Crónica Real Madrid 4-1 RCD Mallorca | Jornada 5 Liga Santander

Este zurdazo de Valverde fue clave para devolver la igualdad al partido | Real Madrid 4-1 RCD Mallorca

Real Madrid 4-1 RCD Mallorca: “Vinicius y Rodrygo hacen olvidar a Karim”

El Real Madrid ha logrado hoy retener el liderato liguero gracias a su quinta victoria consecutiva (séptima desde que arrancó la temporada, si contamos la Supercopa y la primera jornada de Champions) con una nueva goleada que, viendo los merecimientos de los de Carletto, debió haber llegado mucho antes.

El Mallorca se presentó en el Bernabéu, bajo un calor sofocante, con la única pretensión de no jugar ni tampoco dejar jugar y para ello no dudó en tirar de juego sucio y una dureza excesiva, rayana en la violencia en algunos momentos, especialmente sobre Vinicius, quien “cobró” de lo lindo impunemente.

Para ello contó con la anuencia cobarde del colegiado de hoy, Figueroa Vázquez, quien permitió todo el repertorio de patadas que, encabezado por Maffeo (quien tardó 85 minutos en ver la amarilla), lejos de amilanar al brasileño y sacarle del partido, como era claramente la intención de los chicos de Javier Aguirre, le encorajinó y despertó a la bestia que lleva dentro.

Empate injusto del Mallorca y golazo de Valverde

En lo que respecta a lo que ocurrió sobre el césped, hay que decir que no hay ni rastro del Ancelotti al que acusaban de inmovilista porque, un partido más, volvió a tirar de rotaciones y, además de las ya esperadas de Rüdiger y Hazard por los lesionados Militao y Benzema, el italiano metió aire fresco, con Lucas Vázquez, Ceballos y Valverde por Carvajal, Modric y Tchouameni.

De nuevo, Carletto volvió a tirar de rotaciones para afrontar el partido de hoy | Real Madrid 4-1 RCD Mallorca

Una apuesta que estuvo a punto de empezar mal porque a los pocos segundos, en un despiste defensivo, Muriqi le ganó la espalda a la defensa y con una hábil maniobra, se deshizo de Rüdiger y disparó raso pero Courtois, sacó una buena mano abajo para desviar el balón.

Suficiente susto para un Real Madrid que decidió que aquella sería la primera y la única vez que se iba a dejar sorprender y, de la mano de un gran Kroos, movió el balón a su antojo y dominó a placer el partido.

A pesar de la tupida red que montó Javier Aguirre y la ensalada de faltas cometidas (y algunas de ellas no pitadas), el Real Madrid se hizo dueño y señor de la pelota y vivió prácticamente en el campo del Mallorca, y con paciencia, buscó la forma de taladrar su entramado defensivo.

Por eso buscó el recurso del disparo lejano aunque sin suerte. El primero en probar fortuna fue Ceballos a los cinco minutos pero su chut lo desvió Rajkovic con ciertos apuros. El segundo fue Kroos cuando, al filo del cuarto de hora, ajustó demasiado el balón a la escuadra izquierda y su disparo se marchó ligeramente desviado.

De hecho, ésa fue la principal fuente de peligro madridista porque hasta la media hora, hasta tres ocasiones llegar con intentonas desde fuera del área. Así, Rodrygo, de nuevo Kroos y Valverde lo volvieron a intentar pero sin éxito.

La polémica llegó en el minuto 33 cuando Figueroa Vázquez señaló como falta un derribo inexistente de Fede Valverde sobre Maffeo, tras una gran galopada y cuyo lanzamiento acabó en el gol mallorquinista, en la segunda y única vez que los bermellones lograban cruzar el campo en toda la primera mitad. Kang-in Lee botó la falta con maestría y Muriqi aprovechó el despiste defensivo de Mendy para ganarle la espalda y rematar a placer al fondo de la portería madridista.

No tiuvo demasiada fortuna hoy Eden Hazard en su labor de “falso 9” | Real Madrid 4-1 RCD Mallorca

Demasiado castigo para un Real Madrid que no había hecho sino méritos para ir por delante en el marcardor a pesar de los palos que, unas veces castigados y otras no, le estaban cayendo a los jugadores madridistas, en especial a Vinicius quien pese a todo, seguía intentándolo una y otra vez.

