Crónica Real Betis 1-2 Real Madrid | Jornada 19 Liga Santander

Modric celebró con rabia el gol que abrió el marcador | Real Betis 1-2 Real Madrid

Real Betis 1-2 Real Madrid: Tres puntos contra el VAR y un régimen podrido

El Real Madrid se ha llevado tres puntos de oro en el Benito Villamarín en una nueva jornada a pesar de las bajas, las lesiones y sobre todo, del VAR que, una vez más, ha vuelto a ser triste protagonista, y en este caso, por su incorrecta aplicación.

En un partido que recordó y mucho al encuentro de Villarreal, con una primera parte en la que los de Solari mantuvieron a raya y dispusieron de varias ocasiones para haberse ido con una ventaja mayor al descanso, y con una segunda parte, sin Benzema lesionado en un dedo, en la que el equipo se desfondó.

El Madrido se fue aculando cada vez más atrás hasta que un gol en fuera de juego que, VAR mediante, el árbitro de la sala, el ínclito Undiano Mallenco, decidió dar por bueno a pesar de que, como quedó demostrado después, Canales estaba ligeramente adelantado.

Sin embargo, lejos de venirse abajo, y a falta de apenas un par de minutos para el final, una clara falta al borde del área sobre Casemiro fue transformada con maestría por Ceballos, que acababa de entrar al campo y, finalmente, contra todo y contra todos, los tres puntos se embarcaron en el AVE, rumbo a Madrid.

Aun así, y pese a la victoria, el equipo ha dejado muchas dudas, especialmente en la segunda mitad en la que el Real Madrid, que con su revolucionario esquema había logrado desarbolar la salida de balón de los verdiblancos, acabó perdiendo el sitio en la segunda parte y acabó encerrado en su área por la presión del Betis, pero del que todo hay que decirlo, apenas creó peligro ni tiró entre los tres palos durante todo el partido.

Una gran primera parte con un novedoso sistema de juego

En un partido marcado por una sarta de bajas que afectaban especialmente de mitad de campo hacia delante, había mucha expectación por saber cómo iba a afrontar Solar el partido desde su inicio, ante la imposibilidad de alinear su ya conocido 4-3-3.

Solari sorprendió a todos con su alineación en el Villamarín | Real Betis 1-2 Real Madrid

Y la sorpresa fue mayúscula. No ya porque Solari no sucumbió a las presiones indecentes de Prensa Nostra, que sigue erre que erre con Isco y su cruzada para hacerle titular aun sin merecerlo, sino porque además dejó fuera a Marcelo en favor de Reguilón.

Solari salió con un inesperado 3-5-2 con una contundente Línea Maginot atrás, con Nacho, Ramos y Varane para cerrar las líneas de pase y con Reguilón y Carvajal de carrileros de largo recorrido para explotar las bandas, Modric en modo director de orquesta, escoltado por Casemiro y Fede Valverde, y con Vinicius y Benzema de avanzadilla.

Y el resultado no pudo ser más fructífero. El equipo de Setién, conocido por su buen trato de balón se encontró literalmente asfixiado por la presión del Real Madrid, cuyos jugadores perfectamente asentados sobre el campo, cortocircuitaban todas las líneas de pase. Esto obligaba a una posesión estéril, sin profundidad y que encima dejaba abiertos muchos huecos por las bandas, aprovechados por la velocidad de Vinicius, Benzema y los dos carrileros, Reguilón y Carvajal.

Incapaces de sacar el balón jugado y dar tres pases seguidos, los de Solari cortaban una y otra vez todos los balones y salían como flechas a la contra. Y así llegó el primer tanto, cuando en el minuto 12 Casemiro robó un balón en el centro del campo, trianguló con Vinicius y Benzema y Reguilón, y la pelota, rechazada en la frontal le cayó a Modric quien, con la precisión de un francotirador, alojó el esférico en la escuadra derecha de Pau.

Lo realmente asombroso y abracadabrante del caso es que, en esta ocasión, a los de la Sala del VAR sí les pareció que esta jugada sí era digna de analizar y Hernández Hernández, a petición de Undiano Mallenco, paralizó durante algo más de un minuto el corazón al madridismo, tratando de encontrar un motivo para anular el gol. Sin embargo, y pese al primer intento de dinamitar el triunfo madridista, el tanto subió al marcador y el Madrid se puso merecidamente por delante.

El gol no alteró los planes de ambos equipos. El Betis tratando de tocar y tocar sin encontrar un solo hueco por donde meterle mano al Madrid y los de Solari, taponando todos los huecos y saliendo como flechas a la contra.

