MB BASKET Opina 07 – Rudy Fernández a debate

Aquejado de varios problemas físicos desde ya la temporada pasada, Rudy Fernández ha bajado considerablemente sus prestaciones. Desacertado en el tiro, destilando cierto miedo al penetrar a canasta y precipitándose en demasiadas ocasiones por su ansiedad por volver a ser el jugador determinante que siempre fue, el alero blanco está atravesando por un evidente bache en su juego. En Meritocracia Basket nos preguntamos si volveremos a ver al mejor Rudy, y que hacer cuando en el verano de 2018 acabe su actual contrato, uno de los más altos del baloncestos europeo. Esta semana, RUDY FERNÁNDEZ A DEBATE 

Quizá debido a los problemas físicos que tanto han mermado su carrera el tiro de Rudy Fernández ha perdido efectividad en los últimos tiempos y si a eso le sumamos que el mallorquín ya no busca el aro con sus penetraciones como antaño nos encontramos que su producción anotadora ha disminuido sensiblemente. Sin embargo, el balear tiene suficiente conocimiento del juego para seguir sumando en otros aspectos del mismo, y en ambas canastas, por lo que continúa siendo uno de los pilares de la actual plantilla del Real Madrid. Su ficha es muy importante y cuando llegue el momento de su renovación desde el club deberán reflexionar si merece la pena seguir haciendo ese esfuerzo o se le ofrece una renovación a la baja. Particularmente opino que un jugador con el conocimiento del juego que posee Rudy nunca sobra en una plantilla que aspira a ganar todos los títulos.

 

 

 

Puede que sea posible que al mejor Rudy ya no lo volvamos a ver. En su mano esta renovarse y aceptar que ya no es el jugador que fichamos allá por 2012. Ha sido uno de los artífices del reflote de la sección estos últimos años y debemos darle tiempo. Viene de años de muchísima carga de partidos, sin apenas descanso y de una operación de espalda que prácticamente le tuvo parado la temporada pasada. Es un jugador que aunque ya no tiene la velocidad de antes, anota al poseer un buen tiro, defiende y le imprime carácter al equipo. Si se olvida de sus “Rodolfadas” puede seguir siendo importante en este Real Madrid.

 

 

 

 

Tras una temporada lastrada por las lesiones, o por la lesión de espalda mejor dicho, todos esperábamos que esta temporada de Rudy fuera como las anteriores. Pero no, no lo está siendo. No ha recuperado ese altísimo nivel al que estaba antes. ¿Lo podrá conseguir? Yo creo que complicado. Tendrá que encontrar un punto intermedio. ¿Está acabado? ¿Es el inicio del fin de su carrera al más alto nivel? No, no lo creo. Creo que queda Rudy para rato, pero tiene que saber evolucionar en su juego para saber cuándo y cómo puede ayudar más al equipo. Esta me parece la clave.

Rudy debe asumir un cambio de Roll en el equipo. Cuando llegó era la estrella y el jugador que debía hacernos campeones. Asumía el papel de jugarse los tiros importantes. Acepto que tire cuando está liberado, pero no que bote el balón 10 segundos para terminar tirando cayéndose hacia atrás. Yo lo llamo” El síndrome Jordan”. Rudy tiene cualidades para aportar mucho (robos, rebotes, intensidad defensiva, forzar faltas, etc.) pero los últimos segundos de posesión deberían estar en manos de Doncic, Llull, Randolph o Carroll. Es un jugador muy muy completo. Cuanto antes asuma que ya no es el jugador franquicia, mejor para todos.

 

 

 

 

Rudy está en un proceso de evolución, de su calidad nadie duda, su físico es la duda, la lesión de espalda ha influido en su juego, tal vez ya no veamos al Rudy tan determinante como el q era antes de la lesión, tal vez ya no veamos sus entradas a canasta tan reiteradas, motivado por su físico Rudy ha empezado a delegar en otros compañeros, a veces puede parecer q se esconde, yo quiero creer que delega, porque esa es la evolución de un jugador q es consciente de sus propias limitaciones. Por otra parte Rudy es determinante en otros aspectos, robos de balón, su capacidad para leer las jugadas y cortar líneas de pase, tal vez su espalda ya no le permite aquellos saltos, pero sigue teniendo una gran capacidad para rebotear y palmear, un buen tiro más allá del 6.75…. En definitiva es un jugador que yo siempre querré en mi equipo, desde el punto de vista económico, tal vez Rudy y el club deban sentarse y negociar una renovación q rebaje la ficha del jugador y darle más años, pero esa mismamente es la propia evolución de los jugadores, y es q la edad no perdona, y a veces las lesiones acaban con muchas de las carreras más prometedoras del baloncesto, por suerte estoy convencido que tendremos Rudy para rato y ojalá lo disfrutemos como madridista.