Con el tiempo prácticamente cumplido, Vinicius avisó con un disparo que salió fuera por bien poco y cuando todos dábamos por hecho que el Mallorca se iría al vestuario por delante en el marcador llegó la Madre de Todos los Goles de esta temporada.

Valverde se disfrazó de Maradona, cogió el balón prácticamente en su área y como si de Usaín Bolt se tratase se cruzó el campo de lado a lado a toda velocidad, sorteando rivales y cuando llegó a la frontal del área, se despachó un disparo espectacular con su pierna izquierda que se alojó violentamente en la escuadra derecha de Rajkovic.

Vinicius y Rodygo desencadenados en la segunda parte

A la vuelta del descanso, el Real Madrid no cambió el guión. Tocar y tocar hasta buscar la debilidad del Mallorca por sus bandas, buscando siempre la superioridad por las bandas, especialmente la izquierda con Rodrygo y Vinicius en constante complicidad.

Cuando el partido alcanzaba la primera hora, llegaron los dos primeros cambios del partido para el Real Madrid, con las entradas de Modric y Nacho por un flojo Hazard y por un irreconocible Mendy y el equipo lo notó de inmediato.

Modric le dio más alternativas al juego ofensivo del Madrid, liberó aún más a Kroos, al tiempo que Alaba ocupaba la banda izquierda, dejando a Nacho el eje de la zaga junto a Rüdiger.

Sin embargo, el Madrid vivió otro susto mayúsculo cuando en el minuto 64, Grenier lograba entrar con facilidad por la banda derecha madridista y asistió a Antonio Sánchez quien, libre de marca y a placer en el área pequeña, mandaba el balón fuera tras un mal remate de primeras.

Vinicius volvió a marcar tras una gran pared con Rodrygo | Real Madrid 4-1 RCD Mallorca

No hizo nada más el Mallorca porque el Real Madrid se fue definitivamente a por el partido, redoblando la presión y embotellando al conjunto insular en su propia área, de la que apenas sí podía salir a base de balonazos buscando el milagro.

Era pues, cuestión de tiempo que entrase el gol y así, tras dos nuevos cambios en el Real Madrid casi consecutivos, con Camavinga por Ceballos y, apenas un minuto después, de Carvajal por Lucas Vázquez, lesionado, llegó el tanto que deshizo definitivamente la igualada.

En el minuto 72, Rodrygo -ya como falso 9- se inventó un maravilloso pase en la frontal para su compatriota Vinicius quien, después de un espectacular control orientado, se deshizo con una finta de Rajkovic y cruzó el balón al fondo de la red.

A partir de ese momento, intentó reaccionar Javier Aguirre pero era demasiado tarde. El partido se le había puesto demasiado cuesta arriba y ya no tenía apenas mimbres ni elementos futbolísiticos para tratar de revertir una situación que, por merecimientos, nunca debió haber llegado hasta aquí.

Con el Madrid en ventaja, Vinicius se empezó a gustar y eso enfureció aún más a Maffeo que tiró de su mejor repertorio en cuanto a patadas y malas artes se refiere para intentar frenarle. Pero Vinicius en racha es imparable y se acabó gustando delante de su parroquia.

Rodrygo rubricó su gran partido con un espectacular golazo | Real Madrid 4-1 RCD Mallorca

La sentencia tardó en llegar pero se produjo en el minuto 90 cuando Rodrygo se sacó de la chistera una jugada personal de fantasía, con sendos regates más propios de una videoconsola que del mundo real y, tras sentar a Nastasic, cruzó el balón rumbo a la red del Mallorca.

Y cuando todos daban por bueno el 3-1, se acabó por hacer justicia y tras una falta casi en la esquina derecha del Mallorca, Kroos sacó a pasear el guante de su pierna diestra y le puso el balón en la misma cabeza a Antonio Rüdiger para que rematase a placer, batiendo a Rajkovic.

Un gol protestado por los jugadores del Mallorca, que reclamaron fuera de juego del alemán en el momento de ganar la posición a la defensa pero, tras su revisión en el VAR, acabó subiendo al marcador, instantes antes de que el colegiado decretase el final del encuentro.

Deja una respuesta