Que regrese el mejor Bale

Corre el verano de 2013, el Real Madrid hace un fichaje superestrella que venía desde el club londinense, Tottenham Spurs. Tras un mercado movido con incorporaciones como las de Illarramendi, Isco, Dani Carvajal y Carlo Ancelotti, el nuevo entrenador, llegó Gareth Bale. El galés recaía en el conjunto blanco como el sucesor de Cristiano Ronaldo. Esto se parecía factible, pero no contaban con que el portugués es una “bestia” futbolística y conseguiría batir sus propios récords y alcanzar todo lo que ha logrado.

La BBC (Bale, Benzema y Cristiano) han sido el tridente más letal de Europa. Han levantado 4 Champions en 5 años, 1 liga, 3 Supercopas de Europa, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de España y 2 Mundiales de clubes. En total, 13 títulos. Sin embargo, el más cuestionado de este tridente ha sido sin ninguna duda, el expreso de Gales, Gareth Bale.

2014, LA PRIMERA TEMPORADA DE BALE

mejor Bale

Gareth Bale tuvo un inicio de temporada marcada por las lesiones, las cuales le impedían jugar. Esto hizo que se empezase a cuestionar su fichaje por el club blanco. Pero, es algo a lo que nos hemos acostumbrado los madridistas. Comenzando el año 2014, el galés empezó a ir como un tiro e incluso marcando goles decisivos como al Schalke 04 en octavos de la Champions, en cuartos al BVB en la ida. Pero sobre todo, los dos goles que más recuerdan los madridistas en este año son, el gol al Barcelona en la final de la Copa del Rey y el segundo de la final de la Champions League al Atlético de Madrid.

Suponiendo que la temporada siguiente sería todavía mejor.

2015 y 2017, LAS TEMPORADAS MÁS DÉBILES DE “EL EXPRESO”

La segunda temporada Bale empezó como un tiro siendo un pilar fundamental en el ataque blanco, incluso, marcó un gol en la final del mundial de clubes a San Lorenzo. Pero, en 2015 tanto Gareth como el Real Madrid empezó a deshincharse y dejó escapar la Liga, La Copa cayó en cuartos y en la competición fetiche del club merengue perdió de manera “rara”, y utilizo este adjetivo porque el Madrid debería haber estado en esa final, pero el factor suerte también influye en el fútbol. Siendo una temporada marcada de lesiones para “el expreso”.

La cuarta temporada de Bale estuvo marcada, también, por las dudas futbolísticas y las lesiones, siendo incluso relegado al banquillo. Su sustituto fue Isco y se pasó del famoso 1-4-3-3 al 1-4-4-2 en rombo con el malagueño por detrás de los delanteros, Cristiano Ronaldo y Benzema. De este modo, la BBC ya no era tan indiscutible.

En la cuarta temporada, conquistaría la Supercopa de Europa, el mundial de clubes, La Liga y la Champions.

2016 y 2018, LOS AÑOS MÁS DESTACADOS DE GARETH

Esta última temporada, 2017-2018, Gareth Bale la ha acabado como un tiro, incluso, contribuyó a ganar la Champions League con dos goles. Uno de ellos, será recordado como uno de los mejores de las finales, ya que fue de chilena. Además, de ganar otra Supercopa de Europa, mundial de clubes y Supercopa de España. Pero, la temporada fue como una montaña rusa, es decir, llena de subidas y bajadas.

Sin embargo, el año que más ha destacado Gareth Bale, el cual muchos madridistas desean que regrese a ese nivel. En 2015 hubo un cambio de entrenador. Rafael Benítez fue el nuevo encargado del banquillo blanco y se preocupó en exceso por el galés, dejando de lado otras estrellas como Cristiano Ronaldo, Luka o Kroos, ya que cambió el sistema a 1-4-2-3-1, poniendo a Bale de media punta y media puntas, valga la redundancia, como Isco y James a la derecha. Cosas así, el mal juego y los resultados le costarían el puesto en 2016. Aunque, consiguió que Bale despuntase como nunca antes lo había hecho.

El 4 de enero Zidane recaía en el banquillo merengue y daba un golpe en la mesa diciendo que la BBC era incuestionable, si los tres estaban en condiciones óptimas de jugar. El entrenador francés consiguió sacar lo mejor de los jugadores. Pero, el galés fue determinante para intentar una remontada casi imposible en La Liga y ser decisivo en la Champions marcando el gol al Manchester City, el cual daría el pase al Real Madrid a la final. Dicha final, fue uno de los jugadores más destacados de ambos equipos, dando el pase de gol a Sergio Ramos. Pero sobre todo, el penalti que tiro medio cojo y consiguió anotar.

Este penalti representa perfectamente lo que el madridismo quiere de Gareth Bale, es decir, sacrificio y luchar hasta el final. Por lo que, pedimos es que esta temporada el galés se quede en el conjunto blanco. Pero, sobre todo, que nos dé otra temporada como la primera y la tercera.

Entradas relacionadas

Deja un comentario