juega a otro rtimo, trató de cambiar con sus constantes incursiones por la izquierda.

De hecho, salvo un tiro lejano de Kroos, que salió rozando el palo izquierdo de Rui Silva en los primeros minutos y un remate ajustado de Casemiro, prácticamente en el decuento, por paret del Real Madrid, y un disparo igualmente ajustado de Willian José a los 20 minutos, tras un grave error de Casemiro en la salida de balón, fueron lo más potable de una primera mitad en la que ambos equipos rivalizaron en la nada.

Mucho mejor con Camavinga

Tras la reanudación, Casemiro y Kroos se quedaron en la caseta, dando entrada a Camavinga y Fede Valverde, respectivamente, dotando al equipo de un aire infinitamente más fresco y, sobre todo, de un ritmo mucho más animado y vital, que el impuesto por la medular madridista hasta ese momento.

Marcelo jugó sus últimos minutos como jugador del Real Madrid en el Bernabéu | Real Madrid 0-0 Real Betis

Eso se notó enseguida porque a los cinco minutos, cuando Benzema remató duro y raso contra el cuerpo de Rui Silva un gran centro de Carvajal desde la derecha. El rechace le cayó a Rodrygo pero el joven brasileño no acertó a enjaularla y el balón se marchó fuera.

Con el balón moviéndose con celeridad por las bandas, especialmente por la izquierda, con un Vinicius desatado, Camavinga dio un recital de colcación y despliegue, pero ni Benzema, con un remate de rosca en el 58 ni el propio Camavinga, cuyo disparo desde la frontal, un minuto después, pudieron abrir la portería de Rui Silva.

El partido entró en un período de calma chicha, de dominio madridista pero sin apenas oportunidades y que cobró una nueva dimensión cuando en el minuto 69, Ancelotti dio entrada a Marcelo, Isco y Ceballos por Mendy, Rodrygo y Modric y el estadio se vino literalmente abajo en su reconocimiento tanto al croata, que dio una nueva lección de profesionalidad, como especialmente a Marcelo e Isco, que iban a jugar sus últimos minutos como madridistas en el Bernabéu.

Todos ellos salieron con muchas ganas, sobre todo el brasileño, que armado con el brazalete de capitán por últma vez en el feudo blanco, lo intentó todo para agradar al público.

Los últimos minutos dejaron una gran oportunidad de Joaquín, que acababa de entrar al campo por Juanmi, pero también de Benzema, que mandó alto un balón tras una gran jugada y que, ya en el descuento, no llegó por poco a un gran centro de Marcelo.

Deja una respuesta