 

 

 

No se le puede negar la actitud a Rodolfo Fernández y eso lo vemos en uno de sus puntos fuertes, que es la defensa. Lo que le hacía un jugador diferencial es esa conjunción de actividad defensiva con su juego ofensivo. Pero está claro que en ataque no es el mismo. Hace muuucho tiempo que no es amenaza en las penetraciones. Mucho tiro imposible y desequilibrado, y auténticas castañas desde 6,75 m. Algunas totalmente solo, y otras, tras salida de bloqueo, sin sentido, casi sin mirar, que alguna vez tocan aro. El peso de su ficha influye mucho en la valoración del asunto… pero lo que está CRISTALINO, es que su fichaje fue clave en este cambio de rumbo en el basket español. Y ojito que nos va a coincidir el vuelo de Luka a USA con la jubilación de Rudy, Carroll…

 

 

 

 

Rudy ha entrado irremediablemente en sus años Clooney, lo que viene a ser que tiene mejor opinión pública que lo que sus actuaciones demuestran. Si bien su lesión de espalda que le ha acompañado los últimos años y que le terminó de lastrar la anterior temporada han hecho que bajase en picado, sobre todo en una de sus mejores facetas que era la entrada hacia el aro con todas las consecuencias, y lo peor es que además de dejar esas acciones de penetración su tiro exterior también ha ido a peor, e incluso no podemos hablar de una compensación en su juego ofensivo. Por contra, es un jugador que defensivamente ha mejorado bastante y su presencia en partidos ajustados, que últimamente son más de los deseados, se nota para bien, imponiendo personalidad y bastante acierto táctico, ahora, ¿suficiente para un jugador de su talla? Ni muchísimo menos. Estamos hablando de uno de los mejores jugadores españoles de la última década siendo posiblemente el que a su edad más bajón ha acusado en su juego a favor del equipo, y que siendo un jugador considerado importante para sus entrenadores, come muchos minutos que no se corresponden con su estado en la cancha. El nombre y la escala salarial hacen mucho para que juegue tanto, esperando que en algún momento te resuelva el partido como antaño, y eso en fútbol puede funcionar, pero en baloncesto es una ruleta rusa con muchas probabilidades de que te acabes disparando, como poco, al pie. ¿Y qué hacer con Rudy? Retrotrayéndose al fútbol, su salario hace que encontrarle una salida sea complicada, su reciente paternidad y acomodamiento a la ciudad y al país hacen difícil que facilite una salida al basket europeo, siendo la NBA la única salida plausible, pero remota, pues tendríamos que ver a un Rudy atractivo en su juego y que esté en un buen momento para que allí vuelvan a fijarse en él como han hecho con el Chacho, y posiblemente el cuerpo técnico y la dirección técnica tampoco vean, dentro de su lógica, una salida del balear.

 

En la élite del baloncesto europeo desde hace casi 15 años. Sin descansar casi ningún verano por sus compromisos con la selección, y su estancia en la NBA, con el desgaste físico que eso supone, juegues más minutos o menos. Además son ya 31 años, y con la espalda muy tocada……a Rudy simplemente lo que le ha llegado ya, es el inicio del declive. Veremos si sabe asumirlo y cuanto tarda, porque cuando se ha sido siempre primer espada cuesta aceptar que ya tu cuerpo te obliga a apartarte a un lado, centrarte en otras labores menos vistosas y dejar que otros se lleven los elogios y los titulares. Rudy ha sido buenísimo. Si, ha sido, porque ese Rudy ya no lo volveremos a ver, salvo en contadas ocasiones. Tres millones y medio de euros por temporada, segundo jugador mejor pagado de Europa tras Spanoulis, está claro que el contrato se ha quedado desfasado, pero él tampoco puso una pistola en la sien de Florentino para que se lo firmara. En mi opinión, esto es lo más urgente, renegociar esas cifras, ampliar los años, claro está, que por mucho menos dinero. Lo anterior, siempre y cuando Rudy se mire al espejo, y acepte que ya no es aquel alero que marcaba diferencias en defensa y en ataque, y al que el baloncesto continental se le quedaba pequeño. Felipe Reyes puede darle buenos consejos de como aceptar un nuevo rol.

Entradas relacionadas

2 pensamientos en “MB BASKET Opina 07 – Rudy Fernández a debate”

  1. Pingback: Previa Zalgiris-Real Madrid | Jornada 18 - Meritocracia Blanca

  2. Pingback: Crónica: Real Madrid 85-71 Valencia Basket - Meritocracia Blanca

Deja un comentario