El empate en casa sin regla del gol con valor doble del visitante

La eliminación de la regla del doble valor de goles fuera de casa ha dado un vuelco a la manera de encarar las eliminatorias europeas. Donde antes un simple empate a uno sabía a victoria, ahora un empate fuera de casa, por muchos goles que se hayan marcado, reinicia la eliminatoria y la convierte en una final a 90 ó 120 minutos.

El pasado duelo ante el City, último precedente de empate en la ida en feudo madrdista

Es verdad que uno cuenta con el público y estadio a su favor, sí, pero ni ha cosechado nada diferencial en el de su rival ni tiene nada que temer en caso de encajar un tanto. Algo novedoso para las generaciones actuales, pero que realmente ya existía antes.

En competiciones continentales, esta regla no se empezó a aplicar hasta bien entrada la década de los 60. La Recopa de Europa de 1965/66 fue la primera en incorporarla, seguida de la Copa de Europa 1967/68 que únicamente lo incorporó para la primera ronda (e ignorada en las prórrogas). La edición de 1969/70 sería la primera en tener esta regla desde el principio bajo el formato que aguantaría hasta 2020/21.

Por su parte, en competiciones nacionales esto tardaría mucho en ocurrir. Salvo un breve experimento entre 1970/1971 y hasta 1972/73, la regla no sería aplicada en eliminatorias españolas hasta la temporada 1993/1994, donde tanto ia Copa del Rey como la Supercopa de España la incorporarían a su repertorio. La Copa de la Liga, extinta en 1986, jamás vería esta regla aplicarse.

Por su parte, en torneos intercontinentales, la Copa Intercontinental tuvo vigente esta regla entre 1969 y 1979, fecha en la que el torneo pasó a ser disputado a partido único. La Copa Iberoamericana, sí gozó de la misma en su única edición.

En lo que nos respecta al Real Madrid, hay un total de 21 eliminatorias entre diferentes competiciones que tuvieron en la ida un empate en el Santiago Bernabéu , antiguo Chamartín o estadio de la Calle O’;Donnell (insistimos, sin el valor doble de los goles en campo contrario)

Y hay que ser sinceros, el historial es muy negativo para los intereses blancos: De 21 cruces, únicamente en cinco, el Real Madrid logró pasar de ronda.

Copa de Europa/Champions League

En la máxima competición europea, el Real Madrid se ha visto en tres ocasiones con un empate en el Santiago Bernabéu como resultado de la ida en aquel periodo de tiempo en el que la regla de goles visitantes no estaba aplicada.

El primer caso es, casualmente, la primera ocasión en la que el Real Madrid se vería eliminado en la Copa de Europa. En la temporada 1960/1961, los octavos de final midieron al Real Madrid con el FC Barcelona, y en una eliminatoria de infausto recuerdo, caerían tras empatar 2-2 en la ida y perder 2-1 en la vuelta en un encuentro donde el arbitraje hizo lo posible e imposible por sacar a los blancos del torneo.

Imagen del histórico Real Madrid-Barcelona de Copa de Europa de 1960, primer precedente de empate en la ida

La temporada 1962/1963 vería cómo el club blanco se medía al Anderletch belga en dieciseisavos de final, y tras un 3-3 en el Bernabéu, se perdería por 1-0 en la vuelta y, por tanto, quedaría eliminado .

El año pasado, la campaña 2022/2023, tendría el último precedente. Tras empatar 1-1 en la ida, el 4-0 del Ettihad apeaba a los blancos en semifinales frente al Manchester City de Pep Guardiola.

Copa del Rey/Generalísimo/República

Dado que durante la mayor parte de su historia no estuvo vigente la regla del gol visitante, es razonable que sea el torneo donde más veces se encontrase el Madrid en esta situación. Y a la vez, el torneo donde se engloba la mayoría de las veces en las que el club logró clasificarse.

El primer precedente sería en la campaña 1919/1920 donde el Athletic Club apearía a los blancos en cuartos de final tras empatar 1-1 en Madrid y claudicar 4-1 en Bilbao. En la 1927/1928 sería el Valencia el verdugo blanco en cuartos de final, que tras un 2-2 en Chamartín caía por 2-1 en el antiguo Mestalla.

En la 1933/1934 llegaría la primera alegría: Tras empatar 1-1 en Chamartín en cuartos de final ante el Athletic Club, se lograría otro 1-1 en San Mamés y al no existir tandas de penaltis, la eliminatoria se decidiría tras dos partidos de desempate, tras volver a empatar 2-2 el primero, los blancos ganarían 3-0 y acabarían ganando aquella Copa.

