Crónica Galatasaray 0-1 Real Madrid | Champions League (Fase de Grupos)

Galatasaray 0-1 Real Madrid: “Los gozos y las sombras”

El Real Madrid ha dado un paso de gigante de cara a su clasificación para la fase de eliminatorias con una importante victoria a domicilio ante un correoso Galatasaray, lograda a base de trabajo y con más esfuerzo de lo esperado.

Un partido en el que los de Zidane pasaron por varias fases. Unas de dominio intenso del Real Madrid y en las que dio la sensación de que acabaría con una goleada y otras, en las que los errores defensivos y esa sensación constante de blandura en la zaga hicieron que los de Zidane sufrieran más de lo debido.

De hecho, y a pesar de la cantidad (y calidad) de las oportunidades que disfrutó el Real Madrid, entre ellas un disparo al larguero de Hazard, el equipo blanco acabó aculado en su área, perdiendo tiempo y pidiendo la hora.

Afortunadamente, el tanto de Kroos, logrado en la primera mitad, hizo justicia y estos tres puntos, unidos a la esperada derrota del Brujas en París ante el PSG, le abren de par en par las puertas de la siguiente fase al Real Madrid.

Luces y sombras en la primera mitad

Sorprendió una vez más Zidane con un “once” en el que el jovencísimo Rodrygo tomaba la alternativa recibía el justo premio a su trabajo, con una inesperada titularidad en detrimento de su compatriota Vinicius. Como también sorprendió -o quizás ya no tanto- dando presencia en el equipo titular a un Marcelo que sigue en horas bajas, mientras que Valverde volvía a recuperar una merecida titularidad.

Sorprendió Zidane con la presencia de Rodrygo en el “once” titular | Galatasaray 0-1 Real Madrid

El caso es que el Real Madrid planteó un partido muy serio, bien plantado, con un Valverde exuberante y un Toni Kroos en modo “Von Karajan”, dirigiendo el tráfico, especialmente el ofensivo con total maestría.

De hecho, tan sólo tardó un minuto el equipo blanco en presentar sus credenciales, cuando Hazard no acertó a rematar con claridad un rechace proveniente de una buena jugada de Rodrygo por velocidad. Y en el minuto 4, Casemiro disparó arriba, en un nuevo aviso.

Pero como siempre pasa con el Real Madrid, la alegría dura poco en la casa del pobre y cuando mejor estaban plantados los de Zidane sobre el campo, en el minuto 9 llegó el típico despiste defensivo con Andone ganándole la espalda a Ramos. El rumano se plantó ante Courtois pero el belga sacó una maravillosa mano abajo desviando la pelota.

Espectacular paradón de Courtois que evitó el primer tanto de los turcos | Galatasaray 0-1 Real Madrid

Un aldabonazo para los blancos que, por unos instantes perdieron el norte. Hasta tal punto lo perdieron que el Galatasaray en apenas un minuto, puso contra las cuerdas al Real Madrid con un par de ocasiones más.

En la primera, Andone se adelantó a una dormida defensa blanca, obligando a Courtois a lucirse de nuevo y una segunda, cuando Babel, con total comodidad se anticipó a Ramos pero no controló el balón, que se perdió por la línea de gol.

Llegaron los peores momentos del Real Madrid de esta primera mitad, con un equipo totalmente deslabazado y dominado a placer por el Galatasaray hasta el punto que durante casi 10 minutos prácticamente no fue capaz de cruzar el centro del campo.

Eso sí, cuando llegados casi a los primeros 20 minutos de juego, el equipo logró atravesar la medular, Benzema conectó con Hazard quien se plantó hasta casi la línea de fondo. Cuando todos esperábamos que el belga finalizase la jugada, vio las llegadas de Benzema y Kroos y centró al corazón del área. Benzema dejó pasar y Kroos, completamente solo, empalmó al fondo de la red, ayudado eso sí, por un rechace en el cuerpo de Sari.

Ese gol tuvo un efecto sedante de inmediato. No tanto para las animosas gradas del Ali Sami Yen (hoy Türk Telekom Stadium) pero sí para los jugadores de Fatih Terim, que acusaron y mucho el golpe.