Modric firmó un maravilloso gol | Real Betis 1-2 Real Madrid

Vinicius tuvo un par de oportunidades, especialmente una en el minuto 30 en la que tras cazar un nuevo contragolpe disparó flojo a las manos de Pau, aunque apenas un rato antes, Modric estuvo a punto de lograr un gol casi idéntico al primero.

Pero cuando el Real Madrid tuvo la ocasión más clara para haber sentenciado el partido fue en el minuto 34. Vinicius vio como un lince el espacio vacío por detrás de la defensa bética y le regaló un maravilloso balón a Fede Valverde.

El uruguayo, que hizo un despliege físico brutal durante casi todo el partido, se plantó delante de Pau pero se le hizo de noche. Ante la llegada de Barragán por detrás, aún no sé por qué, en vez de tirar y aprovechar su ventaja, intentó emular a Guti en Riazor y su inolvidable “Tacón de Dios” y cederle el balón a Benzema que venía por detrás pero la jugada quedó en nada.

A partir de aquí, el Madrid congeló literalmente el partido y lo llevó donde quiso, hasta el punto que el único acercamiento con peligro del Betis fue un disparo lejano de Canales que se fue a la derecha de Navas, prácticamente al filo del descanso.

Eso sí, entretanto tuvimos que asistir al típico doble rasero en la aplicación de las tarjetas. Hernández Hernández “obsequió” con un par de amarillas a Modric y Ramos por sendas faltas que ni siquiera lo eran. Y a la dolorosa lesión de Benzema. Cuando estaba a punto de acabar la primera parte, Benzema era derribado por Guardado al borde del área y cayó en mala postura, rompiéndose el meñique de su mano derecha, quedando dolorido en el suelo.

Hundimiento y resurgir del Real Madrid

En la segunda parte, con Cristo por el lesionado Benzema, el partido cobró un cariz muy distinto. El Betis dio un paso adelante y, entre que el Madrid perdió su referencia ofensiva con la salida del francés y que, por motivos que desconozco, el conjunto verdiblanco fue encerrando poco a poco a los de Solari, a los que cortocircuitaron las posibilidades de contragolpe.

Karim Benzema abandonó el campo lesionado en una mano | Real Betis 1-2 Real Madrid

Con el equipo cada vez más aculado, y con un bisoño Cristo que no era capaz de enlazar con Vinicius, sólo el brasileño daba la talla y trataba de llevar algo de peligro, como ocurrió en el minuto 54 pero su disparo, flojo, no llevó peligro.

Guardado dio un primer susto, con un chut lejano que se fue pegado al poste. Un balón que sí entró en el minuto 66 cuando, en una de las escasísimas veces que la poblada defensa madridista dejó un pequeño hueco, Lo Celso se despachó una excelente asistencia a Canales quien, en posición dudosa entre Nacho y Ramos, encontró ese mínimo espacio para plantarse frente a Navas y batirle por bajo.

A pesar de la escasa nitidez de las imágenes ofrecidas, cómo no, por el ínclito Oscar Lago, el VAR revisó la jugada y, aunque las líneas parecían demostrar que Canales estaba mínimamente adelantado, Undiano decretó el gol y Hernández Hernández, asintió, concediendo el empate.

Solari reaccionó yendo a por el partido, y a pesar de que el Betis intentó apretar en un útlimo esfuerzo, Ceballos entró por Reguilón, pasando a Nacho a la banda y recuperó la defensa de cuatro, algo que notó rápidamente el equipo.

A pesar de que faltaban ya los pulmones de Fede Valverde y Modric, absolutamente exhaustos por el esfuerzo de la primera mitad, sobre todo cuando en el minuto 83 entró Brahim Díaz por el citado Valverde, el equipo dio casi de inmediato una imagen muy diferente.

El Real Madrid recuperó la pelota, empezó a empujar con más corazón que cabeza y acabó embotellando al Betis en su cancha, con un Ceballos dominador y con un Vinicius omnipresente pero no lograba concretar con disparos a puerta.

Sin embargo y cuando todos parecían que el empate iba a ser el resultado definitiva, en el minuto 87 Casemiro se plantó a la carrera en la frontal del área hasta que fue placado literalmente por William Carvalho.

Dani Ceballos pide perdón al público verdiblanco tras anotar el segundo gol | Real Betis 1-2 Real Madrid

El encargado de botar el golpe franco fue Ceballos quien, a media altura y a la izquierda de Pau, encajó el balón en el fondo de la portería, devolviéndole la ventaja al Real Madrid de forma definitiva, que se llevó los tres puntos y una sufrida victoria.

Deja un comentario