Las décadas de los 40 y 50 dejarían varias decepciones. En la temporada 1940/1941, en octavos de final, el Celta eliminaría al Madrid tras empatar 2-2 en Chamartín y ganar 3-2 en Balaidos. En la 1948/1949 el Athletic volvería a ser verdugo en octavos de final, empatando 2-2 en el Bernabéu, 1-1 en San Mamés y en esta ocasión imponiéndose en el desempate por 3-1.

Un año después, en la 1949/1950, sería el Real Valladolid quien apearía a los blancos, que tras empatar 2-2 en la ida caerían por 3-1 en el antiguo José Zorrilla. En la temporada 1952/1953 volvería a cruzarse el Athletic Club en semifinales y ocurriría el mismo desenlace: 2-2 en el Bernabéu y 2-1 en San Mamés para eliminar al Madrid.

La 1954/1955 se lograría un breve receso en la racha, ya que en cuartos de final se lograría eliminar al Real Valladolid, empatando 1-1 en el Bernabéu, pero imponiéndose 1-4 a domicilio. El Sevilla, eso sí, aplastaría por un global de 8-1 al Madrid en semifinales.

Volverían rápido las malas noticias, ya que el Athletic volvería a eliminar a los blancos en semifinales en la 1955/1956, empatando nuevamente 2-2 en el Bernabéu e imponiéndose 3-2 en San Mamés. Al año siguiente sería el Barcelona el verdugo por primera vez, ya que en los cuartos de final de la edición 1956/1957 y tras empatar 2-2 en la ida, se impondría por un terrorífico 6-1 en el Camp Nou.

En la 1963/1964 sería el Atlético de Madrid en cuartos de final quien volvería a dar buena cuenta de los blancos. En la eliminatoria que supuso el fin de Di Stefano en el club (no fue convocado), el club blanco empató 2-2 en el Bernabéu, y aunque lograría empatar 1-1 en el Metropolitano, volvería a caer 2-1 en el desempate.

El inolvidable gol de Maradona en el Clásico de ida de la Copa de Liga de 1983 y que acabó con empate a dos  

La edición 1965/1966 trajo una nueva alegría frente al Málaga en octavos de final: Tras empatar 1-1 en el Bernabéu, empataría 1-1 en la Rosaleda y derrotaría a los andaluces por 2-0 en el desempate. Una ronda después, sin embargo, el Real Betis eliminaría a un Madrid plagado de suplentes que acababa de levantar la Sexta Copa de Europa.

Una nueva alegría aparecería en la temporada 1981/1982, cuando en cuartos de final se midieron al Atlético de Madrid y empataron 0-0 en el Bernabéu, lo que dejaba muy tocados a los blancos. Sin embargo, lograrían ganar por 0-1 en el Calderón e incluso acabarían por ganar esa edición de Copa del Rey, meses después.

En la edición de la temporada 1990/1991 los colchoneros se vengarían en octavos de final, ya que el ya decadente Real Madrid de la Quinta del Buitre empataría 1-1 en el Bernabéu y acabaría cayendo 1-0 en el Vicente Calderón.

El último precednete de empate copero en la ida sin el valor doble de los goles se remonta a la 1992/1993 y fue bastante más optimista. Las semifinales ante el FC Barcelona parecían pintadas de negro cuando se empató 1-1 en el Bernabéu. En una eliminatoria donde se medía al vigente campeón de Europa (que ese mismo año había caído ante el PSG) y vigente (y futuro) campeón de Liga, lograría un heroico 1-2 en el Camp Nou jugando con 10 hombres la mayor parte del partido y ganando aquella Copa del Rey quetanta falta hacía.

Copa de la Liga

Pese a su brevedad, a la Copa de la Liga le dio tiempo a aglutinar dos eliminatorias con el formato que presentamos. En la final de la edición inaugural, en la 1982/1983, el Real Madrid se medía a un FC Barcelona que poco antes le había derrotado en la final de la Copa del Rey. Tras empatar 2-2 en la ida, el Camp Nou dictaría sentencia y el 2-1 daba el segundo título directo a los azulgranas.

Al año siguiente, en los dieciseisavos de final de la 83/84, sería el Atlético de Madrid quien provocaría el dolor a los blancos. Tras empatar 1-1 en lo que estaba siendo el inicio de la Quinta del Buitre, perdería por 3-2 en el Calderón y cerraría la primera y triste etapa de Alfredo Di Stefano como entrenador.

Copa Federación Centro/Castilla/Luis del Valle

Este intermitente torneo copero de mil denominaciones y ámbito regional se jugó de forma muy poco ortodoxa en cuanto a formato y fechas hasta la década de los 60. Apenas hubo años con eliminatorias directas, pero en la edición de la temporada 1933/1934 vió al Madrid medirse con el A.D Ferroviaria en cuartos de final.

Con casi todo el equipo en el Mundial de Italia, los suplentes blancos empataron 1-1 en Chamartín y fueron aniquilados por 7-0 en el modesto Delicias.

Deja una respuesta