Con este disparo, Toni Kroos adelantó al Real Madrid en la primera parte | Galatasaray 0-1 Real Madrid

El Real Madrid pasó en segundos de dominado a claro dominador y dispuso entonces de las mejores ocasiones de este primer período que, de haber tenido Rodrygo, Benzema o Hazard algo más de acierto, sobre todo el francés, que dispuso de dos muy claras, el resultado debió haber sido mucho más abultado al descanso

De una goleada a acabar pidiendo la hora

En la segunda mitad el panorama no distó mucho de lo visto en los primeros 45 minutos. Con un Real Madrid bien plantado en el campo, con un Valverde magistral en la presión y haciendo el trabajo de un desdibujado Casemiro.

De hecho, poco a poco el trabajo oscuro del joven uruguayo, unido al acierto en la conducción de Kroos, fueron provocando que el centro del campo del Galatasaray se fuese rompiendo, dejando cada vez más huecos y posibilitando las contras del Real Madrid.

En el minuto 53 Benzema volvió a tenerla tras una gran galopada, pero su disparo, directo a la escuadra, presionado por Luyindama, se encontró con las manos de Muslera, evitando así el segundo de la noche.

Muslera volvió a salvar a su equipo apenas cinco minutos más tarde, cuando respondió con una gran parada al disparo de Hazard, tras una buena internada de Hazard por su banda, aunque no fue ésa la mejor del partido.

Hazard pudo anotar el segundo pero su disparo acabó estrellándos en el larguero | Galatasaray 0-1 Real Madrid

Pasada la hora de juego, el propio Hazard y Benzema protagonizaron la mejor jugada de la noche. Su pared, casi inverosímil, habilitó al belga para dejarle solo ante Muslera. Hazard logró regatear al meta uruguayo pero, de forma inexplicable, con la puerta vacía le pegó a romper en vez de empujarla suavemente dentro y el balón impactó violentamente contra el larguero.

En todo caso, y con el Galatasaray ya prácticamente roto en dos mitades y sin apenas centro del campo, todo apuntaba a que el segundo caería más pronto que tarde. Sin embargo, en el minuto 78 se produjo un doble cambio que bien pudo haberle costado un disgusto a Zidane.

En ese momento, el técnico francés dio entrada a James y Vinicius por un agotado Valverde y por Hazard, respectivamente, provocando un efecto absolutamente contrario al deseado, aunque previsible.

Casemiro, que no estaba teniendo precisamente su noche, se quedó solo de golpe y porrazo en lo que a tareas defensivas en el centro del campo se refiere y Kroos, que también llevaba una buena paliza en el cuerpo, tampoco estaba para muchos trotes.

Y es que pensar que James podría hacer el trabajo defensivo, siquiera mínimamente, de Valverde era un disparate de tomo y lomo, que lo único que trajo consigo fue que el equipo se descompensó gravemente y, lo que es peor, que el Galatasaray, con más fe que juego, recuperase el mando del partido y acabase por embotellar al Madrid en su campo.

Fede Valverde fue uno de los jugadores más destacados del equipo | Galatasaray 0-1 Real Madrid

De hecho, en cuestión de unos pocos minutos, N’Zonzi estuvo a punto de empatar el partido tras un gran remate de cabeza e incluso, a base de córners, los de Terim achucharon y mucho, hasta el punto de que el Real Madrid tuvo que meter en el campo a Jovic en los minutos finales casi como mediocentro para intentar taponar la hemorragia.

La imagen de la desesperación madridista se produjo en el descuento cuando un enfadadísimo Kroos tuvo que hacer una falta descarada al recién incorporado Emre Mor para cortar una contra, propiciada tras una pérdida bastante aparatosa de James.

Afortunadamente, los de Zidane, con bastante oficio dicho sea de paso, solventaron con nota los casi cinco minutos de añadido otorgados por el colegiado italiano y esos tres puntos de oro volaron para la capital de España y, tras este primer y decisivo match-ball, se aseguraron casi por completo la clasificación para octavos de final, eso sí, como segundos de grupo.

Deja un comentario